Mi foto
Nombre:

jueves, febrero 08, 2007

Huida hacia la muerte

El frío de la noche no era el único que hacía temblar a las más de 60.000 personas que en el puerto de Gotenhafen pugnaban por subir al Wilhelm Gustloff. Era el 30 de Enero de 1945 y los soviéticos, imparables en su avance, se estaban tomando la revancha y no tenían piedad de ningún alemán fuera niño, mujer, anciano o soldado. Los alemanes que no hacía mucho eran los vencedores, ahora eran los que sufrirían en sus carnes el odio y las brutalidades que lleva consigo la guerra. Sólo había una manera de escapar a una muerte segura y brutal, lograr subirse al trasatlántico y dirigirse a Dinamarca y para conseguirlo el puerto se convirtió en una lucha a base de empujones, gritos y golpes, todo era válido para lograr una plaza hacia la salvación.

El barco, que en otros tiempos se llenaba de felices trabajadores alemanes dispuestos a pasar unas vacaciones esta vez se llenaba de gente aterrorizada que sólo pensaba en huir y salvar así su vida. Tenía una capacidad limitada y aún así se subieron en el último momento mas personas de las permitidas ya que las autoridades que llevaban el control no se atrevieron a impedírselo porque sabía muy bien cual era el destino de los que se quedaran en tierra. Así y todo solamente pudo embarcarse la sexta parte de los que esperaban en el puerto, unas 10.500 personas.

Nevaba, soplaba un fuerte viento y la temperatura era de unos 10º bajo cero, y a pesar de que grandes bloques de hielo flotaban en el agua, creyeron que amparados en la noche y con estas pésimas condiciones atmosféricas pasaría desapercibidos para la flota soviética, así que abandonaron el puerto con la certeza de llegar a destino. En ese momento los viajeros empezaron a sentir como crecía su esperanza y apiñados procuraban darse calor unos a otros. Pero agazapado en las profundidades les esperaba un submarino, el S-13, cuyo comandante Alexander Marinesco, no dudó ni un momento en dar la orden de disparar al Gustloff cuatro torpedos, tres de los cuales impactaron en el barco, el primero le alcanzó bajo la línea de flotación, el segundo alcanzó la piscina de la cubierta E, lugar que se había habilitado para que viajaran las enfermeras y el tercero dio en la sala de máquinas destrozándola por completo.

El pánico se apoderó de los viajeros que desatendiendo las órdenes de mujeres y niños primero, se abalanzaron sobre los botes salvavidas. Este descontrol produjo muchas víctimas, el barco estaba escorado, el agua entraba a raudales y la gente enloquecida tropezando unos con otros lo que ocasionaba que muchos cayeran a las heladas aguas muriendo rápidamente. En cuestión de 50 minutos el barco se hundió llevándose con él a la mayor parte de los pasajeros.

Algunos barcos alemanes acudieron a la llamada de socorro que había sido enviada por el barco al producirse el primer impacto, entre ellos se encontraba el torpedero T-36 que fue el que mas pasajeros rescató y el Vorporstenboot que sólo pudo rescatar a un niño de 1 año, todos los barcos que se encontraban en las inmediaciones hicieron lo que pudieron aunque muchos de los náufragos recogidos murieron de frío. Entre los supervivientes había varias mujeres embarazadas, tres de las cuales dieron a luz aquella misma noche.

La labor de recoger a los náufragos no fue tarea fácil pues además de las malas condiciones atmosféricas reinantes ya citadas, los barcos sufrieron nuevos ataques submarinos, como le sucedió al T-36 que por esquivar un torpedo, algunos de sus pasajeros cayeron al agua y murieron. Al final los supervivientes, alrededor de 1.000 fueron acogidos a bordo del barco hospital danés Rey Olaf.

