Mi foto
Nombre:

viernes, octubre 13, 2006

Parece mentira

Si, parece mentira que viviendo en el siglo XXI algunas supersticiones siguen tan vivas como hace cientos de años. Algunas personas creen en ellas ciegamente y otras, aun sin creer, procuran tomar precauciones para “por si acaso”.

Entre las supersticiones las hay conocidas por todos como las referentes a las escaleras, a los gatos negros, los espejos, la sal o el número 13 y otras no tanto, o al menos para mí, como las que protagonizan los murciélagos, la cama, los tornillos o las lámparas.

Lo bueno de las supersticiones es que casi todas, así como tienen consecuencias nefastas, también tienen una fórmula para contrarrestarlas, repasemos algunas de ellas. Se dice que pasar por debajo de una escalera da mala suerte y además quita la posibilidad de casarse durante ese año (bueno, eso no se si será en realidad una mala suerte), pues bien, si despistados como vamos por la calle cometimos ese error y al no ver la escalera del que está reparando algo en una fachada, pasamos bajo ella, tiene la posibilidad de quitarse la mala suerte haciendo el signo de la figa o puñesín como decimos en Asturias (cerrar el puño metiendo el dedo pulgar – más conocido como gordo – entre el índice y el medio o corazón), o si uno no tiene ganas de enredar los dedos también puede escupir tres veces a través de los escalones cuidando no darle al operario que está en la escalera o escupir una vez por encima del hombro derecho o bien escupir en el zapato y seguir caminando sin volver la cabeza hasta que la saliva esté seca, claro que esto último puede ser peligroso pues si vamos pendientes del secado de la misma nos podemos dar un encontronazo con la farola más próxima.

De los murciélagos se dice que tienen un carácter protector y benéfico y que si se ve uno de día trae buena suerte pero si se le molesta y sale volando, se lo toma a mal y lo que trae es mala suerte. Sin embargo si un murciélago entra en una casa indica desgracia en la familia, pero existía una costumbre campesina que el murciélago que hubiera entrado en la casa se clavaba detrás de la puerta de entrada como amuleto de buena suerte, cosa que a mi entender además de ser una crueldad es una marranada.

Lo de tocar madera de sobra es sabido que se hace cuando se desea que suceda algo bueno, muchos habréis oído decir “toca madera”, pero no vale toda, no, la madera no debe de tener patas, por lo que no vale una mesa, una silla o un taburete, por poner un ejemplo. Cuando no se tiene nada de madera cerca tampoco vale tocarse la cabeza, por eso del serrín con el que algunos la tenemos rellena, por experiencia propia se que no da resultado.

Y pasamos ahora al número trece, este si que es a mi entender el peor considerado de todos y si además de trece es martes entonces a ponerse todo el mundo a cubierto. Hay varios refranes para el trece y martes, el que yo recuerdo dice: “En trece y martes, ni te cases ni te embarques, ni de tu casa te apartes”. No se de donde procede ese odio al número trece, pero hay lugares en los que ese número no se pone a ninguna casa, algunas líneas aéreas se lo saltan al numerar los asientos, lo mismo que en algunos hoteles con las habitaciones y hay personas que llegan al extremo de que si tienen que decir ese número, por no nombrarlo dicen “doce más uno”. No conozco más remedio contra esta superstición que a ser posible no usar ese número para nada.

Y algo tan útil en mi tierra como el paraguas, también tiene su lado negativo. Nunca debe de abrirse un paraguas en sitio cerrado y menos dentro de la casa o incluso en el porche porque se desencadenará el mal llegando incluso a la muerte. Sucede también que el que abre un paraguas en día de sol invoca a la lluvia (si esto fuera verdad y dada la sequía en nuestro país el gobierno debería decretar por ley que durante unos días señalados todos los ciudadanos saliéramos a la calle bajo el sol abrasador con el paraguas abierto, pero me temo que no funciona). Y ojo con que se nos caiga el paraguas al suelo, porque eso nos traería una decepción amorosa segura y tiene mal arreglo porque debe de ser otra persona la que nos lo recoja y últimamente los gestos “caballerescos” no abundan.

Pasemos ahora a las tijeras, con estas si que hay que tener cuidado, por ejemplo: si al posar las tijeras apuntan a una persona puede suceder que si es soltera así se quedará para el resto de sus días y si es casada su marido le será infiel, ¿será que se dejan muchas tijeras por ahí apuntando a diestro y siniestro?, lo digo porque al parecer últimamente hay muchos “infieles”. Sigamos, pues no digamos nada si las susodichas tijeras caen al suelo y con su punta señalan a una persona pues le cae una desgracia fijo. Y otra cosa y esto vale tanto para las tijeras como para cualquier objeto punzante (cuchillo, tenedor, alfiler…) nunca se deben de regalar a un amigo porque al poco tiempo se perderá esa amistad, pero si el amigo a cambio entrega una moneda, aunque sea la de menor valor el maleficio quedará roto o bien si se le pincha un poquitín con el objeto a regalar, aunque me temo que para esto no habrá muchos voluntarios, creo que preferirán quedarse sin el regalo.
En cuanto a los alfileres, se dice que si se ponen en los zapatos y se pisan al andar se olvidan los amores desgraciados, claro que esto no me extraña, de lo que te acordarás será de la mala hora en que se te ocurrió hacer esa tontería cuando los alfileres te pinchen los pies.

