Mi foto
Nombre:

domingo, octubre 17, 2010

Santullano

Entramos en el parque y nos llama la atención un campanario que asoma entre los árboles.


Continuamos el camino bordeando un muro y nos encontramos con la parte posterior de una iglesia pequeña que muestra orgullosa su porte añejo.


Doce siglos no pasan en vano y cuando nos acercamos notamos esa carga de historia que emana de ella.


Podemos ver que las ventanas están cubiertas por unas placas perforadas similares a las de la época visigoda. Las celosías actuales no son las originales, corresponden a una de las restauraciones de principios del siglo XX.



En la parte alta del cuerpo central está la ventana trífora que da acceso a la cámara ciega, espacio que se encuentra sobre la bóveda de la capilla mayor y que no tiene una función conocida y al que se puede acceder sólo por esta ventana. A ambos lados están dos piezas de piedra talladas en forma de “u” posiblemente utilizadas para desaguar la lluvia que pudiera entrar en esa cámara. Como podéis ver, ahora tanto la ventana como los desagües están protegidos por unas púas para que las palomas no se posen allí. Y la ventana está cubierta por dentro con una tela metálica con el mismo fin.


Bordeamos la iglesia por un camino estrecho contemplando su belleza mientras nos dirigimos hacia la fachada principal.




Aprovechamos el recorrido para recordar que Alfono II mandó construir esta iglesia. Este rey tuvo un largo reinado, 51 años, pero su vida no fue precisamente un camino de rosas. Siendo todavía un niño, asesinaron a su padre Fruela I, y en esa situación de caos su tía Adosinda lo acogió protegiéndolo y preocupándose de su educación con la idea de hacerle rey cuando tuviera la edad adecuada. Entre tanto y como era necesario nombrar a un nuevo rey, el elegido fue Silo, esposo de Adosinda. Al fallecimiento de su esposo, después de 9 años de reinado, Adosinda creyó que ya era hora de nombrar rey a Alfonso, pero no todos eran partidarios suyos, así que su tío Mauregato le arrebató la corona de mala manera propiciando que Alfonso tuviera que buscar refugio en Álava, la tierra de su madre, Munia.

Después de Mauregato todavía subirían al trono otros dos reyes, Aurelio y Bermudo y cuando este renunció al trono al fin Alfonso pudo ser ungido como Alfonso II al que luego se le conocería por El Casto, quizás porque nunca se casó, pero ¿quién tiene tiempo para bodas con lo que le tocó vivir?.




Desde el principio de su reinado no dejó de luchar contra los musulmanes que estaban pelín pesados con querer conquistar toda la península y que lograron llegar hasta Oviedo al menos en dos ocasiones, aunque acabaron por marcharse por donde vinieron o por donde pudieron. Y por si esto fuera poco también tuvo su ración de luchas internas pues no todos estaban de acuerdo con su coronación, pero él se mantuvo y además de tanta lucha también se preocupó de que en su reino se construyeran palacios e iglesias y entre esas iglesias, esta que hoy nos ocupa.

Y llegamos a la entrada de la iglesia. Esta iglesia, San Julián de los Prados, está dedicada a los santos Julián y Basilisa. En aquel entonces estaba construida a las afueras de la ciudad, hoy en día ya no está en las afueras ni los ovetenses la llamamos con nombre tan largo, cuando nos referimos a ella sencillamente decimos Santullano.



Su planta es basilical de tres naves, la central está separada de las laterales por arquerías con arcos de medio punto. Está iluminada por tres ventanas rectangulares que se corresponden con cada uno de los tramos de la arquería. La cabecera, tripartita con ábsides de bóveda de cañón siguiendo la tipología de las iglesias asturianas de la época, no son ábsides aislados y sobresalientes, los tres forman parte de una cabecera recta.


En esta iglesia se realizaron varias restauraciones y en una de ellas, en 1913, Fortunato Selgas descubre las pinturas murales que hasta entonces habían estado ocultas y se realiza una intervención para devolver a la iglesia su estado original.




En 1970 se realiza otra restauración para consolidar los muros y revocos debido a las obras de la autopista que pasa a pocos metros. Y en las décadas de los setenta y ochenta se hacen campañas de restauración sobre las pinturas murales.

Salimos de la iglesia y seguimos bordeándola para que así podamos decir que la vimos por todos sus lados, nos quedaba el lado norte, el más sombrío pues no creo que por su situación a este lado le de alguna vez el sol.



Muchos siglos pasaron desde su construcción y espero que sean otros muchos más para que generaciones venideras puedan admirarla como lo hacemos nosotros ahora, entre tanto, la sombra de su campanario seguirá acompañando a los ovetenses igual que lo hizo desde entonces.



NOTA: Las fotos del interior de la Iglesia pertenecen a:
© Lorenzo Arias Páramo, procedente del libro Prerrománico. Arte de la monarquía asturiana. Ediciones Trea.
concediéndome Ediciones Trea el permiso para utilizarlas en este artículo.