Esta tragedia que se convirtió en una huida hacia la muerte para más de 9.000 personas, de los cuales muchos eran niños, es el mayor desastre naval de la historia y sin embargo el silencio calló sobre ella ocultándola durante muchos años, ¿por qué?, quizás porque en ese momento en que ya se conocían los campos de exterminio alemán y que convertían a estos en los malos de la película, los aliados no querrían que se sintiera pena por ellos; quizás porque en esos momentos los rusos era amigos de los aliados occidentales y no estaba bien afearles aquel hecho; quizás porque los mismos rusos no se sentía precisamente orgullosos de haber torpedeado a un barco considerado hospital y que además de heridos transportaba civiles; quizás……….. ¡quién sabe!. Pero no hay secreto que cien años dure y este no fue una excepción, por mucho que los rusos intentaron dinamitar los restos del Gustloff para borrar lo que había pasado no lo lograron y aquí también hay un quizás, porque quizás los miles de muertos de aquella fatídica noche no lo permitieron para que un día por fin se conociera la tragedia producida por la insensatez del género humano que cree que sólo se arreglan las diferencia matando.

Hace unos días que leí una frase del escritor francés Paul Valery que a mi entender describe perfectamente la guerra. Dice así:

La guerra es una masacre entre gentes que no se conocen para provecho de gentes que si se conocen, pero que no se masacran.

44 Comments:

Anonymous Xa said...

Te dejo un saludo mañanero, a tu casa no puedo venir con prisas, hay que leerte con detenimiento, siempre nos enseñas temas muy interesantes.

Un hasta la noche y un abrazo.

febrero 08, 2007 1:21 p. m.  
Anonymous Adrià Urpí said...

La frase de Valery es para enmarcarla. La masacre del barco, también es comparable a la que sufrió el pueblo alemán bajo los bombardeos aliados...quizá sí que los nazis cometieron barbaridades, pero se lo hicieron pagar a demasiada gente.Curiosamente muchos de los auténticos criminales nazis vivieron un retiro dorado en Sudamérica y España.
Conviene recordar estas cosas.
Besos querida amiga.

febrero 08, 2007 4:00 p. m.  
Blogger TOROSALVAJE said...

Estuve leyendo hace poco unos libros de historia sobre la batalla de Stalingrado, y la caída de Berlín, de Anthoy Beevor.

El primero lo leí entero, el segundo ya no pude. Los tiré. Es tal el horror que describen que me superaron. No los quería ver más.

La frase es perfecta. Los hijos de los ricos no van a la guerra. Bush no fue a ninguna guerra, se escondió cuando le tocaba, sólo van los pobres a masacrar a otros pobres.

febrero 08, 2007 4:19 p. m.  
Blogger AZUL said...

Realmente maravilloso, te superas en contenido y belleza Leo...

Un abrazo!!

febrero 08, 2007 7:57 p. m.  
Anonymous Marian said...

Relegar un crimen de guerra tan terrible como este a la categoría de inexistente me parece igual de monstruoso que negar el holocausto . Expones con mucha objetividad las causas por las que no interesó airear este episodio de odio , no se trataba de una acción de guerra, sino de un “ejercicio de exterminio”, que como siempre en esta o en cualquier guerra, la gane quien la gane... la hemos perdido todos porque se ceba con los inocentes...desata lo peor, nos muestra los niveles de degradación que como especie nos delata.
La frase con la que concluyes redondea aún más tu artículo, yo añadiría que encubrir la vileza de no es patrimonio de los “malos”también es prerrogativa de los que ganan una guerra y luego escriben su historia, que ninguna guerra es justa porque, sin honores, sin medallas y sin memoria... siempre asesinamos, mutilamos y castramos la esperanza de los mismos... esos que hacemos desaparecer de la faz de la tierra y de la memoria.

Un besín, siempre es motivo de reflexión cada uno de tus artículos

febrero 08, 2007 8:41 p. m.  
Blogger ERÓTIKA said...

HOLA :)

febrero 08, 2007 11:41 p. m.  
Anonymous nina said...