Hay muchas otras supersticiones como la posición de la cama para disfrutar de salud y larga vida, su cabecera tiene que estar orientada hacia el norte o hacia el este y nunca poner los pies en dirección a la puerta; o la escoba que puesta invertida detrás de la puerta no sólo ahuyenta a las brujas si no también a las visitas pelmazas, pero que ninguna soltera se pase la escoba sobre los pies descalzos que corre el peligro de no casarse nunca; o las lámparas, que si hay tres encendidas sobre la misma mesa es señal de muerte; o la mesa, de la que se dice que si ya tiene puesto el mantel nunca se debe dejar sobre ella dinero pues la comida sentaría fatal a los comensales. También se dice que dos personas al mismo tiempo no deben de recoger los platos y vasos de la mesa pues de hacerlo una de ellas moriría ese año y que trece personas alrededor de una mesa invitan a la muerte y sin embargo nueve traen calma.

Y las puertas, los zapatos, los espejos, la sal y muchos animales como cuervos, zorros, cornejas, grajos cisnes, gallos golondrinas, avispas, salamandras, polillas ………. también tienen su importancia, e incluso los colores hay que tenerlos en cuenta pues su lenguaje puede encerrar superstición.

Y yo me pregunto, si tenemos que tener en cuenta todas estas cosas y me quedé corta contando, ¿nos quedaría tiempo para hacer algo en la vida aparte de analizar todos los días lo que nos rodea?. No se si las supersticiones funcionan o no, pero para por si aca….. cuidadín cuidadín.

Eso si, que quede claro que los gatos ni negros ni de ningún otro color traen mala suerte, son unos animalinos maravillosos.

54 Comments:

Blogger Carmen said...

Pues yo creo que no soy supersticiosa, pero si en las cusalidades, que no casualidades. Al mismo tiempo que entraba en tu blog (lo prometo) sin saber lo que habias escrito, recio una llamada de un amigo que me dice, "solo para tu uso: Hoy es viernes 13" y yo le contesto " y que puede pasar?..... la conversacion acabo enseguida pero.... lei tu post y... bueno me informé.
Gracias y un saludo

octubre 13, 2006 10:29 a. m.  
Anonymous marian said...

Es cierto, parece mentira pero las supersticiones pese a parecernos irracionales,reflejan que el ser humano aún continúa atribuyendo a nuestros mecanismos de fe la facultad de intervenir en nuestras acciones, de conseguir tener la suerte de nuestro lado o evitar que esta nos abandone.
Frente a esas supersticiones populares,que atribuimos a la ignorancia o a la sugestión colectiva,convivimos con otras mucho más sofisticadas y nocivas: proliferan los videntes,curanderos,ventas milagrosas por internet de superamuletos, las leyendas urbanas y todas esas prácticas que se lucran de nuestra necesidad de aferrarnos a algo que nos proporcione seguridad.Estamos más condicionados de lo que parece.


Un besín

octubre 13, 2006 11:11 a. m.  
Blogger TOROSALVAJE said...

No soy supersticioso, pero nada, quizás soy un inconsciente pues he visto gente en teoría muy preparada tener en cuenta algunas de las supersticiones que tan bien has relatado.

De hecho, además alardeo de pasar por debajo de una escalera, o cosas parecidas, o sea que lo busco, eso tampoco es muy inteligente lo sé, pero es que si lo analizas con frialdad da risa, por no llorar.

Besos.

octubre 13, 2006 11:30 a. m.  
Anonymous Niebla said...

Jajaja, eres la peraaaaaaa, precisamente hoy viernes y treceeeee.....haberlas haylas, yo porsiaca, ya me entiendes ;-)

Me he reído mucho con tu post no sé dónde vas a buscar las historias que nos cuentas.

Abracicossss, volveré con más detenimiento.

octubre 13, 2006 12:21 p. m.  
Anonymous darilea said...

Ayss Leo yo me confieso :-((
Soy supersticiosa, sip no paso jamás por debajo de una escalera, si veo un gatito negro, (y los gatos me encantan) intento pasarme a la otra cera para no cruzarme en su camino.:-(
Me molesta muchisimo unas tijeras abiertas, lo del martes y trece eso me da igual, por que el 13 creo que me da suerte jeje, y las escobas tampoco me ocasionan ninguna molestia.
Te voy a contar una superstición, que creo que solo la tengo yo jaja
no puedo ver tirado, ni tirar un calendario del año corriente, me da la sensación al verlo que puede ser un año perdido así que siempre termino recogiendolo y guardandolo jaaj
Yo y mis manías jaja
Un besito guapa, me encanta siempre tu blog.

octubre 13, 2006 1:42 p. m.  
Blogger Azusa said...

Y las nuevas supersticiones ya son aún más de risa... El otro día en una cola de una tienda oí a una chica que decía: tengo que comprarme algo con estampado de leopardo porque además de estar de moda, da buena suerte... No pude evitar soltar una risilla...

octubre 13, 2006 1:46 p. m.  
Blogger vitore said...

