Mi foto
Nombre:

domingo, junio 01, 2008

El Cid viajero

Leo en lne.es la siguiente noticia: “El Cid y doña Jimena retornan a España”. ¡Caramba! me digo, ¿será que el Cid resucitó y vuelve a sus correrías o será que yo viajé en el tiempo sin darme cuenta y estoy inmersa en la época cidiana?. Me calo bien las gafas y leo la letra menuda y mi primera sorpresa cambia, no es que el Cid y su esposa estuvieran de viaje por Europa, ni que yo viajara en el tiempo, no, la noticia se refería a un trozo del cráneo de el Cid y a un trozo de fémur de su señora que residían en el extranjero. Esto todavía me intriga más porque ¿cómo llegaron esos huesos tan lejos, concretamente hasta la República Checa?.

En estos casos la curiosidad me puede y como una ratita de biblioteca moderna me afano en rebuscar información no sólo en los libros como tengo por costumbre, si no también en Internet y esto es lo que pude averiguar:

Cuando nuestros amigos franceses decidieron conquistar España lo hicieron con entusiasmo, pero dejaron en Francia esa educación y buenas maneras que se les supone, así que entre otras muchas gracejadas que realizaron en nuestro país y un tanto cabreados por la poca colaboración de los lugareños que no se querían dejar dominar por pueblo tan culto, decidieron cargarse muchas de las tumbas que encontraban en iglesias y monasterios esparciendo los huesos y quedándose con joyas o cualquier otra cosa interesante que se encontrara entre los restos de tan importantes personajes.

El Monasterio de San Pedro de Cardeña no se libró del vandalismo y una de las tumbas profanadas fue la que contenía los restos de El Cid y su esposa doña Jimena. Los mandamases franceses que sabían un poco más de política que la tropa, se dieron cuenta que los huesos de este personaje tan famoso y querido no podían ser tratados como los de otro personaje menos popular, así que decidieron que para limar asperezas enterrarían los restos del el Cid en la catedral de Burgos con la pompa necesaria en señal de buena voluntad, pero en aquel revoltijo de huesos era difícil atinar, así que con cara de entendidos y como si hubieran recibido una revelación divina cogieron unos al azar sin saber que dos listillos compatriotas habían pasado primero y también hicieron acopio de huesos para llevárselos a Francia como souvenir “tipical hispanis”. Se trataba del conde de Salm-Dick y el barón del Delamardelle.

Y como suele suceder, después del viaje toca repartir los souvenirs y el conde de Salm-Dick decidió regalarle a su amigo el príncipe alemán Carlos Antonio de Hohanzollern-Sigmaringen los huesos del El Cid y Jimena y este los recibió encantado para colocarlos entre sus colecciones de cosas curiosas y no es difícil creer que este príncipe o alguno de sus descendientes decidiera a su vez regalarle algún trocillo óseo de tan ilustres personajes españoles a la familia Metternich de origen alemán que residían en lo que hoy se conoce como República Checa, concretamente en el palacio de Kynzvart en donde orgullosos los exhiben a los visitantes sobre todo si estos son españoles, quizás pensando que nos puede hacer ilusión encontrarnos en lugar tan lejano de la patria con unos huesinos de nuestros antiguos compatriotas.

No se si al final los huesos regresarán a España o no, ni si serán estudiados con los métodos modernos de hoy en día para conocer si en realidad pertenecen a quien se supone que pertenecen, pero no sería extraño que al final se descubriera que menos que a Rodrigo Díaz de Vivar y a Jimena, podían pertenecer a cualquiera. Pero de ser cierto, seguro que a Don Rodrigo y señora ni se les hubiese pasado por la cabeza que sus huesos serían exhibidos en tan lejano lugar, por mucho que el Cid fuera un consumado correcaminos.

28 Comments:

Blogger amor said...

ya sabes que el cid es famoso por ganar batallas después de muerto, así que una más


amor

junio 01, 2008 1:41 p. m.  
Blogger Azusa said...