No se lo que me ha pasado que no podia entrar.Lo he leido por encima mañana te contestaré, aunque no hay mucho que añadir pues tu lo dices casi todo y encima nos haces meditar llevándonos trabajo a la cama. Muchos besitos Nina

febrero 08, 2007 11:45 p. m.  
Anonymous Xa said...

Volví como prometí con más tiempo y no puedo evitar sentir escalofríos al suponer el terror de aquella pobre gente que huía en la esperanza de sobrivivir a la tragedia. Creo que la guerra es lo peor, el mayor de los espantos.
Al leer tu post me puse a pensar cuantas cosas desconocemos l@s ciudadan@s normales y corrientes de retazos de historia que nos llegan completamente desvirtuados en función de la parte que asuma quien lo cuenta.
Conozco mucho del holocausto, en una época de mi vida sentí necesidad de leer y conocer lo que había ocurrido, hoy tu post , me ha situado al otro lado para leer con horror que también hubo víctimas inocentes, como en todas las guerras...
Gracias amiga, aunque el tema de hoy es muy triste, he aprendido un poco más. Me encanta tu manera de contar las cosas, ya sabes dónde te situaba ;-) ( laboralmente).

Abrazos.

febrero 09, 2007 12:05 a. m.  
Blogger Carlos said...

Las guerras no resuelven nada, solo empeoran las cosas y generan odio. Cuantas cosas como esas no pasaron en esas guerras, de las cuales se hacen películas y documentales.

febrero 09, 2007 1:47 a. m.  
Blogger Peggy said...

Tristemente la guerra siempre tiene unos beneficiarios

febrero 09, 2007 2:00 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Xa – Vuelve cuando quieras, la puerta siempre está abierta, :-) bueno, si Blogger no se opone.

Adrià Urpí – Eso es lo que suele pasar, los responsables de las guerras y los peores criminales casi siempre salen impunes y el mundo sigue girando para repetir la historia otra vez.

Torosalvaje – Leer sobre las atrocidades que se cometen en tiempos de guerra sea cual sea esta o el país en donde se produzca, es algo desagradable al comprobar los límites de crueldad a los que puede llegar el ser humano.

Azul – Lo único que hago es sacar a la luz temas casi olvidados.

Marian – Si sólo fuera este el caso que se quiso ocultar podríamos decir que no era tan grave a pesar de la magnitud de la tragedia, pero hay tantas brutalidades ocultas que de conocerlas todas nos quedaríamos de piedra. En tiempos de guerra sale a flote lo peor de cada persona y eso se puede ver en las noticias que surgen de cada una de las guerras existentes en estos momentos.

Erótika – Hola.

Nina – Jaja, creo que es bueno hacer pensar a la gente y así lograr que nos demos cuenta de lo mal que dirigimos el mundo, ¿crees que lograremos hacerlo bien alguna vez?.

Xa – En toda guerra hay víctimas inocentes, en realidad la mayoría lo son y lo triste es que aún dándonos cuenta de ello no somos capaces de rectificar y seguimos queriendo arreglar las cosas a base de guerras que sólo traen dolor y destrucción.
El comportamiento de los alemanes en la Segunda Guerra Mundial es más que conocido, para eso fueron los perdedores, pero lo triste es que aunque se le de menos publicidad, el comportamiento de sus oponentes tampoco es digno de alabanzas.

Carlos – Las guerras no resuelven más que los asuntos particulares de personas desaprensivas pero lo suficientemente convincentes para hacer creer al resto de los mortales de que son necesarias e inevitables.

Peggy – Por supuesto, si no, no se harían.

febrero 09, 2007 8:44 a. m.  
Anonymous Ogigia said...

Gracias por contarlo así, fue tremendo...y gracias por Valery,ahhh, cuánto me gusta

febrero 09, 2007 9:46 a. m.  
Blogger Miguelon said...

