Mi foto
Nombre:

domingo, marzo 13, 2011

Las otras víctimas

Cuando se produce una gran catástrofe, como en el caso de un terremoto por ejemplo, y se piensa en las víctimas, sólo prestamos atención a las víctimas humanas y es lógico desde luego que pensemos en ellas primero, pero hay otras víctimas que también sufren y también mueren, los animales.


Mientras estaba dando de comer a mis gatos, viéndolos tan felices y satisfechos me dio por pensar en todos los animales que viven en esa zona del terremoto tan lejana para mi en el espacio y tan cercana en cuanto a sentimientos. Pensaba en todos ellos, tanto en los que viven en libertad, como los que viven en cautividad y en esos otros tan cercanos a los humanos como son los denominados mascotas, palabra que no me gusta nada pues en ella no va implícito el amor que se les tiene, llegando incluso a formar parte de las familias que los acogen en su casas.

Me pregunté que sería de los guepardos de los que os hablé hace poco, pensé en cuantas personas estarían buscando a sus animales de compañía y cuantos de estos animales que no entenderían lo que había pasado, estarían esperando a sus dueños, preguntándose por qué no estaban a su lado, por qué no les daban la comida, por qué no les acariciaban para sentirse protegidos.

Miedo, dolor, desconcierto……. Los animales, al igual que las personas sienten todo eso y no comprenden el por qué sus dueños no corren en su auxilio y por lo tanto se sienten solos y abandonados. Ellos no saben que algunos dueños ya no vendrán porque han muerto y otros no pueden hacerlo porque el cordón de seguridad que pusieron alrededor de la parte de la ciudad considerada no segura no se puede cruzar, así que el dolor y la pena les afecta, pero ese dolor y esa pena embarga también a sus dueños que los quieren tanto que incluso algunos se saltan a escondidas ese cordón de seguridad para intentar rescatar a esos seres tan queridos.

A los que aman a los animales tanto como yo les puedo decir como consuelo que los cuatro guepardos que tanto nos gustaron están bien, al igual que el resto de los animales del Zoo de Orana Park que en este terremoto no sufrieron daño, no así en el terremoto de Septiembre que murieron dos lemures y un mono. Y también añadir que hay voluntarios que se preocupan por recoger a esos animales de compañía que por la catástrofe se separaron de sus dueños e intentan por todos los medios volver a reunirlos, y a los que ya no es posible, al menos encontrarles un nuevo hogar.

Consuela saber que a pesar de la gran tragedia hay personas que no los olvidan y que nadie piense que ocuparse de ellos significa desatender a las personas pues con una buena organización y buena voluntad todos pueden ser ayudados.


31 Comments:

Blogger Mayte said...

Eso mismo pensaba el otro día, con tanto desastre, que sería de mi gato...si me sucediera, algo. Fue un pensamiento egoista quizás para otros o tonto, pero para mi es parte de mi familia. Es bueno saber que tanto las personas como todo ser vivo es protegido y procurado, sobre todo los que viven en cautiverio o son o viven en nuestras casas.

Un besiño, grande Leo ;)

marzo 13, 2011 5:11 a. m.  
Anonymous Tere- Incisos said...

Es una realidad la de que momentos de caos esos animales de compañía sufren pérdidas que no entienden. Si hay organizado algún rescate se salvaré un pequeño número. Miro a mi perra que es socia de mi vida y me abrumo pensando en su dependencia. Beso

marzo 13, 2011 9:30 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Mayte – Yo no pienso que sea un pensamiento egoísta ni tonto, lógico es preocuparse de los que nos rodean, personas y animales, lo que no impide que nos preocupemos y sintamos pena por las personas que sufren.
Imagínate lo que pensaré yo que tengo cuatro gatos en casa y una de realquilada en el garaje, si a mi me pasa algo ¿quién los va a querer y cuidar como yo?

Tere-Incisos – Hay quien piensa que los animales ni sienten ni padecen y no es cierto. Son dependientes, es cierto, pero a cambio entregan una lealtad y una compañía que muchas personas son incapaces de dar.
Cuando leí que en la zona del terremoto había gente que se estaba ocupando de los animales me alegré un montón, muchos habrán muerto, pero otros volverán con sus dueños o encontrarán otro hogar.

marzo 13, 2011 10:06 a. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Muchas veces hemos leído como en estos desastres los animales y, sobre todo, los perros han ayudado a rescatar a sus amos guiando a los rescatadores hasta donde están sepultados.

marzo 13, 2011 10:18 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Senior Citizen - Esa es una de las muchas habilidades que tienen los perros. Me imagino que si saben que sus dueños están en peligro harán todo lo posible por ayudarles.

marzo 13, 2011 10:22 a. m.  
Blogger Azusa said...

Me has recordado la foto del oso panda abrazándose a su cuidador durante el terremoto:
http://luizcore.wordpress.com/2011/03/12/foto-de-oso-panda-durante-el-terremoto-en-japon-conmueve-al-mundo/

marzo 13, 2011 12:02 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Azusa - Gracias por esa foto, yo no la había visto, pero es perfecta para ilustrar lo que yo pretendo con este artículo, en ella se puede percibir el miedo y la necesidad de protección que necesita el pobre animal.

marzo 13, 2011 1:20 p. m.  
Blogger Ligia said...