Normalmente soy de la opinión de que que cada cosa debería haberse quedado en su lugar, pero la historia ha dado tantas vueltas y el expolio que si nos pusiéramos a regresar todas y cada una de sus piezas a su lugar de origen algunos lugares y museos quedarían con las telarañas simplemtente, tales como el Británico, el Vaticano, el Louvre...

junio 01, 2008 1:58 p. m.  
Blogger Meigo,aprendiz de Druida said...

Ayyy que cosas pasan y de las que no nos habremos enterado. Daños colaterales que dirian otros.
En relación al post anterior y sin ánimo de entrar en debate, El amor como el resto de las cosas de lavida, no se si son para bien o para mal. Lo que si es para b ien, es buscarlo.

junio 01, 2008 3:56 p. m.  
Blogger Susy said...

jejeje, lo comentas de una manera graciosa y lo es.
¿Volverá el Cid en su caballo y Gimena con sus rosarios??.

Ufff, o reconquistando, que es gerundio!!!

junio 01, 2008 5:18 p. m.  
Anonymous Marian said...

Pues vaya usted a saber si,al final, van a parar con sus huesos al lugar que los acogió en su último descanso, porque tengo entendido que ésta sería, si se produjese , la segunda entrega. Y dónde va a parar que nos hayan devuelto una costilla del Cid y un metacarpo de Doña Jimena con la posibilidad de aclararnos de una vez si, como sucede en estos casos, resulta que haciendo cuentas de los pedacitos, resulta que nos salen más de un Cid Campeador y una Jimena con tres fémures.
Que bien lo cuentas, fia… :o)
Un besín

junio 01, 2008 10:04 p. m.  
Blogger Ligia said...

Curiosa historia, Leo. En todo caso vería más lógico que los restos del Cid estuvieran lejos, por sus famosas correrías y batallas, pero los de doña Jimena, me suena raro, porque antiguamente las esposas se quedaban en casa esperando a los esposos, pero no sé, todo puede ser. Besos

junio 01, 2008 10:17 p. m.  
Blogger almena said...

cosas veredes, amigo Sancho....
:)
vaya usted a saber a quién pertenecerán esas osamentas viajeras...

Besos!

junio 02, 2008 12:41 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Amor - :-) Bueno, veremos como le sale esta.

Azusa – Jaja, menudo lío que se formaría si se intentara devolver cada cosa a su sitio, mejor dejarlo como está, incluidos los huesos sean de quien sean.

Meigo, aprendiz de druida – :-) Bueno, lo que yo no se es si el amor se busca o aparece cuando a él le apetece, de todas formas felicito a los que en este terreno les vaya muy bien.

Susy – Bienvenida a mi casa.
:-) Eso está por ver, me extrañaría que el actual dueño de los huesos se quiera deshacer de ellos.

Marian – Hijina, eso es como lo de las reliquias de los santos, si se juntaran todas las correspondientes a cualquiera de ellos, saldrían por lo menos dos o tres de cada.

Ligia – Pues no creas, a veces las esposas les acompañaban en las correrías, eso si, iban un poco rezagadas. :-) De todas formas una correría hasta Checoslovaquia me parece pelín larga.

Almena – Pues no estaría mal saberlo aunque luego, si no resultaban de quien se cree, los huesecillos perdería todo su encanto.

junio 02, 2008 8:58 p. m.  
Blogger Darilea said...

Ay que ver lo que pueden dar de si unos huesos. Madre mía que hasta después de muerto sigue dando guerra.
Un besito

junio 02, 2008 10:58 p. m.  
Blogger Chela said...

Relato en clave de Humor. Me gusta.

Me recuerda unos espacios de unos minutos que en Radio 5 tiene la escritora y peridista Nieves Concostrina y que se titula "Polvo eres...". Son siempre noticias de esta índole sobre muertos celebres y las cosas que le pasan a sus cadáveres, enterramientos, etc.¿Lo has escuchado alguna vez? es sobre las 8,30 de la mañana. Tiene mucho humor.

Un abrazo.

junio 03, 2008 12:49 a. m.  
Anonymous Fusa said...

