Mi foto
Nombre:

domingo, diciembre 16, 2012

La muerte de un guerrero

Cuando evocamos la figura de un guerrero y pensamos en como será su muerte casi siempre la ideamos como una muerte en plena lucha y sobre todo si ese guerrero mereció figurar en la Historia como uno de los mas aguerridos y temidos por su crueldad y por la gran destrucción que dejaba a su paso.

Sin embargo no siempre es así, a veces la muerte de uno de estos guerreros nos sorprende por ser una muerte como la de cualquier mortal, lo que se podría considerar una muerte despreciable, nada digna de un guerrero del que se decía que donde pisaba su caballo la hierba no volvía a crecer. Ya supondréis que estoy refiriéndome al temido Atila, rey de los hunos.


Así nos la relata Prisco, historiador contemporáneo de Atila que nos cuenta que éste acabada de casarse con una hermosa joven llamada Ildico. No era su primera mujer ya que entre los hunos era costumbre tener varias esposas. Durante el banquete de bodas este hombre impetuoso que todo lo quería hacer a lo grande, bebió mas de la cuenta y empezó a sentirse somnoliento, por lo que con sus pasos vacilantes se dirigió a sus aposentos dejándose caer en la cama boca arriba quedándose dormido casi en el acto. Mala cosa fue esta porque Atila tenía un problema y es que solía sangrarle la nariz en abundancia y al estar en esa posición y profundamente dormido, la sangre en lugar de salir por la nariz tomó el rumbo de la garganta ahogándolo.

Sangre si hubo en esta muerte, pero no la sangre derramada en la lucha por uno de los guerreros mas temidos, no producida por las heridas de las armas que hubieran convertido esa muerte en algo glorioso y admirable, esa sangre causante de su muerte la convirtió en vergonzosa pues fue producto de una borrachera.

Cuando sus sirvientes al día siguiente descubrieron su cadáver y comprendieron la razón de su muerte, quisieron rendirle igualmente un homenaje pues no olvidaron lo que este rey había representado para el pueblo de los hunos, así que se arrancaron parte de sus cabellos y desfiguraron sus rostros con profundas heridas para que este guerrero no fuera llorado con lamentos y lágrimas de mujeres, si no con la sangre de sus hombres.

Colocaron su cadáver en una tienda de seda que plantaron en medio del campo mientras a su alrededor galopaban los mejores jinetes gritando sus hazañas. Luego celebraron un gran banquete en el que se unían el regocijo y los lamentos. Más tarde lo metieron en tres ataúdes, el primero de oro, el segundo de plata y el tercero de hierro y todo ello acompañado de armas, corazas y adornos. Después de enterrado y para que nadie supiera en donde estaba degollaron a los encargados de realizar el trabajo.

Y esta fue la muerte de uno de los guerreros mas conocidos y cuyo nombre es sinónimo de hombre bárbaro e inhumano.


23 Comments:

Blogger Senior Citizen said...

Si a mí me hubieran enseñado en el colegio la Historia de la forma tan amena como la encuentro en este blog, seguro que sabría más Historia de la que se. La verdad es que no tenía ni idea de como fue la muerte de Atila.

diciembre 16, 2012 8:55 a. m.  
Blogger TriniReina said...

Pues siempre escuché hablar de Atila, desde el colegio, Pero de sus hazañas y crueldades,nunca sobre su muerte, o sea, la causa de su muerte, hasta ahora.
Una vez hasta escribí un poema donde mencionaba a su caballo, o uno de sus caballos: "Othar". Del que decían que donde pisaba jamás brotaba la hierba.

Lo que si me parece del todo cruel fue la manera en que sus sirvientes "representaron" su muerte.

Besos

diciembre 16, 2012 9:34 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

Yo todo lo que conocía de Atila rey de los Hunos era eso de "por donde pasaba no volvía a crecer la hierba". Yo me imaginaba que sería el precursor de los actuales herbicidas, o también el que iba construyendo las carreteras.
Así que gracias y además de tus enseñanzas me he puesto a indagar y he aprendido mucho más de lo que sabía.

diciembre 16, 2012 9:43 a. m.  
Blogger Una mirada... said...

Lo cierto es que tuvo una muerte nada honrosa -yo conocía la versión de su asesinato a manos de una de sus esposas- para quien, aun en vida, fue un mito, quizás no más cruel que el resto de los poderosos de su época.

(...Y lo que se disfruta leyendo las vidas y acciones de esos personajes de los tiempos de María Castaña).

diciembre 16, 2012 10:11 a. m.  
Blogger Francisco Espada said...

Muy curiosa esta historia que desconocía. No quiso Dios darle la gloria de morir como un héroe, sino que le truncó la vida en sencillez para humillarlo; luego sus acólitos quisieron tergiversar la historia, pero ésta se abre paso antes o después y trasparenta la verdad.
Te agradezco mucho esta lectura.
Un fuerte abrazo

diciembre 16, 2012 10:42 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Senior Citizen – Muchos dicen lo mismo, que no se enseña la Historia de forma que la gente la encuentre interesante y es una pena porque si lo es, yo siempre digo que es la mejor novela que se pueda encontrar, tiene todos los personajes y situaciones que se pueda uno imaginar.

TriniReina – Atila, como otros muchos personajes, nos suena por su nombre, pero pocas veces se sabría explicar algo de sus vidas y es que creo que cuando se enseña Historia se hace de una forma muy somera, no se si porque la Historia es muy larga o porque se tiene mucha prisa y es una pena porque de ella se pueden sacar muchas enseñanzas.