Hola Leo, hacía tiempo que no podía entrar, desconocía esta historia. La guerra siempre está plagada de sinsentidos y muerte.
Un abarzo muy fuerte.

febrero 09, 2007 10:58 a. m.  
Anonymous hell said...

Gracias por pasarte por mi blog y enhorabuena por el tuyo, sin duda es una fuente de cosas interesantes.
Besos

febrero 09, 2007 5:11 p. m.  
Anonymous white said...

Los crímenes no se pueden ocultar, tarde o temprano salen a la luz pública para vergüenza de los asesinos. Muy buena la definición de guerra.
Un besito

febrero 09, 2007 5:48 p. m.  
Blogger Raúl said...

Una historia impactante que nos recuerda cosas que nunca podemos volver a repetir como especie...

(quedé enamorado de la hija del sol, con sólo leer tu blog... seguro fue una mujer extraordinaria... un poc infiel, sin duda...

Un bello escrito el que incluíste en ese post)

En este momento estoy leyendo algo sobre Dresden, que al parecer completa un poco el panorama del drama de la Alemania derrotada...

Saludos...

febrero 09, 2007 5:56 p. m.  
Blogger Noa- said...

Lapidaria la frase.

Un abrazo

febrero 09, 2007 7:28 p. m.  
Anonymous nina said...

El silenciado Titanic alemán
DURANTE 50 años Alemania ha pasado de puntillas sobre un episodio siniestro: el hundimiento del barco Wilhelm Gustloff por un submarino soviético en 1945. Más de 9.000 refugiados, entre mujeres, niños y ancianos, murieron en el Báltico. La última novela de Günter Grass ha reabierto las heridas".
Todo lo que se podía poner sobre el desgraciado caso del"Titanic Aleman" lo habeis dicho todos vosotros,no quiero ser repetitiva.

He añadido ese retazo de un periódico, porque me ha parecido interesante. Me da mucha pena que por ambición,odios intereses noa hagamos tanto daño. Besos Nina

febrero 09, 2007 10:56 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Desconocía este dramático hecho. Y deduzco que desconocemos tantas y tantas historias de agresiones gratuitas... y luego todos tratan de salvar su imagen, ocultar sus crueldades. Con esto, causan un segundo daño a las víctimas, condenándolas al olvido. Nadie se libra. Por eso todas las guerras, sin excepción, son atroces, porque no hay soldados buenos. Besos.

febrero 10, 2007 11:46 a. m.  
Blogger Azusa said...

Y en lugar de avanzar hacia la paz que parece sería el culmen de la evolución, el ser humano sigue con más conflictos, con más guerras, cada vez se buscan diferentes escusas que a la hora de la verdad, quizás guarden los mismos preceptos que la primera escusa que se usó en la primera batalla...
Parece que hasta que no acabemos con todo, no terminaremos con las guerras, y porque no habrá más remedio...

febrero 10, 2007 12:09 p. m.  
Blogger almena said...

Totalmente de acuerdo con Valery.

Un beso

febrero 10, 2007 3:21 p. m.  
Anonymous Gaviota said...

No conocía este hecho, muy bien redactado Leo, gracias por escribir cosas tan interesantes en tu espacio. La guerra es una de las cosas más estúpidas que ha creado la humanidad. Un abrazo.

febrero 11, 2007 2:30 a. m.  
Anonymous BATIOLA said...

Siempre que veo una foto como esa me vienen a la mente las fotos de otros trasatlánticos parecidos saliendo del puerto de Vigo con rumbo a "allende los mares", cargados de "paisaniños".

Siempre que veo o escucho algo referente a naufragios y accidentes marítimos se me pone la carne de gallina; me toca muy de cerca.

Ni siquiera voy a entrar en las sinrazones de las guerras, sólo aplaudir la acertada definición del tal Valery; la aprovecharé para hacer propaganda de tu blog.