No sé si reirme o llorar.
Eres un ratoncillo muy cuidadoso con todo lo que nos cuentas, me encanta leerte , siempre salgo de tu casa sabiendo algo más. Gracias por ello, oye ;-)

Un besín transnochador para variar.

Ah, otro de nena, hoy cumplió 7 mesinos, pasamos la tarde juntas.

junio 03, 2008 3:17 a. m.  
Anonymous José Sans said...

Hola Leo:
El pasado domingo te deje un comentario a tu anterior entrada, pero veo que no salió. De todas formas veo que vistes mi regreso. Gracias por la visita.
El tráfico de huesos de personajes célebres y sobretodo de santos ha sido siempre un negocio espectacular.
Es posible como dice una visitante que al final se tengan más huesos que los originales, como ocurre con los trocitos de madera de la Santa Cruz, que parece que si se juntaran todos saldrían más de tres cruces.
Besos
José

junio 03, 2008 11:07 a. m.  
Blogger Mityu said...

Me da la impresión de que la inquietud por el reposo de los restos del Cid y Doña Jimena ya no levanta el interés que otrora los pasionales patriotas hubieran reclamado.

Sin embargo, no deja de ser historia, cultura. Y, sobre todo, una forma amena, ilustrativa, diferente de ofrecerla aquí, en casa de Leodegundia.

Un abrazo, querida

junio 03, 2008 11:51 a. m.  
Blogger Trini said...

Ay, Leo, no sé dónde encuentras noticias tan curiosas y lo mejor es que luego nos las cuentas a nosotros para apasionarnos por dicha curiosidad.
Pues soy escéptica con respecto a esos huesos, vete tu a saber de quienes son.
De todas maneras, no me espero menos de el Cid, así que tal vez...

Besos

junio 03, 2008 1:57 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Me dejas pasmada, querida amiga. No tenía ni idea de que los huesos del Cid y señora hubieran viajado tan lejos, y es que en aquella época, como no había hoteles ni albornoces, algo tenían que coger las criaturas como recuerdo.
De todos modos, conviene recordar que el vicio, o la manía, o la política (sí, la política, porque eso fastidia mucho a los invadidos) de profanar y saquear tumbas ha estado muy extendida y, como consecuencia, no creo que haya un sólo hueso real en su sitio.
Un beso enorme, leodegundia, me alegro que hayas vuelto a postear.

junio 04, 2008 12:31 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

Ya en el año 1808 los franceses conocían el ácido desoxirribonucleico, frecuentemente abreviado ADN y lo utilizaban en muchas ocasiones.
"Estos huesos se parecen por el color a estos otros, son todos del Cid, el resto a la basura con ellos".
Claro que en España un método mas sofisticado se utilizó en 1074 cuando se casó con Doña Jimena, ya que había una docena de doncellas que decían tener un hijo del Cid.
De esta guisa los enormes avances científicos fueron aplicados.
Los niños menores de un año debían de pronunciar correctamente el nombre completo de su supuesto padre y los de mas de un año declamar completo los 3.735 versos anisosilábicos del Cantar de mio Cid.
Por supuesto ningún niño fue capaz de hacerlo y la familia de Doña Jimena dejó que se casaran.
Las pruebas irrefutables se habían realizado.
Saludos.

junio 04, 2008 6:49 p. m.  
Blogger fonsado said...

Un asunto habitual durante la ocupación francesa. El Panteón Real de San Isidoro de León, fue usado de caballerizas por el ejército francés y algunas de sus tumbas reales se utilizaron, después de vaciarlas, como abrevaderos para los caballos. Un saludo.

junio 04, 2008 7:50 p. m.  
Anonymous Hannah said...

¡Hay que ver lo que viajan los huesos de los muertos y cómo se multiplican o adquieren el don de la ubicuidad! ¡Si el Cid y Señora levantaran la cabeza, seguro que la volverían a dejar caer de espanto! ¿Y de las reliquías, qué? ¿Cuantas cruces podrían hacerse con los pedazos de cruces de la "Vera Cruz"? Pues parece que ocurre otro tanto. ¡Señor, Señor...!
Un abrazo
Hannah

junio 04, 2008 9:52 p. m.  
Blogger Lady Zurikat said...