Una vez escuché a un humorista que decía que él no era supersticioso porque daba mala suerte... Como Santiago Carrillo que dice que es ateo gracias a Dios... Así somos los humanos de graciosos...

P.D. Por cierto; tengo un gato negro muy guapo que se llama Travis

octubre 13, 2006 1:47 p. m.  
Anonymous yahoraquebonita said...

Te quedo muy bien el colage en el cuadro d van gogh :P

Te fijaste q casi todas las supersticiones son para quedarse solterona ,creo q me las voy a anotar, q no tengo ganas d casarme

Un besazo guapa

octubre 13, 2006 2:45 p. m.  
Blogger Anazia said...

Me encantan los gatos negros ^^

octubre 13, 2006 3:52 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Bueno, leo, me he quedado impresionada por la cantidad de supersticiones que no conocía, lo cual seguramente explica mi mala suerte en algunos asuntos... Me alivia de ello tu sentido del humor, siempre delicioso.
Ya estoy de regreso de las vacaciones y he retomado el blog con los amores de Cupido y Psique, de modo que el otoño se presenta húmedo de lágrimas y tórrido. Muchos besos y hasta pronto.

octubre 13, 2006 10:54 p. m.  
Anonymous julio said...

A partir de ahora, me fijaré en los zapatos de la gente para ver si son supersticiosos , jajaja.
Un abrazo

octubre 13, 2006 11:13 p. m.  
Anonymous caboblanco said...

Vaya, no sabía que fuera inexcusable que la madera no tuviese patas. En cuanto a los gatos, no siento pero yo soy más de "perros". No soporto ni su caracter independiente ni esa mirada de estar perdonándote la vida que tienen... :-) Un abrazo

octubre 14, 2006 1:25 a. m.  
Blogger Bohemia said...

Creo que ser supersticioso da mala suerte...

Francamente, ser supersticiosa me da pereza...

13 besos

octubre 14, 2006 2:56 a. m.  
Blogger MentesSueltas said...

Existe la suerte, existe la mala suerte y la buena... muy dificil de explicar.
Un abrazo
MentesSuelas

octubre 14, 2006 11:01 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Carmen – :-)) Espero que el viernes trece haya pasado por tu vida sin darte ningún problema. Por supuesto que las casualidades existen, pero no creo que sean ni buenas ni malas, sólo curiosas.

Marian – Es curioso como en muchas televisiones, sobre todo regionales, hay cantidad de “adivinadoras del futuro”. En cuanto a las supersticiones, quizás son una manera de querer explicar cosas que no se entienden.

Torosalvaje – No creas que son pocas las personas que creen en la adivinación y en las supersticiones o en el mal de ojo y supongo que como las cosas que no se pueden demostrar es cuestión simplemente de creer o no creer, por eso aunque otra gente no crea, para por si acaso toma precauciones.

Niebla - :-)) Que te conste que lo puse el viernes como hago todas las semanas últimamente y no me di cuenta de que era día 13 hasta que tuve que poner la fecha al editar el post.

Darilea – Curioso lo que cuentas del calendario, la verdad es que nunca lo había oído. Lo de cruzarse con un gato negro no creo que sea cierto porque en mi calle hay una finca que tiene un montón de gatos casi todos negros que a veces salen a la acera y te cruzas con ellos y yo no recuerdo que me haya pasado nada especial :-)) y no creas que lo digo porque me gustan los gatos. Otra cosa que al menos en mi no hizo efecto es que, no se si lo puse en el post, nunca dos personas deben de retirar los platos y vasos de una mesa después de comer, al mismo tiempo, porque una de ellas muere en el año y tanto mi hermana como yo, que lo hacemos con frecuencia, estamos vivas ambas.

Azusa – Jaja, seguro que era una disculpa para comprarse otro trapito más.

Vitore - :-)) Si, la verdad, los humanos somos muy graciosos y acomodamos las cosas a nuestro aire, es curioso la cantidad de gente que invoca a Dios a pesar de no creer en él.
Ya fui a visitar a Travis, se parece mucho a Xana, pero esta no se pone al lado del radiador, se mete debajo de una toquilla y se pasa horas durmiendo.

Yahoraquebonita – Jaja, si se entera Van Gogh puede que me corte una oreja a mi también.
:-))) Pues mira, si te quedas soltera por alguna de estas supersticiones podrías publicarlo para avanzar un poco más en el estudio de las mismas.

Anazia - :-)) Y a mi los de cualquier color.

Isabel Romana – Pues hay muchísimas más, pero como ya sabes, un post no debe de ser demasiado largo, así que el resto quedarán para otra vez.
En cuanto pueda iré a leer los amores de Cupido y Psique. Espero que te lo hayas pasado muy bien en Roma.

Julio – Jajaja, pero ten cuidado que por mirar los zapatos de los demás el que choque con la farola no seas tú.

Caboblanco - :-)) Yo tampoco sabía lo de las patas, pero lo del serrín te puedo asegurar que no vale.
Creo que tendrás que dar un cursillo sobre miradas gatunas, sus ojos expresan muchas cosas, igual que los de los demás y si, son independientes, pero sólo a ratos en otros momentos son cariñosos y buscan la compañía de sus dueños, pero hay algo que hay que tener en cuenta, por la actitud que muestren las personas que se les acercan ellos deciden a quien quieren y a quien no, jaja, bueno, algo así como les sucede a las personas.