Un cordial saludo.

PS.- Busca en el Google "Historia del niño sin mapa"; creo que te (os) gustará.

febrero 11, 2007 12:40 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Ogigia – No hay duda de que fue una tragedia de las grandes y que sería bueno no se repitiera jamás.

Miguelon – Tu lo dijiste, sinsentidos y muerte.

Hell – Procuro al menos que los temas sean variados.

White – Si, terminan por salir a la luz, la pena es que eso no evita que casos como este se repitan.

Raúl – Debido a la guerra, todo son dramas, el de la Alemania derrotada no es más que la consecuencia del daño que ellos inflingieron mientras fueron los vencedores.

Noa – Creo que esa frase, de momento, es la que me parece se ajusta más a lo que es la guerra en realidad.

Nina – Me parece que sobre este episodio no sólo fue Alemania la que pasó de puntillas, todos lo hicieron quizás porque en el fondo ninguno se sentía orgulloso de lo que pasó, la pena es que, me da a mi la impresión, esto no evitará que vuelva a suceder en cualquier momento.

Isabel romana – No creo que el problema se reduzca a soldados buenos ni malos, si no que está en que en tiempos de guerra suele salir a flote lo peor de cada persona y aunque se les suele achacar a los militares toda guerra que anda suelta, opino que en realidad los que lían la madeja son los políticos, ellos son los que las declaran y los únicos que si quisieran las evitarían.

Azusa – Tienes razón en que las excusas son muy variadas, pero en realidad las causas reales son siempre las mismas.

Almena – Y yo.

Gaviota – La guerra puede parecer estúpida y quizás lo sea, pero el género humano no es capaz de deshacerse de ella.

Batiola – Tú mejor que nadie puedes llegar a comprender del todo el drama de aquella noche y lo largos y angustiosos que pudieron ser aquellos 50 minutos.
Buscaré la historia que me indicas lo antes que pueda.

febrero 11, 2007 4:16 p. m.  
Anonymous mark66 said...

¡Hola, Leo! Yo también desconocía esta historia. En eso te pareces a mí, que buscamos relatar sobre historias o sucesos ya olvidados, ese incluso intencionadamente olvidado.
De todas formas, es imposible conocerlo todo, y con personas como tú uno puede redescubrir muchas cosas. El que no lee no sabe lo que se pierde, ¿verdad? Para mí no existe nada mejor.

Un enorme abrazo, guapetona, y cuídate mucho :o)

febrero 11, 2007 10:18 p. m.  
Blogger Edem said...

Yo si que lo conocia... no me acordaba del nombre del barco, porque, francamente, esos nombres alemanes, algunos son impronunciables, pero, si me acordaba del hecho.
No fue el unico, desgraciadamente. Y posiblemente, mientras haya guerras no será tampoco cosa del pasado.
Creo que los rusos se escudaban con "oye, es la guerra, y en ella pasan cosas malas". Eso es lo que dijo un oficial sovietico despues.
Vale, quizás tuviera esa excusa. Y tambien que, en esos momentos de la guerra, se estaba llamando por un lado a Berlin a todo lo que pudiera combatir, y por otro, algunos mandos alemanes, estaban llevando poblacion, y parte del ejercito aleman a zonas de ocupacion americanas.
Quizás, y espero que fuera asi, el comandante sovietico confundió al barco con un objetivo militar.
Nunca lo sabremos, no?.
Pero eso si, es curioso, pero en la segunda guerra mundial, murieron mas civiles que militares. Se hizo una estadistica, y tenias mas posibilidades de morir en las ciudades (Londres, Berlin...) que en el frente. Quitando la guerra civil, fue la primera guerra donde los objetivos civiles se "estandarizaron".
Triste, tambien...
Un saludo de Edem

febrero 12, 2007 12:02 a. m.  
Blogger ♦♦♦sol♦de♦soles♦♦♦ said...