Esa sique es fulera: viajar tanto, por tantos paises tantos paisajes y para peor despues de muertos.
Yo creo que potrestarian mas por esto que por el atropello de venir a llevarse sus huesos de recuerdo; porque con tanta cosa mas bella o util, ¿justo un hueso irse a llevar?

junio 05, 2008 4:37 a. m.  
Blogger Azul said...

Siempre tienes algo bonito e interesante que contarnos, un abrazo Leo :)

junio 05, 2008 7:23 a. m.  
Blogger Charles de Batz said...

Como he imaginado que iba a ser un gusto leer tu artículo he preferido esperar a tener un momento de tranquilidad para leerlo, y aquí estoy.

Son muchas las cosas que se me ocurren a partir de la lectura.

1.- Las circunstancias en las que fueron robadas -considero que no puede llamarse de otra manera-, los restos de El Cid, no fueron si no un capítulo más dentro de el saqueo que sufrio nuestro país durante la Guerra de la Independencia. Famoso es el caso en el que, tras la batalla de Vitoria, los franceses tuvieron que huir apresuradamente abandonando en el campo numerosísimas obras de arte que fueron recuperadas -en algunos casos- o regaladas -en otros- a esos nefastísimos aliados nuestros que fueron los británicos -que dejaron una terrible estela criminal en muchas de las ciudades que se suponía iban a liberar-. También se cuenta del expolio del tesoro de El Pilar de Zaragoza a manos de Junot, etc, etc..

El caso de todo esto debe verse con una perspectiva general: en toda guerra de invasión hay saqueos, botines y expolios; no importa quién lo haga: al final toda invasión provoca el abuso y el robo, y de su resultado están llenos los principales y más reconocidos museos del mundo.

2.- Lo de los restos de El Cid es algo que siempre puede plantear sus duda: ¿lo serán realmente, o se trata de una de las numerosísimas reliquias en las que cabe más la fe que la realidad?.Para mí que ante todo son un símbolo al que poco le puede afectar la realidad. Al fin y al cabo sabemos más del Cid literario o cinematográfico que del real...

3.- Independientemente de lo anterior, me parece que formando parte de nuestro patrimonio histórico y literario -pocos hay que sean capaces de superar al Cantar de Mio Cid-, es increíble lo aparentemente poco que se ha hecho por recuperarlo. ¿Para qué gastar dinero en recuperarlo cuando con ello se puede subvencionar los estériles trabajos de cuatro asnos de pesebre?.

Salud

junio 05, 2008 12:17 p. m.  
Anonymous fonsado said...

Parece que ha sido costumbre habitual del ejército francés. El Pateón Real de San Isidoro de León, fue usado como caballerizas por las tropas francesas, y las tumbas reales profanadas y empleadas como abrevaderos para los caballos.

junio 05, 2008 7:12 p. m.  
Blogger fonsado said...

El Panteón Real de San Isidoro de León fue usado como caballeriza por las tropas invasoras francesas, y sus tumbas profanadas y empleadas como abrevaderos para los caballos, desapareciendo los restos de reyes e infantes leoneses.
Parece que el ejército francés se especializó en ese tema.

junio 05, 2008 9:20 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Darilea - :-) Bueno, en esta ocasión él no tiene la culpa, su viaje se hizo sin su consentimiento.

Chela – No escucho la radio pero conozco a Concostrina porque leí un libro suyo.

Fusa – Te agradezco la visita porque se lo muy ocupada que estás. Un besín y felicidades para la nena.

José Sans – Feliz por tu regreso.
Esto de los huesos y reliquias sería un tema muy interesante sobre todo si se pudiera saber exactamente a quien pertenecen y así tejer su historia.