Bohemia – Bueno, supongo que cada uno lo ve según su carácter, yo creo que no puedo ser supersticiosa porque no tengo tiempo parándome a analizar tantas cosas, siempre ando escasa de tiempo para realizar todas mis obligaciones y mis devociones, como suele decirse necesitaría un día de 48 horas.

Mentesueltas – Bienvenida a mi casa.
Por supuesto que existe la buena suerte y la mala suerte ya que hay palabras que las definen, pero como tú bien dices los sucesos de mala o buena suerte son difíciles de explicar, intentar hacerlo da como resultado muchos ¿por qués?. De todas formas en este post no se está ni a favor ni en contra, sencillamente se expone el tema de las supersticiones, eso si, quizás con un toque de humor.

octubre 14, 2006 1:14 p. m.  
Anonymous mark66 said...

Uf, si tuviera que hacer caso de todas esas cosas, mi mala suerte sería inmensa. Pero fíjate, no creo en todo esto, aunque sí en la buena suerte. Lo del número trece es curioso, porque el médico de mi centro de salud donde trabajo, y que le tocaba ese número en la consulta, se lo saltó y le puso el catorce, jajajaja.
Y lo de los gatos negros es muy famoso, aunque tú te has apresurado a decir que de eso nada.

El caso es que imagino que te habrás asesorado muy bien de todas estas supersticiones, porque algunas yo me las sabía solo a medias, y contigo he aprendido como son en realidad, o quizá se traten de variantes según las poblaciones, no sé. Fíjate que el refrán ese de martes y trece, yo lo decía mal, es decir, incompleto. Te ha faltado decir que, en Inglaterra, como todo es al revés, allí es viernes y trece, y no martes... ¿Dónde fue primero?
Besotes, y feliz fin de semana, guapetona!

octubre 14, 2006 2:39 p. m.  
Blogger Peggy said...

realmente estas supersticiones no son mas que arquetipos para actuar y en alguna medida tiene su fundamento racional , lo de dormir con la cabeza de la cama al norte es para armonizar con la corriente magnetica de la tierra .......el saber intuitivo a veces sorprende por su sentido practico .....kiss:)

octubre 14, 2006 3:14 p. m.  
Blogger Ogigia said...

Sí, yo creo que hay azares, casualidades...pero, ¡¡¡ quién sabe si no hay una familia de duendes que tiene "azares" por apellido!!!!

octubre 14, 2006 4:55 p. m.  
Blogger AZUL said...

A mi me gusta creer en ciertas cosas, magia...ilusiones..supersticiosa? lo justo...si es que hay medidas para algo en la vida.

Un abrazo bien fuerte Leo!!! :D

octubre 14, 2006 5:42 p. m.  
Anonymous Trini said...

Pues yo supersticiosa no demasiado, pero si que lo soy, quizá más por costumbre que por creencias. Mi abuela materna lo era y mucho y leyéndote me he acordado de ella ya que todas las que has mencionado ellas las repetia y se cuidaba bien. También tenía una y es que cuando cerca de la casa de un enfermo aparece una mariposa grande y oscura, este muere sino esa misma noche si en unos días.
Pienso que cada pueblo tiene las suyas propias y que incluso las contradicen con otros pueblos.

Para que te rías, yo voy al fútbol los domingos con unas amigas y si vemos un pelirrojo o un escayolado seguro que ese día ganamos. Cuando la cosa pinta fea más que el juego miramos la grada en busca de algún brazo enyesado o un pecoso pelirrojo jajajajjaa.

Besos muchos

octubre 14, 2006 6:05 p. m.  
Blogger sebote said...

Qué buen post! Es verdad tanta superstición en estos tiempos es una cosa de locos. Por mi parte desconfio de todos los "cuidate", y por las dudas paso debajo de las escaleras, corro a la par de gatos negros, etc; Y si fuera por los espejos que he roto, estaría maldito de por vida je je je.
Abrazos de calesita!!

octubre 14, 2006 10:31 p. m.  
Blogger Noa- said...

No soy supersticiosa, pero reconozco que tu pots es curioso.
Había oído hablar de algunas supersticiones, pero no de sus antídotos.

Saludos

Pd) Y a mi que siempre me han atraído los gatos negros?

octubre 14, 2006 11:29 p. m.  
Anonymous ladina said...

Me encanta el tema de hoy, no soy supersticiosa, pero por si acaso... no me cuesta nada bajarme de la acera cuando veo una escalera en el camino (si voy con mi madre, paso por debajo para cabrearla, jajajaaa). Pero lo que más me ha gustado es ver el post lleno de gifs, jajajaa, no te recuerdan a algún blog ??, por cierto, no vayas, sigue lleno de telarañas.
Un beso y me alegro de saludarte, guapetona.

octubre 15, 2006 1:47 a. m.  
Anonymous unjubilado said...