19 Comments:

Blogger Senior Citizen said...

Interesantísima esta iglesia para mí desconocida. Tiene un estilo muy particular, con una distribución de volúmenes que me resulta extraña, pero que es de lo más armónica y bella. Gracias por mostrarla y darme a conocer algo que probablemente nunca veré.

octubre 17, 2010 9:48 a. m.  
Anonymous Trini said...

Mientras admiraba las fotos y leía serenamente, absorbiendo cada palabra y detalle que expones y así conocer mejor la iglesia, algo me ha chirriado, y es cuando en medio de esa paz, ha saltado la autopista.
Es como si el pasado y el presente levitasen en la misma órbita.
Cosas raras que le suceden a una al leer.

Ya sabes que mi asignatura pendiente es vivitar Asturias, así que naotaré Santullano en preferencias a visitar.

Besos

octubre 17, 2010 10:45 a. m.  
Blogger Ligia said...

¡Cuánta historia en los muros de piedra que desconocemos! Así que gracias por mostrarla. Me he fijado en la paloma que está posada en la cuarta foto. Abrazos

octubre 17, 2010 10:48 a. m.  
Anonymous marian said...

Razón tiene Trini al observar que el detalle de la autopista chirria. Durante algunos años, esa contradicción se asomaba a mi ventana, pues viví muy próxima al parque de Santullano. No me chocaba tanto ese conflicto estético; sigue siendo un privilegio tener una joya del prerrománico en la ciudad pero ¿Cómo es posible que un monumento declarado patrimonio de la humanidad, este expuesto a la polución que genera la autopista en ese punto de acceso a la ciudad que se colapsa día sí y día también? ¿Qué fue de aquél proyecto de hacer este tramo de autovía subterráneo y construir una zona ajardinada en la superficie?. Me da que se quedará relegado frente a otros “engendros” urbanísticos que desde luego no emanan tanta historia
Disculpa que me haya desviado del tema. Aunque me es familiar la iglesia de Santullano, tu artículo de hoy me ha recordado y descubierto algunos detalles sobre su historia y sobre el valor de las pinturas del interior que tras doce siglos y con esa apariencia humilde del románico aún tiene mucho, mucho que descubrirnos.
Un abrazo

octubre 17, 2010 12:19 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Senior Citizen – Pertenece al prerrománico asturiano del que todavía quedan algunas iglesias muy interesantes en Asturias y de las que tal vez ponga un artículo.
:-) Y no digas de este agua no beberé porque quizás algún día se te presente un viaje a esta tierra tan diferente a la tuya y conozcas esta iglesia y otras muchas cosas más.

Trini – No me extraña que te chirríara lo de la autopista porque a poco más y le pasa por encima. Si se produce algún deterioro le echan la culpa a las palomas y contra ellas pusieron esos pinchos, pero palomas las hubo siempre y a la iglesia no le pasó nada y si le pasara ahora ten por seguro que no serían ellas las causantes si no la autopista.
:-) Si vienes a Oviedo seguro que no te irás sin ver Santullano, ni Santa María del Naranco, ni San Miguel de Lillo pues sin ver esto sería como si no vieras Oviedo.

Ligia – Recuerdo un programa de la Tele que se titulaba “Si las piedras hablaran”, si esta iglesia pudiera hacerlo ten por seguro que yo me pasaría horas sentada junto a sus piedra para empaparme de toda la historia que ellas vieron durante tantos siglos.
Tengo varias fotos con las palomas muy acomodadas en ese iglesia, pero desde que pusieron los pinchos y la tela metálica ahora se acercan menos.

Marian – Comprendo que a ti te chirría pues lo conoces bien y sabes que la autopista inexplicablemente se la colocaron casi pegada, y luego me dicen a mi que las palomas son nocivas para ese edificio, puede que no sean la mejor compañía, lo entiendo, pero nociva la polución, las vibraciones y los ataques acústicos que le llegan de una vía que está siempre a rebosar.
El proyecto al parecer sigue en pié pero sin prisas que ahora no hay dinero.

octubre 17, 2010 12:40 p. m.  
Blogger Senior Citizen said...

Aquí tenemos una autovía paralela al parque García Lorca del que la separa solo una tapia. Pusieron una barrera de árboles para evitar el ruido, pero se sigue oyendo de una forma extraña y este ruido se mezcla con el sonido del agua en la acequia impidiendo oirlo. Es necesario el progreso y son necesarias las autovías, pero ¿no podrían situarlas mejor?

octubre 17, 2010 2:59 p. m.  
Blogger Cani said...

Ya ves, cuanto arte y cuanta historia y si a lagunos les preguntas por "San Julian de los Prados" les suena el centro comercial de "Los Prados.