Tienes mucha razón en tus pensamientos. Abrazos

marzo 13, 2011 2:11 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Ligia - Sólo expuse lo que me parece muy justo.

marzo 13, 2011 3:44 p. m.  
Blogger GUILLERMINA said...

hay animales que se comportan mejor que algunas personas y persona que se comporta como animales.¿Cuantos animales no han dado su vida por su amo u otro ser que lo ha visto en peligro?

Sabes que soy de las tuyas, un abrazo.

marzo 13, 2011 6:40 p. m.  
Anonymous Trini said...

En efecto, otras victimas. Cuando sucede alguna catástrofe de estas es cierto que en principio no se piensa en ellas, debido a la prisa por salvar vida shumanas, pero están ahí y sufren y hay que socorrerlos también a ellos, por supuesto.
Ahora he quedado tocada pensando en cuántos se sentirán abandonados en Japón...
Demasiadas catástrofes seguidas.

Besos

marzo 14, 2011 9:09 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Guillermina – No lo dudes, ya quisieran algunas personas saber comportarse con la lealtad que lo hacen los animales.

Trini – Lo triste con los animales ya no es sólo la mala parte que llevan en los terremotos, es también y mucho mayor en el maltrato que se les da por parte de los humanos sin mediar catástrofe alguna de la naturaleza.

marzo 14, 2011 10:35 a. m.  
Blogger Salamandra said...

Atender a los animales no implica desatender a las personas. Posiblemente la ayuda a los animales domésticos la están haciendo personas que "pasan por allí", la ayuda a las víctimas la realiza personal especializado.
Por mi parte lo tengo claro, en caso de tener que evacuar mi casa, la gata es uno más, la busco la meto en el cajetín y todos para la calle.

marzo 14, 2011 2:13 p. m.  
Blogger Charles de Batz said...

Cuando nos enfrentamos a una situación tan terrible como esa desde la distancia, como meros espectadores, todos tendemos naturalmente a mirar por nuestros seres más queridos, a pensar en ellos. Despertamos ese instinto protector de la manada, que no hace si no recordarnos que poco más somos que otra especie animal sometida a los caprichos de la naturaleza.

Salud

marzo 14, 2011 3:08 p. m.  
Blogger almena said...

También yo pensé en ellos. También pienso en ellos cuando, por ejemplo, hay un incendio en un bosque.

Ésta es una tragedia inmensa para todos, por muy lejos que estemos. No podemos sentirnos ajenos a ella.

Mi solidaridad con Japón.
Y para ti este abrazo

marzo 14, 2011 7:19 p. m.  
Blogger fonsado said...

Mientras “Alba” estuvo con nosotros, resultó imposible desligarla o alejarla de la vida y sentimientos que rodeaban la familia. Inconcebible otra cosa.
Una abrazo Leo.

marzo 14, 2011 9:24 p. m.  
Blogger fgiucich said...

Es una tragedia total, donde humanos y animales han sufrido ( y siguen sufriendo) lo indecible. Abrazos.

marzo 15, 2011 12:01 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Salamandra – Pues aunque no lo creas eso hay gente que no lo entiende y cuando lo dices en voz alta te miran como si fueras una especie de monstruo maligno.
Yo pienso lo mismo con relación a mis gatos, sin ellos no me marcho a ningún sitio.

Charles de Batz – Caprichos de una naturaleza que debe de estar de todos nosotros hasta la coronilla si es que la tiene, por lo mal que la tratamos y lo mucho que le exigimos.

Almena – Sobre los incendios de los bosques ya escribí en una ocasión para llamar la atención de que en esos incendios no sólo perdemos árboles, se pierden también infinidad de otras plantas y muchísimos animales, pérdidas injustas y difíciles de recuperar.

Fonsado – Te comprendo porque mis gatos para mi son muy importantes y haría cualquier cosa por defenderlos de cualquier problema.

Fgiucich – Todos sufren, personas y animales, por eso quiero hacer un llamamiento para que de estos últimos no se olviden porque también son importantes.

marzo 16, 2011 5:18 p. m.  
Blogger Maca said...

Terrible tragedia y aún les viene encima otra peor cuyas secuelas durarán años,.
En cuánto a los animales, aúnque parezca una frivolidad, por supuesto que también son víctimas,.
rezaremos por todos .
Besos.

marzo 16, 2011 7:15 p. m.  
Blogger Susana Inés Nicolini said...

