Mi foto
Nombre:

domingo, marzo 07, 2010

Marta y María

Cristo en casa de Marta y María
Diego Velázquez (1599-1660)


No se si hoy existe una asignatura que se impartía cuando yo era niña, la Historia Sagrada. Siempre me gustó por la cantidad de historias y situaciones que contaba de la gente que vivía en aquellos lejanos tiempos aunque no siempre estaba de acuerdo con lo que leía y algunos de aquellos relatos me parecían injustos.

Tal es el caso de la historia de Marta y María que supongo que todos conocéis, pero para el que no la recuerde, le hago un resumen:

Pasó Jesús por una aldea en la que vivían Marta y María que con agrado le recibieron en su casa a él y a sus acompañantes. Mientras Marta se afanaba en prepara comida para todos ellos, María se acomodó a los pies de Jesús escuchando sus palabras. Marta que se vio un poco agobiada por la cantidad de trabajo, se dirigió a Jesús y le pidió que le dijera a su hermana que fuera a ayudarla, pero este le contestó que ella se inquietaba demasiado por las cosas poco importantes mientras María había elegido la mejor y por lo tanto no la apartaría de allí.

Bien, este pasaje siempre me pareció muy injusto con Marta porque si bien la parte espiritual es importante, la material también lo es y no leí que ninguno de los presentes renunciara a la comida que Marta había preparado mientras todos ellos estaban cómodamente sentados escuchando a Jesús. Y trasladando este hecho a nuestros tiempos yo me pregunto, ¿qué pasaría si todas nos volviéramos Marías y no quedara ninguna Marta que se ocupara de las necesidades diarias que no podemos saltarnos a la torera? en una casa hay muchos trabajos que atender como cocinar, lavar, planchar, aprovisionar la despensa, etc. etc. trabajos muy poco valorados que llevan tiempo y esfuerzo y que sin embargo, para algunos miembros de la familia parece que se hacen solos. Nadie pregunta cuanto te costó hacer estos trabajos, ni si te apetecía hacerlos, ni si estás cansada de la rutina diaria, pero si un día los miembros de la familia llegaran a casa y se encontraran con que todo estaba sin hacer y tu estabas dedicada a la vida contemplativa, los gritos y las protestas se escucharían en el punto más lejano del planeta.

Es curioso que a veces cuando te ven afanada atendiéndolo todo te dicen: “por favor, ven aquí y siéntate un rato porque no estás quieta ni un segundo, deja lo que estás haciendo, ya lo harás luego”. Esta frase que en un principio da a entender que se preocupan de ti, lleva un dardo envenenado al final en ese “ya lo harás luego”. No dicen “ya lo haremos después” o “yo te ayudaré más tarde” o “ya lo haré yo”, no, dicen textualmente “ya lo harás luego”.

Por eso me parece injusto, es muy fácil y muy cómodo llevar una vida contemplativa y pensar y ocuparse sólo de la parte espiritual, como si la parte material no fuese necesaria. Creo que Jesús debería de haberle dicho a María que ayudase a su hermana y cuando todo estuviera servido podrían sentarse ambas a disfrutar de su palabra y sus enseñanzas, de esa forma hubieran compartido el trabajo y el placer.

Que me perdone Jesús si no soy capaz de entender la Biblia por mis pocas luces o tal vez no soy tan culpable pues puede que las continuas traducciones que de ella se hacen no sean las correctas. Como decía una miga nuestra “Jesús habló en arameo y nadie le entendió y por lo tanto cada uno traduce sus palabras como le parece”.

26 Comments:

Anonymous Trini said...

A mi también me parecía injusto esta párrafo sobre Marta y María, sobre todo, cuando era pequeña y siempre (a mi entender) me tocaba hacer de Marta y a mi hermana, más pequeña que yo, de María:):)

En cuánto al:“por favor, ven aquí y siéntate un rato porque no estás quieta ni un segundo, deja lo que estás haciendo, ya lo harás luego”. Qué te voy a decir, que es una frase archiconocida y archipadecida.

´Si nos pusiésemos a desmenuzar las injusticias de la Biblia, al menos tendríamos para escribir tres...

Besos

marzo 07, 2010 10:15 a. m.  
Blogger Tawaki said...