Gracias por regalarnos tanto arte.
Besinos

octubre 17, 2010 8:12 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

No conocía la iglesia, te iba a dejar unas imágenes del interior pero veo que en este caso me has adelantado.
Como ya he comentado en alguna ocasión no hay que viajar físicamente para descubrir las maravillas que tenemos en nuestra querida España, simplemente hay que sentarse delante del ordenador y "navegar" por internet.
Saludos

octubre 17, 2010 9:07 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

No conocia esta iglesia y es una pena porque solo nos hacen estudiar las grandes catedrales y donde realmente se encuentra el arte, es en esas capillas o pequeñas iglesias. Donde más arte prerrománico he visto ha sido en Galicia y en Cataluña, no he tenido la suerte de visitar Asturias y mira que tengo ganas y me quedo con la ilusión de verla, no solo esa iglesia sino toda tu tierra, ahora ya es tarde. Bueno los libros del arte son sustitutos de la ignorancia impuesta. Ahora puedo conocer algo tan bonito como esa iglesia con sus pinturas tomadas in situs y su clásica espadaña y estructura arquitectónica.

Un abrazo Guillermina

octubre 17, 2010 11:50 p. m.  
Blogger Salamandra said...

Es muy agradable conocer tu tierra de tu mano. Lo de la autopista subterránea implica el riesgo de que al hacer el túnel toquen algo y la líen. Aunque por otra parte como hacer un túnel cuesta una pasta pues la comisión es más gorda...

Un "off topic", para que no te salgan "bichos" en mi blog, puedes subir una imagen a gravatar. La imagen se "asocia" a tu correo y aparecerá en blogs no alojados en blogger.

octubre 18, 2010 10:14 a. m.  
Blogger Goathemala said...

Totalmente desconocida esta Iglesia del prerrománico asturiano. Gracias por darla a concoer. Esas ventanas de inicios del XX me chirrían un poco.

Abrazos.

octubre 18, 2010 5:53 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Senior Citizen – Pues entre la autopista y la iglesia no hay tapia ni cosa alguna, querían cubrir la autopista para hacer zona ajardinada pero es un proyecto de hace tiempo y debió de quedarse solamente en eso, proyecto, de todas formas, tanta vibración subterránea no creo que la beneficiara mucho.

Cani - :-) Desgraciadamente tienes razón, seguro que muchos apuntarían al centro comercial en vez de a la iglesia.

Unjubilado – No dejan fotografiarla por dentro por eso tuve que recurrir a pedir permiso a la editorial para escanear alguna de sus fotos ya que de las del exterior tenía yo más que suficientes. Navegar por Internet está muy bien, pero hay lugares que merece la pena ser visitados al natural, la pena es que no siempre se puede.

Guillermina – Las catedrales son importantes y bellísimas a la par que interesantes, pero no deben nunca de esconder con su grandeza a estas iglesias que son incluso más antiguas e igual de bellas e interesantes.

Salamandra – Me temo que esa obra tardará en hacerse, ya sabes, por eso de la crisis, de todas formas a mi me da un poco de miedo a que está demasiado cerca de la iglesia.
:-) Tranquilo, lo del bicho era broma, si él es feo, yo también, así que no tiene importancia.

Goathemala – Desde luego que el cierre de las ventanas dado que no son las originales se ven un tanto nuevas, pero esas placas perforadas son similares a las de la época visigoda.

octubre 19, 2010 10:59 a. m.  
Blogger fgiucich said...

Venir a tu casa es palpitar el pasado con hermosos relatos. Abrazos.

octubre 19, 2010 1:04 p. m.  
Blogger Alejandro Kreiner said...

Es una suerte que en España se conserven tan bien los monumentos e iglesias antiguas.

Saludos.

octubre 20, 2010 9:19 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Fgiucich – Pues ven cuando quieras, la puerta siempre está abierta.

Alejandro Kreiner – Se conservan bastante bien, pero todavía queda mucho por hacer, estos edificios necesitan un mantenimiento constante.

octubre 22, 2010 10:08 a. m.  
Blogger fonsado said...

Un maravilloso clásico en la arquitectura prerrománica-asturiana, en un entorno bellísimo.
Toda una clase de arte e historia.
Saludos.

octubre 22, 2010 1:48 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Fonsado - Estas iglesias del prerrománico asturiano son bellísimas, pero yo creo que se les debería de prestar mas atención para que no se deterioren.

octubre 24, 2010 8:08 a. m.  
Blogger Tawaki said...

Esta sí que la conozco, porque hice varias veces la ruta del prerrománico asturiano. Esta entrada me ha encantado, así que la guardo entre mis favoritas, para revisitarla de vez en cuando.

Un abrazo.

octubre 28, 2010 10:34 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Tawaki - Me alegra que te haya gustado y si necesitaras ampliar alguna información sobre esta iglesias me lo dices.

octubre 29, 2010 5:28 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home