Mi foto
Nombre:

domingo, noviembre 13, 2011

Caridad mal entendida

Eso es lo que yo pienso sobre una noticia que leí el martes en el periódico La Nueva España, cuyo encabezamiento es este:


Dice la noticia que un grupo de chavales de la localidad corverana de Cancienes se cuela semana si y semana también en el “reality Acorralados” que se graba en Ludeña (Infiesto) para llevar comida a los concursantes. Al parecer su buena intención se explica en esta frase: “No queremos que los famosos se vayan de Asturias muertos de fame”. Y como no quieren eso, les llevaron entre otras cosas jamón, latas de conserva, chocolatinas, queso y callos.

Todos sabemos que entre las obras de misericordia está la de dar de comer al hambriento, pero yo me pregunto si no es justo diferenciar entre unos hambrientos y otros, si no es justo hacer una distinción entre los hambrientos que pasan hambre porque quieren y a cambio de dinero y los que pasan hambre sin querer por falta de él.

Desde mi punto de vista creo que si se quiere ayudar a los hambrientos que se haga, pero que se ayude a los que ni cobran por pasar hambre, ni por hacerse famosos por ello, porque lo contrario sería como premiar a unas personas que además dan un espectáculo bochornoso mostrando al mundo su falta de educación y sus groserías. Se que se hace porque ese tipo de programas requiere de esos comportamientos y bastante triste es como para que encima se les premie con una comida que otras gentes realmente necesitadas merecerían.

Por eso creo que la caridad está bien y es necesaria, pero que hay que tener cuidado para que no se convierta en una caridad mal entendida.

15 Comments:

Blogger TriniReina said...

A ver si el que gane el concurso es capaz de repartir su premio con tan caritativos vecinos.

Ay, Leo, que país más tonto este nuestro. Tonto por decir algo.
Vivir para ver.

Besos

noviembre 13, 2011 8:56 a. m.  
Blogger Senior Citizen said...

No he visto ese programa y no se en qué consiste, pero me imagino que tendrán que pasar penalidades para ganar, por lo que lo lógico sería dejarlos que se las arreglen solos o, incluso, ponérselo más duro para que no ganen el dinero tan fácilmente cuando hay tanta gente que lo está pasando mal.

noviembre 13, 2011 9:19 a. m.  
Blogger Tere-Incisos said...

El lavado, triste, de cerebro que la tv produce, crea confusiones mentales, racionales y afectivas. Tal cual muestra tu ejemplo.

noviembre 13, 2011 9:37 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

No me gustan esos realitys.
No obstante en esta ocasión al leer la noticia en "El Faro de Vigo", me picó la curiosidad y he visto un fragmento de un programa.
Estoy totalmente de acuerdo contigo, en que en este caso, es una caridad mal entendida.

noviembre 13, 2011 12:39 p. m.  
Blogger GUILLE said...

Son concursos sin sentido, no lo conozco pero me lo imagino.Como dice Trini Vivir para ver.Un abrazo muy fuerte. Guille

noviembre 14, 2011 5:03 a. m.  
Blogger Ligia said...

Desconocía la noticia aunque sí sabía que alguien les había hecho llegar la comida a los concursantes. Desde luego, ahora sí que dan ganar de reir al ver tanta "ignorancia". Como dice Trini, a ver si luego reparte el premio el que gane. Abrazos

noviembre 14, 2011 9:54 a. m.  
Anonymous Marian said...

Leí la noticia… y viendo la foto de esas almas de cántaro (me refiero a los “filántropos” lugareños ) no sé por qué, me acordé de la película de Berlanga “Bienvenido Mr. Marshall”. Las motivaciones que explican las criaturas parecen ingenuas, bienintencionadas pese a la “confución” (que como todos sabemos ya, viene de Confucio, un chino-japonés que vivió hace muchos años :o)) . ¿Se equivocaron de hambrientos? …A lo mejor. Pero no deberían ignorar que alimentaban a la “bestia” (telerealidad). De momento, les sirve para figurar como extras de este “experimento sociológico” y de entretenimiento que vende y rentabiliza el programa en cuestión… como todos esos espectáculos del mismo pelaje que proliferan. Probablemente si le hubieran dado las viandas a una de las muchas personas que desgraciadamente buscan comida en los contenedores de basura, no habrían salido en el periódico ni hubieran traído en jaque a la organización del concurso, que por supuestísimo ni se olía la procedencia de esa comida extra. Por lo que he visto, engancha a la audiencia generar conflictos y es curioso que premios, castigos y recompensas se administren con criterios tan elásticos como para que los que mueven los hilos puedan exprimir el negocio con incidentes tan pueriles como éste.
Y como la caridad bien entendida empieza por uno mismo, lo mejor es evitar este tipo de espectáculos repugnantes, que nada aportan.
Un abrazo

noviembre 14, 2011 12:36 p. m.  
Blogger fonsado said...