Yo creo que la virtud está en el punto medio. Quizás, lo que Jesús quería decirnos es que no nos afanemos en trabajar, en acumular dinero, abandonando a cambio, por falta de tiempo a nuestra familia oa nuestros amigos.

Por supuesto que las cosas materiales importan, no podemos vivir sin ellas, pero debemos buscar algo más.

Yo al menos, lo entiendo así.

Abrazos.

marzo 07, 2010 10:31 a. m.  
Anonymous Fuga said...

Desde que cambié mi actitud a "María", estoy encantada de la vida, claro que la Marta que llevo dentro, me recrimina muchas veces, ( tú lo sabes) peeeeero...que feliz se siente una cuando se dedica a lo que realmente te da satisfación.
Lo dejamos en un 25 de Marta y 75 de maría?


Siempre es un placer leerte.

Abrazos.

marzo 07, 2010 4:39 p. m.  
Blogger fonsado said...

Leo, ya sabemos como es la vida. El ocio y el trabajo siempre están mal repartidos (incluso en la Biblia).
Hay una antiquísima y conocida frase sobre el tema, en la que está también implicada la Iglesia:
"Ha dicho el padre prior que cuando vosotros acabéis de trabajar, subamos todos a comer".
Un abrazo

marzo 07, 2010 7:39 p. m.  
Blogger Ligia said...

En la Biblia podemos leer muchas historias que no entendemos. Es verdad que hay muchas Martas y muchas Marías en nuestra vida y a veces depende de nuestra propia actitud. Abrazos

marzo 07, 2010 8:02 p. m.  
Blogger Balovega said...

Hola niña...

Me ha encantado la entrada y tus comentarios. Tienes toda la razón en lo que dices, siempre tienes que escuchar la frasecita, "sientate y toma algo, luego continuarás con lo que estés haciendo", y cuando todos se han ido, tu tienes que fastidiarte y hacer, lo que hubieses hecho antes, jjaja..

Pienso que las traducciones son libres y se ha traducido la biblia al antojo de quien no hace nada de la casa, pues no creo que Jesús, se quedase tan tranquilo viendo trabajar a una sola de las hermanas y la otra, sentadita tranquilamente.

Jjajaja... me he puesto a charlar como una cotorra.. jjaja.. será que tengo todo lo de la casa ya preparado para mañana.

Besotes,cuídate mucho.. buena semana, y siéntate a descansar..

marzo 07, 2010 10:55 p. m.  
Blogger Francisco Vila Fuentes said...

Creo que se habla en arameo con demasiada frecuencia y en todo el planeta. Te sigo y te apoyo.
Un beso.

marzo 08, 2010 1:23 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

Creo que todos los pasajes de la Biblia habría que leerlos en su contexto y con las costumbres de aquella época, además las traducciones que nos han llegado han sido partidistas, e incluso dos, tres o cuatro personas narrando la misma escena difieren en ocasiones de lo que han visto.
Con la mentalidad actual y leyendo solamente el párrafo, es totalmente injusto.
Saludos

marzo 08, 2010 8:43 a. m.  
Blogger Azusa said...

Recuerdo que cuando me lo enseñaron de niña en Catequesis tampoco lo entendí y me pareció injusto y por mucho que la catequista intentara explicármelo, no conseguí entenderlo.

marzo 08, 2010 11:40 a. m.  
Blogger almena said...

Es curioso, querida Leodegundia. Creo que era general esa percepción de injusticia que detallas, cuando llegábamos a este pasaje de la Historia Sagrada.

Y sí, la historia se repite cada día también en nuestras vidas...

Siempre hay una Marta...

Beso grande

marzo 08, 2010 12:01 p. m.  
Anonymous Marian said...