La guerra es el más grande horror, la más grande verguenza de la humanidad...cuando el hombre ame y respete, se acabará.
Te saludo con enorme respeto, te conozco de tiempo atrás y hoy, no quise perderme el gusto de conocerte, perdona que lo haga ahora, en un momento de reposo, aunque me encuentro en el final de mi lucha, que es el centro de mi blog.
Un Abrazo y Felicidades a tu pensamiento y conceptos de vida.

febrero 12, 2007 8:58 a. m.  
Anonymous lamima said...

No conocía esta historia Leo, me ha impresionado. ¡Que horror!..que miserable es a veces la condición humana...
Buena esa conclusión: los que nos meten en guerras no suelen padecerlas.
Un abrazo

febrero 12, 2007 6:56 p. m.  
Blogger Meigo y Druida said...

La guerra.
Cuanta verdad tiene esa frase y poco queda que decir a tu reflexión. Tus quizás lleneos de verdad.
Sabe sque añadiria yo a la frase? ...no se masacran y se enriquecen.
Un beso.

febrero 12, 2007 7:58 p. m.  
Blogger Charles de Batz said...

La frase de Valery lo dice todo, y la explicación del por qué del silencio sobre aquél hecho que tu nos das, no hace sino confirmarla. Las víctimas de la guerra son seres sin rostro, con nombres que no conocemos, y cuyas vidas han pasado al olvido con sus muertes; no les conocemos a ellos, pero sí a los responsables de aquellas tragedias. Son los mismos a quienes, en ocasiones, la historia les ha reservado un lugar en el panteón de las glorias universales.

febrero 12, 2007 8:31 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

Según pasa el tiempo nos vamos enterando de la "hazañas" que unos y otros han perpetrado contra la humanidad en aras de "tu me has dado un golpe, yo te devuelvo 20" sin importar a quien ni como se les da.
Las guerras siempre traen desgracias en muchos casos no se conocen, en otros salen a la luz.
No conocía la historia.
Un abrazo

febrero 13, 2007 8:03 a. m.  
Blogger Seilgard said...

Indignante y triste historia como tantas que tengan como telón de fondo la guerra, y sin duda en una guerra nunca hay ganadores siendo la condición humana la gran perdedora.
Un cálido y entrañable abrazo para ti…gracias.

febrero 13, 2007 12:03 p. m.  
Blogger Cris said...

No conocía este episodio... de hecho referentes a las guerras guardo pocos en mi memoria, sólo me quedan las consecuencias, rara vez recuerdo las historias... y las consecuencias son siempre las mismas, lamentablemente.

Impresionante esa última frase, como todo el post.
Gracias, Leo.
Un abrazo.

febrero 13, 2007 3:52 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Mark66 – Claro que es imposible conocerlo todo y eso es bueno pues así siempre tenemos algo nuevo. Y como tú bien dices, el que no lee no sabe lo que se pierde.

Edem – Bueno, tengo entendido que el comandante sabía muy bien a quien disparaba, pero ya sabes, en la guerra todo vale y en este caso, primero zurraron los alemanes y luego les zurraron a ellos, las cosas son así, si tu me das si puedo yo te las devuelvo corregidas y aumentadas.

Sol de soles – Bienvenida a mi casa, me alegra que te hayas decidido a entrar y comentar, espero que sigas viniendo.

Lamima – Lo repito tantas veces que ya me estoy cayendo pesadita a mi misma, pero lo diré una vez más, el género humano no aprende nada, después de tantos siglos de guerras y guerras, seguimos como el primer día, o sea, a tortas.

Meigo y druida – Tienes toda la razón, además de no recibir los golpes, salen con el bolsillo lleno.

Charles de Batz – A mi lo que me da mucha pena es la cantidad de gente que muere para nada, muertes inútiles y además la destrucción que las guerras causan, años y años trabajando y construyendo y luego en unas horas todo se reduce a un montón de escombros y todo ¿para qué?.