Mityu – Puede que en estos tiempos incluso haya gente que ni sabe sobre el Cid ni le interesa, pero a los que nos gusta la Historia todas estas cosas nos intrigan y nos hacen que investiguemos lo más posible aunque muchas veces no lleguemos a ningún sitio.

Trini – Como sabes me gusta leer y siempre acabas por enterarte de algo que puede ser interesante. Te soy sincera, cuando leí esta noticia no tenía ni idea de este lío de los huesos.

Isabel romana – Aunque aquí cargo un poco las tintas contra los invasores franceses, eso no quiere decir que olvide que todo pueblo invasor comete las mismas animaladas, al fin y al cabo el género humano se comporta siempre igual independientemente de dónde haya nacido.

Unjubilado - :-) Muy buenos esos métodos, yo diría que mejores que el de ADN, pero ¿qué pasaba cuando el supuesto padre no tenía dedicado a su persona ningún Cantar?.

Fonsado - :-) Puede que cultura no tuvieran mucha, pero ideas para solucionar sus necesidades, o mejor, las de sus caballos, si.

Hannah - :-) No hay duda de que si llegan a enterarse no podrían descansar a gusto. ¿Te imaginas a doña Jimena sabiendo que tiene un fémur a la vista de cualquiera?.

Lady Zurikat – Bueno, algunas personas con tal de llevarse algo sin tener que pagar por ello son capaces de cargar con cualquier cosa, incluidos unos huesos.

Azul - :-) Bueno, bonito, bonito no es, pero curioso, creo que si.

Charles de Batz – Gracias por tu extenso y completo comentario. Del punto 1 te diré que por supuesto esto de profanar tumbas y expoliar todo lo que se pueda no era comportamiento exclusivo de los franceses, todo pueblo invasor lo tenía como primera norma a seguir.
Con relación al punto 2, tienes razón, a pesar de ser un personaje tan popular se sabe más por novelas que por serios libros de Historia y en cuanto a huesos y reliquias es curioso que en realidad lo que vale es lo que significan y no si son auténticos o no.
Y del punto 3 qué te puedo decir. En este país no se da mucha importancia a cosas que la tienen y se tira el dinero en bobadas. Creo que el “Cantar de Mío Cid” debería de enseñarse a los estudiantes y no sólo a leerlo sin más, si no a entender todo lo que en él se puede aprender.

Fonsado – Veo tu comentario repetido, parece que hayas tenido problemas al comentar ¿es así?. Agradezco que lo hayas intentado de nuevo pues tu comentario es muy interesante y aporta nuevos datos sobre lo que ocurría en aquellos tiempos.

junio 06, 2008 9:07 a. m.  
Blogger Goathemala said...

Sabía el periplo casi de leyenda y escarnio que le tocó vivir al cerebro de Einstein una vez muerto. No lo del cráneo del Cid y eso que estuve hace poco en Burgos creyendo que allí reposaba entero.

Gracias por la noticia y la ironía d la escritura, siempre tan saludable. Estos periodistas con tal de vender o que les lean ponen cualquier encabezado.

Saludos.

junio 06, 2008 2:28 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Goathemala – Hay muchas tumbas de personajes famosos que fueron profanadas y sus restos esparcidos por todas partes, a mi me parece de un gusto horrible y de una gran falta de respeto, pero en fin, hay gente para todo.

junio 07, 2008 9:22 p. m.  
Blogger Tawaki said...

Con razón dicen que cabalgaba después de muerto.

Un abrazo.

junio 19, 2008 6:10 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

YO OPINO QUE LO DEBERÍAN DEJAR DESCANSAR CON SUS RESTOS, PERO ME DA RABIA QUE NO HAYAN SIDO DEVUELTOS A ESPAÑA Y QUE SE HAYAN ATREVIDO A SAQUEAR TUMBAS, ES UN HEROE ESPAÑOL A QUIEN HE ADMIRADO DESDE QUE TENIA 6 AÑOS.
SI PUDIERA VER ESOS RESTOS PODRIA MORIR EN ESE MOMENTO.

diciembre 29, 2009 4:45 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home