He aprendido muchas supersticiones que no conocía, he visto un gato negro y me he cambiado de acera, allí me he encontrado un billete de 50 Euros, pero al seguir andando he pasado por debajo de una escalera y al tratar de esquivarla, se ha resbalado estaba apoyada en una mancha de aceite, el operario que iba a subirse a ella me lo ha agradecido, me he ido a casa y pensando en todo ello he querido tocar madera y me he quedado con el asiento y el respaldo de la silla en las manos, estaba desencolada y si alguien se hubiera sentado, el batacazo hubiera sido para mandarlo a vídeos de primera.
Supersticiones? No. 12 + 1 besitos, por si acaso.

octubre 15, 2006 7:00 a. m.  
Anonymous Tucuñi said...

Aquí estoy de nuevo.
Hace mucho tiempo estuve alojada durante un año entero en una casa terriblemente sucia (no había otra opción de hospedaje). Una semana mi madre me acompañó en mi penuria y muy hacendosa se puso a barrer una tarde, al llegar a la puerta la dueña de la casa se puso muy alterada y le quitó la escoba; la barredura se quedó en un montón hasta el día siguiente por la mañana. Nos explicó que daba muy mala suerte a la familia limpiar por las tardes y echarlo fuera.
¡Al fín me expliqué el por qué de tanta suciedad!, las mañanas las tenían muy ocupadas en el campo, lo que no supo nunca la dueña era que en el único rincón limpio de la casa (mi habitación)no se respetaba su superstición y la barredura salía directamente por la ventana.
Muchos besinos.

octubre 15, 2006 12:06 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Mark66 – Yo creo que cada superstición tiene algunas variantes dependiendo de la zona, puede que el refrán del martes y trece lo digas bien y que el que yo puse sólo sea la forma de decirlo por estas tierras.
Efectivamente no comenté que en Inglaterra es el viernes trece en lugar del martes, pero es que tuve que prescindir de mucha información para que el artículo no fuera demasiado largo.

Peggy – :-)) Puede que eso de armonizar con la corriente magnética de la tierra sea bueno, pero tal y como son las casas hoy en día me temo que muy pocos se puedan permitir orientar la cama hacia algún lado mas que el que les permita el poco espacio.

Ogigia – Jaja, quizás hay mas duendecillos sueltos de los que creemos.

Azul – Supongo que todos creemos en algo sobre todo si pensamos que nos va a deparar buena suerte, lo que sucede es que esa ilusión suele durar más bien poco.

Trini – Omití muchas supersticiones en las que se anunciaba la muerte por miedo a que alguno de mis lectores creyera en serio en estas cosas y no hay por que asustar a nadie.
Me hizo mucha gracia lo que cuentas del pelirrojo o el escayolado, jaja, espero que hoy encuentres unos cuantos y ganéis.

Sebote – Bienvenido a mi casa.
Jaja, vale que no te cuides demasiado, pero tampoco es cosa de arriesgarse demasiado y sobre todo, al correr a la par de gatos negros, por favor no los pises.
Por cierto, si tu eres sebote, ¿quién es Calesita?.

Noa – Bueno, lo de los antídotos es que creo que no se puede dejar a la gente sin un remedio para sus temores y por eso el que “creó” por decirlo de alguna manera, las supersticiones al mismo tiempo dejó una puerta de salida para contrarrestarlas.
Y a mi los de cualquier color.

Ladina - ¡Que sorpresota tan grande ladinilla!, veo que sigues siendo tan traviesa como siempre. Pues claro que me acuerdo, precisamente cuando puse estos me acordé del tuyo pues era el que siempre los tenía mejores y más variados, me pregunté muchas veces de dónde demonios los sacabas, a mi me costó un montón encontrar los que puse.
Si quitas las telarañas de tu blog, avísame.

Unjubilado – Jaja, por lo que se ve, eres un ser especial y no necesitas antídoto ninguno pues las supersticiones sólo te traen cosas buenas, seguro que si inviertes los 50 eurucos te haces millonario en nada de tiempo.
Doce + una gracias por igual número de besitos.

Tucuñi - ¡Hija mía!, pareces los Ojos del Guadinana, no siempre se te ve por aquí, así que hoy va ser cosa de celebrarlo.
Jajaja, si se entera la viejina que barrías a escondidas viene desde allá lejos y te caen todas las maldiciones del mundo y algún escobazo. Cuando escribas tus memorias creo que empezarás con algo así como:”En un lugar de Asturias, de cuyo nombre no quiero acordarme…”, como para recordar ¿eh?.

octubre 15, 2006 4:41 p. m.  
Anonymous nina said...

muy sabia señora mía, yo tengo la costumbrede echar en el bolsos cuando salgo deviaje sal para alejar los malos espíritus,una prenda de un familiar o amigo difunto, un camisón por ejemplo,para llegar a buen puerto, un ramillete de paregil para las inclemencias del tiempo, una espina de cactos para el mal de ojo y una espiga de trigo para la fertilidad(78años) puedo tener esperanza?. Mi pregunta es esta ¿usted cree que debo llevar más cosas en el bolso?
De las otras recomendaciones las practico casi todas.
Al que le han echado mal de ojo es al cuadro, si alguien que yo me se levantara la cabeza...
UNos cuantos besinos Nina

octubre 15, 2006 8:56 p. m.  
Blogger almena said...