Apaludo de pié éste post, dónde has puesto de manifiesto, con valentía, una zona de los afectos que parece entrar en régimen de amnesia cuando pasan éstas cosas. Ellos nos dan todo cuando nosotros los necesitamos, y deberían ser tan rescatados como cualquier humano. Se me estruja el corazón de pensar en esos ojos tristes que sí comprenden lo que sucedido, pero jamás comprenderán el abandono.¿Por qué no se habla de éstas víctimas? ¡Cuánta razón tienes!
Me hago tu seguidora. Me ha encantado tu sensibilidad.
Te invito a conocer los míos.
Un abrazo desde Buenos Aires

marzo 17, 2011 6:17 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, y cuando determinados animales pierden a sus dueños se ayudan entre ellos. Acabo de publicar un vídeo en el que dos perros uno de ellos malherido es ayudado por otro hasta que los equipos de rescate los encuentran.
Un abrazo

marzo 17, 2011 7:04 a. m.  
Anonymous nirene said...

En el primer momento, ante la magnitud de la tragedia, confieso que no pensé en los animales.
Pero cuando empezaron a aparecer las primeras imágenes de los evacuados vi a varias personas que llevaban en brazos a los suyos, y recién entonces pensé en cuantos no habrán podido salvarse.

marzo 17, 2011 6:50 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Maca – No es una frivolidad, es una triste realidad, pero gracias a Dios hay gente que aún en esos momentos de tragedia se ocupa de ellos.

Susana Inés Nicolini – Bienvenida a mi casa.
Si en tiempos tranquilos hay mucha gente que ni se ocupan ni les preocupan los animales, lógico es que en tiempos de tragedias como las que se están produciendo ahora pasen totalmente de los animales y sólo salgan en las noticias pequeños casos muy puntuales. Espero que algún día la cosa cambie y se respete más a estos seres que son tan leales y fieles.

Unjubilado – Vi el vídeo que me llenó de ternura por ver como un perro ayudaba al otro que estaba herido, sólo me quedaba la duda de si habían sido rescatados y gracias a ti supe que si, que estaban a salvo.

Nirene – Es una reacción normal pensar primero en las personas porque creo que todavía no estamos mentalizados de la importancia de los animales, por eso digo que hay que mentalizarse de que ocuparse de ellos en una gran tragedia no significa que se abandone a la gente, todos pueden ser socorridos al mismo tiempo.

marzo 18, 2011 4:51 a. m.  
Blogger clariana said...

¡Hola Leodegundia!
Siempre los animales tienen la parte peor en todo, pues su dependencia hacia nosotros, de muchos de ellos es casi total.
Supongo que aún dentro de esa gran catástrofe los que aman a los animales que deben de ser bastantes en Japón, harán lo que puedan por sus animales de compañía y por los que están en cautividad en zoos o lugares parecidos.

Esperemos que este país pronto se pueda restablecer, con la voluntad y firmeza que los caracteriza, así como con su gran solidaridad. Lo peor es las víctimas que han fallecido y el dolor de sus famílias. Un abrazo.

marzo 18, 2011 2:30 p. m.  
Blogger Alejandro Kreiner said...

La radiactividad afectará a animales y vegetales.
Los animales domésticos serán lo que lo más lo sienten al ser dependientes de los humanos.

Saludos.

marzo 18, 2011 4:52 p. m.  
Blogger Oréadas said...

Hola Leo, el otro día comentaba con una amiga el tema que acontece tu post y ella me mostró este enlace sin duda conmovedor.
Te lo dejo aquí:
http://www.chikychaka.com/index.php/chikyposts/563-osopanda
Un besito

marzo 18, 2011 11:21 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Clariana – La catástrofe ocurrida en Japón es tremenda por su magnitud, la cantidad de muertos, desaparecidos, destrucción y peligro para el futuro por las radiaciones. Pero aún sintiendo todas las desgracias de la gente no podemos olvidar las de los animales que también merecen nuestro respeto y compasión.
Espero que puedan recuperarse pronto aunque tardarán en poder olvidar.

Alejandro Kreiner – Me temo que la radiactividad afectará a las personas también y esperemos que no pase de esa zona que tienen más o menos delimitada.
Tienes razón, los animales domésticos quizás sean los que más sufran.

Oréadas – Había visto esa foto del panda porque Azusa me dejó la dirección y creo que ese miedo que refleja ese pobre animal viene a corroborar lo que yo quise explicar en el artículo, que son las otras víctimas a las que no todo el mundo reconoce como tales.

marzo 20, 2011 9:50 a. m.  
Blogger Tawaki said...

No nos damos cuenta de que no somos los únicos habitantes de este planeta. Qué gran verdad.

marzo 21, 2011 10:31 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Tawaki - A muchos eso no les cabe en la cabeza.

marzo 24, 2011 12:22 p. m.  
Blogger Irma said...

Totalmente de acuerdo Leodegundia, de todos modos sin que medie catástrofe alguna, hay poca conciencia hacia los animales y no lo entiendo porque todos somos seres vivos y vivimos en la misma bolita, dícese la tierra que tanto nos gusta machacar y nos devuelve con creces todo lo que la hacemos.

Pienso que hay personas que no llegan a la categoria de "animales de compañia".

Saludines utópicos, Irma.-

abril 03, 2011 12:56 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Irma - Hay muy poca conciencia con relación a los animales y a la naturaleza en general, yo predico en su favor todo lo que puedo pero me da la sensación de que ni se me escucha.

abril 04, 2011 6:49 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home