Completamente de acuerdo contigo, Leo, por la parte que me toca en esas tareas esforzadas y mal agradecidas.
Puede que Jesús, tuviera más de poeta que de profeta y más que “modificar” el pensamiento de sus oyentes buscase “comprometer” su esfera emocional. No creo que en este caso de Marta y María; que se presentan como personajes antagónicos, tengamos que interpretarlo como un acto de justicia o injusticia …pero en aquella época, sí que era novedosa. Si algo sabemos de cuál era la relación de Jesús con las mujeres, es a través de Lucas, el resto de los evangelistas prácticamente nos omiten…cuando no nos ponen pingando
En la narración, descubrimos que Jesús corrige en casa de sus amigas Marta y María la visión de que la mujer se ha de dedicar exclusivamente a las tareas del hogar: «Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. María ha elegido la buena parte, que no le será quitada». Corrige esquemas y criterios de valoración que favorecen una visión negativa de la mujer como un ser inferior al varón, porque la considera discípula. La mujer no ha de quedar reducida a la esclavitud de las faenas del hogar. Tiene derecho a algo mejor y más decisivo: la escucha y la participación. Ello indica una línea de pensamiento que, implícitamente, abría horizontes a una nueva identidad personal de las mujeres y a una nueva posición social que, en términos reales, todavía no hemos logrado.

Un besín... con mucho ruido ambiental

marzo 08, 2010 12:23 p. m.  
Blogger Charles de Batz said...

Para mi, que puede resumirse en pocas palabras: son cosas de filósofos. Ahora me explico.

Pienso que quienes hacen una cosa convencidos de su importancia, consideran al resto de ocupaciones como carentes de interés o por lo menos con inferior valor a lo que ellos hacen.

Lo podemos ver en cualquier aspecto de nuestra vida actual: no tenemos más que pararnos a pensar y fijarnos en las ocupaciones que están más valoradas y aquellas que son menospreciadas. ¿Cuáles son más duras? ¿quienes las llevan a cabo?. Quizá en la respuesta a estas preguntas se encuentre alguna respuesta al porqué...

Un abrazo querida amiga, y continua deleitándonos con tus anotaciones.

Salud

marzo 08, 2010 2:17 p. m.  
Blogger Mayte said...

La biblia es como el reino desconocido y lleno de recovecos por donde salir o entrar. Muchos pasajes dentro de éste tiempo podrían resultar absurdos, al final de todo es cuestión siempre de elecciones, en éste caso entre dos hermanas cada una eligió lo que consideró mejor para ella en ese momento. O al menos eso me pareció a mi.

marzo 09, 2010 6:54 a. m.  
Blogger Mayte said...

Un biko Leo y bonita semana ;)

marzo 09, 2010 6:55 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Trini - :-) Si, supongo que la frasecita de “ya lo harás mas tarde” no le es desconocida a casi ninguna mujer aunque dicen que ahora las cosas están cambiando.
Se que interpretar la Biblia no es fácil como tampoco lo es ponerse en la situación que se relata pues para eso tendríamos que dejar de pensar como lo hacemos ahora y eso no se consigue siempre, quizás esto sea el peor escollo para analizarla sin prejuicios.

Tawaki – Si, estoy seguro que fue eso lo que quiso decir, que nuestro afán por lo material no debería de hacer desaparecer lo espiritual, pero tal vez el que escribió la Biblia o el que la tradujo no supo darle el tono adecuado y lo que se aprecia es ese menosprecio por el trabajo de Marta.

Fuga - :-) Me encanta ese tanto por ciento que te aplicas, pero lo que no dices, y creo que es justo decirlo, es que durante mucho tiempo fuiste un cien por cien Marta y que ahora ese cambio de tanto por ciento es justo pues te mereces descansar y disfrutar de la vida y tu lo haces de una forma sana sin hacer daño a nadie.

Fonsado – Jaja, el dicho que yo conozco es un poco más largo y esclarecedor y dice así:
“Dice el padre prior que bajemos a la huerta y trabajéis y luego subamos y comamos”. Anda que no sabía nada el frailecillo este.

Ligia – Si, quizás el exceso de trabajo de las Martas se deba a que no se imponen con tanta María como existe y carguen con todo el trabajo en lugar de repartirlo.

Balovega – No creo para nada que Jesús fuera una persona injusta por eso creo que quien escribió la Biblia no difundió correctamente sus palabras, a veces basta con cambiar una coma o una palabra para que la frase cambie totalmente de sentido. Lo que pasa es que nosotros sólo podemos opinar de lo que leemos ya que no estuvimos allí para oírlo de primera mano.