¡Menuda colección! son curiosísimas y muchas me eran desconocidas.
mmm yo creo que no soy supersticiosa pero... en alguna ocasión me he sorprendido evitando algunas de las cosas que citas
:)

un beso!

octubre 15, 2006 11:16 p. m.  
Blogger Meigo y Druida said...

Precioso y preciso, Yo no soy supersticio, y vivo en el pais de las meigas.Te cuento una casualidad:
Mi padre, que tenia una profesionliberal, era muy supersiticiosos con decirte que el 13 y martes no trabajaba,n salia de casa, y casi ni de su habitación, era increible, pues, el pobre, murio un trece y martes.
Asi sonlas cosas.
Un beso enorme y trce rosas rojas.

octubre 16, 2006 9:46 p. m.  
Blogger TICTAC said...

jajajaja!! Me he reido mucho con tu relato...!! Tienes un gran sentido del humor...
En realidad no soy supersticiosa, pero tampoco me he puesto mucho a la prueba...menos se' mejor es... ;-)
creo que mas me impresionan ciertas coincidencias sospechosas...

Una muy divertida es la creencia que tienen en casa de una amiga venezolana para cada 31 de diciembre, al tocar las doce corren alrededor de la casa, cada uno sosteniendo su maleta para asegurarse viajes durante todo el año que viene...jajajaja!! y como son diez en esa familia es chistosisimo verlos, en una de esas la abuelita me puso una maleta en la mano y me encontre' yo tambien en lo mismo...
yo me rio pero ellos se lo toman muy en serio...
Bueno, como dices tu hay muchas creencias, supersticiones ademas cada pais tiene las propias...y yo quien sabe en cuantos lios me he metido ya...mmmm

un abrazo!

octubre 17, 2006 12:35 a. m.  
Blogger Edem said...

Algunas supersticiones tienen su origen en la historia...
Lo del numero 13, es por la Decimo Tercera Legion, de Cesar. Fue eliminada totalmente por los Galos. Eso, en tiempos de Cesar, era algo casi impensable. Una legion, se consideraba derrotada o perdida, cuando perdia un tercio de sus efectivos. Perder a Todos sus hombres, era algo que daba pavor. De ahi la adversion a ese numero.

Lo de los gatos... bueno, su caracter independiente, y su relacion con las mujeres, (porque el gato estaba en casa siempre, como las mujeres de otras epocas) daba que pensar que estaban unidos a fuerzas magicas o demoniacas. Asi que, verlos por la noche, era pensar que, algo magico estaba cerca.
Lo de la cama es por el Feng Shui, o como se llame. Se cree que los objetos estan relacionados con el karma de la persona, con su bienestar fisico y mental. Asi que, su posicion, su postura, es esencial para esta.
Lo del espejo, es una tradicion judia. Se creia que las almas de los seres muertos, podian quedarse en el, si no se tapaban, o se reflejaban. Por eso los cubrian en sus funerales.
Ya buscare mas....
Un saludo de Edem

octubre 17, 2006 10:59 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Nina – Jaja, señora mía, en lugar de un bolso usted va a necesitar un baúl de aquellos enormes que había antes y me temo que le resultará muy pesado a la hora viajar.
Tienes razón, :-)) si levantara la cabeza, creo que ya lo dije, me cortaría no una, las dos orejas.

Alamena – Pues las que puse son sólo una pequeña muestra de las que existen, hay muchísimas más, supongo que la misma persona no creerá en todas porque si no, no sale de casa.

Meigo y druida – Desde luego el caso que nos cuentas de tu padre, es digno de estudio, nunca había oído nada parecido, te agradezco que nos lo hayas contado.
Gracias por las rosas.

Tictac - :-)) Buenísimo lo de la familia de tu amiga, supongo que será digno de ver correr a toda la familia maleta en mano alrededor de la casa. Como por lo que dices tú también participaste ¿luego durante el año viajaste mucho?.

Edem – Como siempre tus comentarios aportan muchísima información al tema, nos proporcionaste muchas aclaraciones del por qué de algunas de las supersticiones y lo que queda claro es que en todas partes surgen supersticiones que quizás luego con alguna modificación se van asentando en otros países.

octubre 17, 2006 12:00 p. m.  
Blogger TICTAC said...

jajaja!! Bueno..te dire' que o se vengaron los dioses por mi risa o hice algo mal por falta de practica...yo no viaje', pero mi esposo si'..fue' el año en el cual mas viajo por trabajo...nunca le conte' porque... ;-)

Un abrazo!

octubre 17, 2006 1:15 p. m.  
Blogger karlos said...

Pues yo creo que supersticiosos somos todos, aunque sea sólo un poquito. Eso sí... no podemos creer todo lo que se dice.

Un saludo

octubre 17, 2006 3:34 p. m.  
Blogger Cris said...

Resulta cuanto menos muy curioso y divertido todo lo que has escrito, Leo. Yo no soy supersticiosa, creo que si algo tiene que suceder, sucederá y punto, y que la suerte tiene bastante menos presencia en nuestras vidas de lo que nosotros queremos creer.