Es el poder de la tv. Divulga de "todo" menos valores morales, cultura, pensamiento crítico o, simplemente, buenos y aceptables programas de entretenimiento.
Un abrazo Leo.

noviembre 14, 2011 7:20 p. m.  
Blogger Salamandra said...

Siempre digo a las niñas que todo lo que sale por TV es mentira, la gente debería saberlo. La productora no va a dejar que nadie se muera de hambre, de hecho cuando los llevan a una isla les dan agua (si no estarían todo el reality con diarrea). Así que el programa es una dieta de adelgazamiento y poco más.

Por otro lado creo que a los vecinos les gusta ayudar a alguien y de paso saltarse una norma y tener un minuto de fama anónima al decirle a un amigo "el que le dio la comida esa fui yo".

Y por último el extraño concepto de ayudar al famoso o al rico.

noviembre 15, 2011 11:06 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

TriniReina – Vergonzoso diría yo, y pensar que el que gane se sentirá orgulloso de su “hazaña”.

Senior Citicen – De ese programa sólo vi algunos fragmentos porque lo deben de poner a todas horas y te digo que siento vergüenza ajena por el comportamiento y por el vocabulario que utilizan.

Tere-Incisos – No se si les lavan el cerebro o no, pero a esos chavales si habría que darles un repaso para enseñarles quienes son los verdaderos necesitados, claro que es posible que lo hagan sólo por convertirse ellos también en “famosillos”.

Unjubilado – Y encima míralos que sonrientes en la foto, como si hubieran hecho algo importante, ¡que pena, Señor!.

Guille – Pues te lo imaginas bien, si esa es la imagen que alguien quiere dar de este país, no salimos muy bien parados.

Ligia – Seguro que no reparte, pero el premio, lo gane quine lo gane, debería de emplearlo en recibir un poco de educación y buenas maneras.

Marian – Como le dije a Tere-Incisos seguro que lo que pretenden esos chavales es convertirse ellos también en “famosillos” y de momento al menos ya salieron en la prensa y desgraciadamente seguro que un día de estos los veremos diciendo las bobadas correspondiente en la tele, vergüenza les debería de dar.

Fonsado – Y lo peor es que hay la creencia de que esos programas son los que pide la gente, pero yo creo que esos programas los ve la gente porque no se ofrece otra cosa y poco a poco se va cayendo en la horterada y la chabacanería y los niños que lo ven acaban por creer que eso es lo ideal de la vida.

Salamandra – Por supuesto que la productora no va a dejar que ninguno de los concursantes se muera, pero el mensaje que lanzan no es bueno ni por el modo ni por la forma y lo peor es que al final esos comportamientos tan desagradables se acabarán viendo como normales y ese es un daño irreparable.

noviembre 15, 2011 1:34 p. m.  
Blogger Maca said...

YO SECUNDO EL COMENTARIO SE "TERI- INCISOS".
NO ENTIENDO COMO LA GENTE PUEDE SER TÁN BURRA Y QUE ME PERDONE EL QUE SE DÉ POR ALUDIDO-A

noviembre 17, 2011 12:59 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Maca – Creo que la gente tira a lo fácil, a lo que no le hace pensar y por eso luego actua de forma incomprensible.

noviembre 19, 2011 10:47 a. m.  
Blogger Fran said...

Qué absurdo ya en sí es encerrarse a pasar hambre por conseguir fama y dinero y encima ser tan poco honrado que comes a escondidas.
Habiendo tanta crisis y necesidades ¿No habrán podido encontrar personas que lo necesiten de verdad?
Pero esos niños buscarían lo divertido y no hacer caridad.

noviembre 19, 2011 11:37 p. m.  
Blogger Alejandra Sotelo Faderland said...

Puedo decirte solamente que de los reality shows estoy harta (aqui son pesimos) y la verdad el que se anote a pasar hambre, pues que la pase!

noviembre 20, 2011 3:57 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Fran – Algunas personas por conseguir ser famosillos hacen cualquier cosa, hasta pasar hambre. Y en cuanto a los chavales seguro que en lo que menos pensaban es en hacer caridad.

Alejandra Sotelo Faderland – Ese tipo de programas seguro que son pésimos en todas partes y si te soy sincera no le veo que tengan ningún sentido.

noviembre 21, 2011 3:46 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home