Unjubilado – Una de las peores cosas de la guerra es la crueldad de unos contra otros, el que va de ganador no repara en medios para hacer sufrir al perdedor y a eso se le suele llamar “comportarse como animales” pero ¿realmente alguien vio a algún animal matar o dañar a un congénere sólo por placer?.

Seilgard – Incluso los ganadores pierden, el hambre, las privaciones y la destrucción los alcanzan a todos, ganadores y perdedores.

Cris – Tienes razón, las consecuencias son siempre las mismas y aún así, a la menor provocación, estamos dispuestos a saltar e iniciar otra guerra, aunque todos decimos que no las queremos pero el que las amaña siempre sabe que tecla tocar para que los de a pie salten.

febrero 13, 2007 8:44 p. m.  
Anonymous lentejo said...

siempre me han fascinado los submarinos... pero pfff. maldita sea, son maquinas que no "discriminan".

A veces deberiamos desaparecer de la tierra, los "humanos".

saludos!

febrero 13, 2007 11:19 p. m.  
Blogger Lebeche said...

Hola Leo:

Nos traes una nueva cara B de la historia.

Seguramente aquellos que encubrieron un hecho tan atroz enarbolarían sus mejores excusas camufladas en grandes palabros como libertad, salvación o democracia. Es lo que tiene el poder escribir la historia. Lo otro era genocidio y barbarie.

Un beso.

febrero 14, 2007 1:29 a. m.  
Blogger schatz67 said...

Hola Leo,

El hecho me es muy familiar.Por cuestiones académicas,familiares y de negocios he estado muy cercano a Alemania desde mi juventud.Y una de las primeras cosas que siempre me causó curiosidad fue la de saber porque un lugar que había visto nacer a Goethe,Schiller,Beethoven,Kant,Heine,Einstein,Planck entre otros tantos nombres famosos ha podido ser la cuna de tantos horrores y el lugar en donde se concentró tanto odio destrucción y muerte.

Debido a los viajes también conocí el otro lado de la moneda.Estuve por ejmplo en Xatyn, un pequeño pueblo bielorruso donde los alemanes en su huída encerraron a todos los pobladores en sus casas y le prendieron fuego a las viviendas con ellos adentro.El lugar fue convertido en un museo y la estatua en gran formato de un hombre cargando un niño desfalleciente es una imagen impactante que precede a una enorme tristeza instalada en el lugar.

La venganza de los rusos fue brutal y desmesurada.Cuando los rusos estaban por llegar a un lugar primero aparecía un oficial del ejército en un brioso caballo que instaba a los oficiales a rendirse y a la gente a abandonar la ciudad en menos de una hora.Algunas veces no le hacían caso y quienes se quedaban soportaban la destrucción y barbarie de los batallones de cosacos que eran los encargados de "limpiar" el área.

Algun día la historia le dará al comunismo el verdadero lugar que merece en el ranking de la ignominia:la ideología más criminal en la historia de la humanidad.

Me encantaría ver un post tuyo sobre alguna historia de la época de Franco.Si me permites el comentario creo que en España se metió durante mucho tiempo la tierrita debajo de la alfombra y eso ha sido muy pernicioso para un par de generaciones.Creo que eso esta cambiando y es bueno que todo se sepa.

Obviamente,para que no se vuelva a repetir.

Un abrazo

Schatz

febrero 14, 2007 1:45 p. m.  
Blogger Darilea said...

La guerra.
Palabra que eliminaría del vocabulario con la esperanza de que al no existir se radicara.
Besitos.

febrero 14, 2007 3:43 p. m.  
Anonymous Trini said...

Una historia impactante de la que no tenía conocimiento. La verdad es que en ninguna guerra se gana nada, pero los que más pierden son los inocentes, la gente civil, los niños.
Cuantas cosas desconocemos, cuantas se habrán ocultado para cubrir verguenzas y atrocidades...