Siento la ausencia, Leo, he estado muy concentrada con la novela que trato de terminar a tiempo para presentar al Premio Primavera. Echaba de menos un ratito para leerte :)

Un abrazo.

octubre 17, 2006 4:22 p. m.  
Blogger Edem said...

Vale... dos mas. Lo de la escalera es por el signo del diablo. Se creia que era una estrella de seis puntas. Y que es el hueco de una escalera?. Un triangulo. Pero a eso, tienes que sumarle la sombra. Ya tienes 6. Se creia que el diablo podia buscarte si hacias su simbolo.
Lo de la escoba, son las viejas tradiciones magicas de brujeria. Algunas nos han llegado a nosotros a traves de los tiempos, aunque parezca mentira.
Veras. Se suponia que la escoba, podia barrer el mal, o maleficios que hubieran sido puestos. Tenia que ser en una direccion, creo que de este a oeste, al igual que el sol, pero este dato no lo he podido comprobar.
Lo de mas supertisciones... te acuerdas de Blancanieves?. Come una manzana. Se suponia que la manzana era un simbolo magico, porque al cortar una por la mitad, su corazon parece un pentagono.
Y no creas... hay mas. Los sombreros de las brujas, los puntiagudos, eran para canalizar su energia. Lo de la sal no la tengo tan claro... restos de libaciones griegas o romanas, quizas?. Antes de emprender un viaje o un juramento, "daban" su parte a los dioses. Quizas venga de alli. Y posiblemente, lo de tocar madera sea una tradicion marinera...
Si que es curioso este mundo. Cuanto mas miro, mas me asombro...
Buen articulo. Felicidades.
Un saludo de Edem

octubre 17, 2006 8:42 p. m.  
Blogger Tere said...

Cuando visité Asturias me sorprendió la cantidad de tiendas donde vendían libros sobre leyendas, supersticiones...Como quiera que sea es un lugar mágico..
Por cierto, los gatos negros..preciosos!

octubre 17, 2006 8:56 p. m.  
Blogger Raúl said...

Que vivan los gatos! Y que viva la cultura popular que le pone sal a la vida... que la hace tener un sentido más allá del de nacer, crecer, reproducirse y morir...

Que vivan las creencias, los mitos y las leyendas y todo aquello que nos hace ser humanos y no meras máquinas biológicas...

Un fuerte abrazo!

octubre 17, 2006 11:11 p. m.  
Blogger Carlos said...

Yo no creo en eso, también sabía una de cuando despiertas si pisas con el pie izquierdo primero es de mala suerte. Diablos todos los días me levanto con el pie izquierdo y no me ha pasado nada.
E incluso no se si desafortunadamente te llegaron cadenas que si no las mandabas te iban a pasar muchas desgracias, pues cuando me atropellaron mis amigos a manera de chiste me pusieron en uno de esos correos y que por no haber echo lo del correo me habían atropellado, habían puesto contacto conmigo y muchos preguntaban si era cierto.

Creo que la vida es un gran riesgo como para estar fijandose en esas cosas supersticiosas. Y por no prestar atención al riesgo que es la vida ocurren lo que te dicen con las supersticiones.

Besos!!

octubre 18, 2006 4:01 a. m.  
Blogger schatz67 said...

Hola Leo,

Me encantó tu artículo.Todo este imaginario recreado de la mala suerte es parte de el sincretismo cultural que caracteriza a nuestros pueblos.Agrégale el infaltable componente religioso-pagano y tendrás completa la paleta de colores que explica...lo inexplicable.

Yo no suelo guiarme por cábalas,amuletos o determinismos.Eso sí,siempre he creído que hay algunos que nacen con buena estrella...y otros nacen estrellados.

Un abrazo

Schatz

octubre 18, 2006 4:53 a. m.  
Anonymous Uno más said...

Querida amiga:
Vuelvo a leer tus siempre interesantes artículos con sumo gusto.

Abandoné mi pagina hace tiempo, no tengo demasiado ánimo para volver a escribir. con todo un paseo por la tuya es siempre un placer. Gracias por estar ahí.

octubre 18, 2006 11:45 a. m.  
Anonymous Carmen said...

Calla calla que yo soy pelirroja yyyy no sabes lo que es vivir con todo el mundo haciendote eso de barreraa!! Nada nada no creo en supersticiones

octubre 18, 2006 1:27 p. m.  
Anonymous Incondicional said...

Holas amiga, siempre nos sorprendes con unos post muy trabajados e interesantes, daigual el tema que tocas......lo bordas !!!!

Me ha gustado mucho, así como los diferentes coemntaros, todo muy instructivo.

Los gifs geniales.


Abrí una rendija en mi casa, el cierzo me ha dejado un poco pallá, ya me entiendes ;-)

Abracicosssssss a ritmo de jota :-)

octubre 18, 2006 3:51 p. m.  
Anonymous incondicional said...

Juro que no he bebido, da igual va separado, podiosssssss, y comentarios, no coemntaros, ayssss, que cruzzzzzz de dedosssss

Más besicos.

octubre 18, 2006 3:54 p. m.  
Blogger Mardolo said...