Francisco Vila Fuentes – Yo también lo creo, o quizás es que todos hablamos al mismo tiempo y no nos paramos a escuchar.

marzo 09, 2010 8:34 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Unjubilado – Tienes razón, tendríamos que cambiar de mentalidad para poder ponernos mejor en la situación y el momento, pero eso es harto difícil por eso la crítica va referida sencillamente a lo que se lee sin echarle la culpa directamente a nadie. Aquí sólo traté de relacionar un hecho del pasado que nos cuentan con situaciones actuales, que en nuestro mundo aún quedan muchas Martas.

Azusa – Bueno, creo que la explicación sencillamente es que no hay que preocuparse tanto por lo material dejando de lado lo espiritual y me temo que en estos tiempos el interés por lo material sobrepasa y con mucho a lo espiritual.

Almena – Siempre digo que el comportamiento de la gente no cambia por muchos años que pasen, cambia el lugar, la moda en el vestir, incluso las costumbres, pero las reacciones ante cualquier hecho sigue siendo la misma por eso siempre seguirás existiendo las Martas y las Marías.

Marian – Me encanta tu comentario pues da una visión diferente del mensaje de Jesús y tal vez tienes razón, quizás lo que quiso enseñar ese día era que ,:-) claro que si es así lo de que habló en arameo y nadie le entendió se puede aplicar a sus seguidores directos que se hicieron los distraídos y no aprendieron nada ese día y las siguientes generaciones siguieron igual de distraídos hasta llegar a nuestros días. Pero no exculpo a la mujer de lo que le pasa pues si a estas alturas todavía no consiguió la tan ansiada igualdad, es en buena parte culpa suya.

Charles de Batz – No hay duda de que la filosofía envuelve nuestras vidas la pena es que le dedicamos muy poco tiempo, podríamos pasar horas y horas hablando de un tema aportando cada uno su propia visión sobre el mismo. Esto me recuerda un libro que leí hace tiempo y que tenía un buen ejemplo de esto, tendré que buscarlo y quizás os relate un párrafo que me impresionó mucho.

Mayte – No hay duda de que lo hicieron, pero si juzgamos sólo lo que se lee ya que no podemos hacerlo sobre lo que realmente pasó, creo que la elección de Marta fue mucho mas desinteresada que la de María, ya que Marta eligió atender a las necesidades de los demás mientras que María sólo pensó en lo que le apetecía a ella misma.

marzo 09, 2010 8:34 a. m.  
Blogger Maca said...

Desde que el mundo es mundo( y por desgracia me parece que mientras lo sea) !! o sea toda la vida !! estará plagado de aptitudes machistas,aunque provengan (supuestamente ) de los más justos. una pena , pero una gran realidad.
Besos

marzo 10, 2010 7:19 p. m.  
Blogger GUILLERMINA said...

Si hay veces que la responsabilidad recae en una sola persona, lavándose las manos el resto de los que te rodean, como ocurre en el relato de la Biblia, pero hay que tener en cuenta la situaclon, tiempo y como llegó hasta nosotros y a través de quien. Seguro pero muy seguro es que fuera de lugar de los hechos y en la actualidd, sigue ocurriendo lo mismo.
Borralo si no te gusta. Besos Guille

marzo 10, 2010 11:08 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Maca – Bueno, teniendo en cuenta que el comportamiento del género humano no cambió nada a lo largo de los siglos, no creo que se pueda esperar mucho más.

Guillermina – Bueno, en toda comunidad siempre hay una persona que toma las riendas ya sea por decisión propia o porque le cayó encima sin más y desde luego es la que más trabaja y posiblemente a la que menos se le agradece.

marzo 11, 2010 5:00 p. m.  
Blogger celebrador said...

Ya, ya, yo tampoco la entendía de chaval, hasta que la vida me he ido enseñando que la canción del Libro de la Selva, esa que canta el oso: "nunca del trabajo hay que abuuusaaarrrrr....", resume la sabiduría de las sabidurías.

Fíjate en el bueno del Isidro Labrador, tan santo como la Agueda, solo que si esta necesitó para ser santa que le cortaran las tetas en el nombre de su religión, aquel se quedaba a la sombra de una encina mientras los angelotes le labraban los campos

Fuera de coñas, mi mentor en estos temillas lo expresa más o menos así: "la vida es un flor para ser admirada, no un reto que resolver".

Claro que hay que hacer lo que hay que hacer, pero sin perder que la prioridad está en otra parte, y no, no resultan incompatibles

marzo 12, 2010 10:15 a. m.  
Blogger clariana said...