Un abrazo muy fuerte Leo

febrero 14, 2007 7:50 p. m.  
Blogger Ofelia Lopez Pez said...

La frase de Valery es un cierre soberbio...pero me resulta mucho mas fria que tu post...¡

Te coloca frente a frente con el escaso respeto que tenemos por el dolor ajeno....

Un beso,
Ofelia

febrero 14, 2007 9:53 p. m.  
Anonymous diego said...

Yo como siempre, me voy más ilustrado de lo que leí. Y la frase del cierre es excelente, resume a la perfección la guerra. Por cierto, algún día leí el libro de El arte de la guerra, y es muy bueno. Vale la pena.
Saludos!

febrero 15, 2007 7:41 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Lentejo – Bienvenido a mi casa.
No creas, al paso que vamos posiblemente desapareceremos.

Lebeche – Es cierto que el que escribe la historia cuenta lo que quiere por eso es tan importante leer muchas versiones de la misma para poder llegar lo más posible a la verdad.

Schatz67 – En toda guerra se cometen atrocidades por ambos bandos, ninguno se libra a la hora de demostrar lo brutos y desalmados que se puede llegar a ser, eso es lo mas triste de los conflictos y créeme no es cuestión de ideologías, se puede ser de derechas, de izquierdas, del centro y de donde quieras porque la pertenencia a un partido no conlleva la maldad, ésta está en las personas, sobre todo en tiempos de guerra en los que se suele aplicar eso de: “A río revuelto, ganancia de pescadores”, muchas de las muertes que no se produjeron en el frente, tuvieron que ver con venganzas y odios personales.
No creo que llegues a ver un artículo mío sobre la época de Franco, ni sobre religión, ni sobre política actual, no porque no tenga mi opinión y las ideas muy claras, si no porque son temas muy polémicos que si se tratan deben de hacerse en directo, para que exista capacidad rápida de respuesta, porque no siempre el que escribe se expresa bien ni los que leen entienden lo escrito y esto produce conflictos y malos entendidos que no conducen a nada.
Además a mi me gusta tratar la Historia con una mente amplia y abierta sin posicionarme de entrada ni con unos ni con otros, porque pienso que sólo así se puede ver con claridad y sacar con ello enseñanzas y no odios que se arrastren durante siglos.

Darilea – Me pega que si se eliminara la palabra no tardaría en surgir otra que significase lo mismo.

Trini – Es curioso que todos pensamos lo mismo, pero curiosamente las guerras no dejan de producirse y te asombrarías si cogieras un mapa del mundo y señalases los países que “disfrutan” de una en estos momentos.

Ofelia López Pez – Bienvenida a mi casa.
Desgraciadamente hay muy poco respeto por el dolor y sufrimiento ajeno.

Diego - ¿Te refieres al libro titulado “Historia del arte de la guerra” del Mariscal Montgomery?, si es este, lo tengo yo y es muy interesante.

febrero 15, 2007 10:15 p. m.  
Blogger TICTAC said...

Que interesante! Pues habia oido algo de la historia pero sin la oportunidad de detalles que me ofrecistes tu...cada vez que se habla de guerras, a parte de pensar como todos en general sobre lo inutil y lo injustas que son...pienso en como todas esas victimas de atrocidades en ambos lados terminan siendo numeros de una sintesis estadistica, y no como millones de individualidades, cada una con sus propias familias,proyectos futuros e ilusiones que son acabadas con un balazo.

Yo creo que por cuanto doloroso sea nunca hay que dejar de sensibilizar ni olvidar para que no sigan ni se repitan barbaries como estas.

Un abrazo Leodegundia!!

febrero 16, 2007 9:17 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Tic tac - Tienes razón, sólo se suele hablar de cifras pero perdemos de vista las historias de cada una de esas personas que al final pasan al olvido como si nunca hubieran existido.

febrero 16, 2007 9:02 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home