Unjubilado - :-) Casi parece que es más famoso su caballo por pisar la hierba a lo bruto, pero puedo asegurarte que la época en que vivió Atila es muy interesante.

Una mirada – Desde luego que para un guerrero de su talla no fue honrosa, o al menos los que ellos consideraban como muerte honrosa. Yo también conocía esa versión de su muerte, pero parece ser que los estudiosos de este personaje hacen mas caso al historiador Prisco.
Tienes razón al decir que no fue más cruel que otros de su época y de cualquiera, pero ya sabes, unos cardan la lana y otros llevan la fama.
:-) Yo por lo menos disfruto mucho con esta parte de la Historia.

Francisco Espada – No se si Dios tuvo nada que ver porque si tomara parte en estas cosas muchos tendrían que morir mas o menos como Atila, porque personajes que necesiten una lección por su crueldad, son muchos desgraciadamente.

diciembre 16, 2012 12:01 p. m.  
Blogger Una mirada... said...

Y así tendría que ser siempre el aprendizaje de la historia, ameno. Porque la historia no deja de ser una novela realista de un pasado a escudriñar y desentrañar.

diciembre 16, 2012 1:02 p. m.  
Blogger Oréadas said...

La muerte quizás menos esperada por un guerrero como él. Un besito Leo y con mucho cariño quiero desearte felices fiestas.

diciembre 16, 2012 3:05 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Una mirada - Tienes toda la razón, pero por alguna razón la Historia se enseña de forma que resulta soporífera para muchos alumnos lo que hace que de ella no saquen nada positivo.

Oréadas - Así es, seguro que si le hubieran preguntado no hubiera elegido esa.
Felices fiestas para ti también.

diciembre 16, 2012 4:39 p. m.  
Blogger Ligia said...

Yo digo como Senior, que es un gustazo leer tus historias de la Historia. Abrazos

diciembre 16, 2012 8:28 p. m.  
Blogger Salamandra said...

Un Jimmy Hendrix de los hunos. Lo de la sangre le añade un dramatismo que no tiene el vómito.

diciembre 17, 2012 9:31 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Ligia - :-) Pues la Historia está llena de ellas.

Salamandra - No sabía lo de Jimmy Hendrix, bueno, en realidad de ese personaje sólo conocía el nombre.

diciembre 17, 2012 1:08 p. m.  
Blogger Merchi said...

Yo si había leido que falleció en Hungría en su noche de bodas. Después de celebrarlo a base de bien, se retiro a sus aposentos y allí se desmayó. Cayò de espaldas y parece ser que se ahogo en su propía sangre.
Una muerte nada honrosa para un personaje de tal carisma, pero como en casi todo...eso si que no se puede elegir. Así que supongo le tocó la que tenía destinada para él.

Besos

diciembre 17, 2012 3:41 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Merchi - ¿Te imaginas el susto que se llevaría su nueva esposa? susto y quizás miedo porque a saber como se tomarían la muerte de Atila sus familiares y amigos, quizás temería que le echaran la culpa. Pero esto son especulaciones porque de eso no dice nada la Historia, al menos hasta donde yo se.

diciembre 18, 2012 9:56 a. m.  
Blogger GUILLE said...

Es ameno e interesante el post que has publicado. A mi en particular es un personaje que siempre me ha llamado la atención por esa crueldad que luce en todos los escritos que hay sobre el hasta la música le dedica una ópera.

Verdi le escribe una ópera:,
"Atila" con el exito propio de la época. besos. Guille.

diciembre 19, 2012 12:27 a. m.  
Blogger Javier 16 said...

Era la persona ideal para soltarla en el Parlamento o en Bankia, por ejemplo…
El dinero que nos hubiera ahorrado…
Muy ameno el resumen de un tipo políticamente incorrecto.

Saludos.

diciembre 19, 2012 9:51 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Guille - La verdad es que se le toma como ejemplo de crueldad cuando en realidad los que vivían a su alrededor no eran menos crueles.

Javier 16 - :-) Primero tendríamos que saber si además de cruel era corrupto, porque si lo era no nos solucionaría nada.

diciembre 20, 2012 9:27 a. m.  
Blogger Alejandra Sotelo Faderland said...

Ya se que faltan unos dias, pero no queria pasar la oportunidad para desearte una feliz navidad a alguien que durante tantos años nos hemos leido y acompañado mutuamente.
Que sea de las buenas y de las mejores tambien. Alyx

diciembre 21, 2012 9:51 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Alejandra Sotelo Faderland - Lo mismo deseo para ti y espero que en 2013 sigamos en contacto.

diciembre 22, 2012 8:03 a. m.  
Blogger Tawaki said...

Yo tampoco conocía cómo murió este guerrero. Lo cuentas de una forma muy amena y dan ganas de saber más.

diciembre 26, 2012 12:38 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Tawaki - No es que haya demasiado sobre la vida de Atila, pero se podría contar bastante más.

diciembre 26, 2012 6:16 p. m.  
Blogger Francisco Arsis said...

Y ya jamás fueron los hunos, los que eran...
Me pasa como con "Unjubilado", que poco conocía yo sobre este Atila, salvo su "archiconocida frase", así que menos mal que está aquí mi amiga Leodegundia que pone orden en la Historia, y nos desvela sus secretos...
Un fuerte abrazo, estimada amiga :o)

diciembre 26, 2012 6:48 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Francisco Arsis - Pues tienes razón, parece que si la muerte de Atila no fue el final de los hunos, se podría decir que casi.

diciembre 27, 2012 8:54 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home