Yo creo que tiene una gran lógica lo que comentas a raíz de este pasaje que explica la Biblia, a mí también me sorprendió aunque no profundicé tanto como tú. Quizás nos quiere decir que valoremos más lo espiritual, que tengamos o busquemos tiempo para ello, pues es importante para nuestro ser. Lo que hubiera tenido que mostrarse con otro ejemplo no tan chocante como éste. Puede que tengas razón, que se deba a alguna mala traducción. Me gustan mucho las reflexiones que propones en tu blog. Un beso y deseo que estés bien.

marzo 13, 2010 11:15 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Celebrador - :-) Por supuesto que no es bueno abusar del trabajo, pero tampoco de la holganza aunque esto último creo que nos gusta más a todos. Esperemos lograr un término medio.

Clariana - Desde luego creo que el mensaje es ese, que no nos afanemos demasiado por lo material descuidando lo espiritual, parte de nuestra vida que nos puede ayudar a ser más felices.

marzo 14, 2010 8:58 a. m.  
Blogger Chela said...

Querida Leo:

A mi me gustaban también las lecturas de la Historia Sagrada, además sus personajes han quedado inmersos en nuestra cultura, a modo de ejemplos, de símiles...

En cuanto al pasaje evangélico de "Marta y María", también a mi me pareció, en ocasiones, incomprensible o "desacertado". Muchas veces, en las casas y en las familias, en momentos críticos, acontecimientos que rompen la cotidianidad, casos de enfermedad, etc. hay diversos comportamientos. Mientras unos optan por estar "placidamente" sentados conversando con las visitas o haciendo relaciones sociales, a otros no les queda más remedio que bregar con las tareas más duras por la "deserción" que hacen los primeros de lo que es más duro o desagradable. He entendido muy bien lo que has querido decir porque lo he vivido.

No obstante he también meditado sobre lo que puede ser un valor posito de esa eneseñanza de Jesús. Interpreto no los hechos y dichos al pie de la letra, sino que quiero entender que, a veces, cuando nos ocupamos de las cosas materiales, si nos enfrascamos demasiado en ellas, olvidamos lo esencial de la relación humana, de los afectos, de la caridad, de la solidaridad, del amor...

He conocido personas, muy próximas, obsesionadas hasta la tiranía (no te exagero) por el orden y el cuidado doméstico, olvidadas del amor y el afecto hacia el esposo y hacia los hijos. Casas (no hogares) materialmente impolutas donde faltaba el calor humano.

Quizás la conclusión sea que hay que encontrar el equilibrio para ser un poco Marta y un poco María.

Un abrazo y mi cariño para tí, querida Leo.

marzo 14, 2010 8:36 p. m.  
Anonymous A.Dulac said...

Todos tenemos parte y parte de ambas pero lo malo es cuando no puedes decidir que parte quieres ser,por ello creo que la respuesta era más para el que escuchó que para la propia Marta.Pero el ser humano la ha adaptado a "después y te dejamos sol@ para no estorbarte".
Es un placer leer tu "calma",un abrazo de A.Dulac

marzo 15, 2010 12:11 p. m.  
Blogger Alejita said...

Hola a mi me parece que la Biblia no es la injustas somos las personas las injustas por ejemplo ahora estamos juzgando injustamente a quienes han hecho un gran esfuerzo por traducir la Biblia quiza sin el animo de hacer o decir cosas a su antojo y si asi fuera Dios les pedira cuentas, creo que debemos trabajar para ser coherentes con nuestra vidas entre lo que decimos y lo que hacemos y esa sera la mejor prueba de que en realidad hemos conocido a Jesus... Ya sabes a actuemos primero y dejemos que Dios mire la vida de los demás un Abrazo Dios los bendiga

junio 11, 2010 5:41 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Quizá Jesús se referia a que si Marta hubiese preparado culquier cosa hubiese acabado antes y hubiese podido sentarse con ello. Con eso quiero decir que yo interpreto que no hay que hacer cosas grandes y fantásticas, o preparar un buen manjar para agradar a los demás. Simplemente a veces la solo necesitamos que nos escuchen o escuchar antes que una buena comida.

junio 29, 2010 12:11 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home