Un post que me ha hecho sonreír Leo, especialmente por las palabras finales. Absolutamente de acuerdo en que son los animales más maravillosos (para mí incluso por encima de los perros).
En relación con las supersticiones, me reconozco tremendamente supersticiosa. Algunas las conocía (a excepción de los murciélagos y los alfileres) aunque no sabía sus "antídotos".
La que me ha desconcertado es la de las tijeras pues yo la conocía sólo en relación con su apertura, es decir, siempre, siempre cerradas después de usar y nunca apuntando hacía nadie. Lo que tu cuentas me resulta absolutamente nuevo.
Puede que sean "miedos sin sentido sostenidos por el folclore popular" pero para mí, sin convertirlos en obsesión, me subyugan bastante. También tengo tendencia a evitar rotura de marcos de fotos, porque para mí implican desgracia, no digamos si se trata de un espejo. Instatánemente que me cruzo con una persona bizca, cruzo los dedos al igual que si pasa a mi lado o delante de mí un coche fúnebre.
Pido un deseo siempre que veo una novia (generalmente se me cumplen). Evito poner flores delante de un espejo (rosas en particular) y siempre que nos voy de viajo me persigno, rezo un padrenuestro y cuelgo del espejo interior del coche un rosario.
Menos mal que no me obsesiono...
Un abrazo guapa.
P.D.: Gracias por tu incondicional lectura de mis escritos. Pronto colgaré el segundo capítulo.

octubre 18, 2006 3:56 p. m.  
Anonymous lamima said...

Tienes razón,¡que agobio estar pendiente de tantas cosas!, yo me pierdo.
Cuando era pequeña si que hacía estas tonterias de:"si la próxima matricula de coche que vea suma par es que fulanito me quiere" pero ya se me ha pasado el arrocillo ese.
Menos mal. Tengo otras cosas que hacer.
P.D. Lo de los gatos negros ha de ser alguna confabulación judeomasónica

octubre 19, 2006 9:51 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Tictac – Jaja, seguro que algo hiciste mal, yo que tú, le preguntaría a la abuelita para que el próximo año la que viajes seas tú.

Karlos – Puede que todos sintamos algún respeto por algunas creencias, pero la prisa con la que hoy se vive quizás nos aparta a muchos de las supersticiones al no tener tiempo para analizar con tanto detenimiento lo que nos rodea.

Cris – Comprendo que estés tan concentrada en tu novela, espero que ganes el premio y cuando la publiques no dejes de avisarme.

Edem – Tengo que darte las gracias de nuevo pues sigues aclarándonos de donde vienen algunas supersticiones y tienes razón, este mundo nuestro no dejará de sorprendernos jamás, cuando creemos que ya no habrá nada que nos asombre, ¡zas! descubrimos algo ya sea moderno o antiguo que nos coge de sorpresa.

Tere – No olvides que esta tierra tiene mucha historia celta y ellos eran los grandes creadores de leyendas, tenemos un montón de seres mitológicos, algunos muy interesantes.

Raúl – Jaja, estoy de acuerdo contigo en lo de los gatos, la cultura popular, las leyendas y en todo lo que pone sal a la vida sin molestar a nadie.

Carlos – Claro que me llegaron cadenas de esas, pero no sigo ninguna, me parecen algo de mal gusto. Supongo que si las supersticiones no llegan a convertirse en una obsesión, tampoco harán daño. Bueno, creo yo.

Schatz67 – Esto de las supersticiones creo que abarca a toda la humanidad, no creo que haya ningún pueblo que no las tenga más o menos acusadas.
En cuanto a lo de buena o mala suerte, supongo que algo hay, pero difícil de demostrar.

Uno más – Creo que mas tarde o más temprano todos llegamos a un momento en que no sabemos ya de que escribir o sencillamente necesitamos un descanso, pero eso no quiere decir que no vuelvas a abrir las puertas de tu casa algún día, si es así, avísame, entre tanto me encantará que te pases por aquí cuando gustes.

Carmen - :-)) Deberías de explicarnos lo que pasa con los pelirrojos si te soy sincera creo que nunca conocí a ninguno así que ese tema me es desconocido.

Incondicional - ¡Niña niña! ¿qué no bebiste dices?, ¿no será que intentaste elaborar la receta del “Pavo al Wiski”?, modérate mujer.
:-))) Visitaré tu casa para ver los daños producidos por el cierzo.

Mardolo – Lo del espejo lo sabía, pero no lo de los marcos de fotos, la verdad es que cada vez se amplia más el número de supersticiones. ¿Por qué lo de no poner las flores delante de un espejo?.
Pasaré encantada a leer el segundo capítulo.

Lamima – Lo de los gatos negros la verdad es que no se de donde salió, pero yo paso del tema ya que una de mis gatas es negra y no creo que me haya traído mala suerte, al revés, se puede decir que gracias a ella aprendí muchas cosas en las que antes ni me había fijado, pero esto es otra historia.

octubre 19, 2006 11:45 p. m.  
Anonymous Aitor said...

Joer, no me extraña que me vaya como me va.......si es que me salto todas las reglas!!!!! :P

octubre 20, 2006 12:26 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Aitor - Jaja, no te preocupes, no eres el único, a mi no me da tiempo a comprobar todas las cosas.

octubre 20, 2006 9:01 a. m.  
Anonymous white said...

pues a mí, lo que me trae suerte sn los gatos negros, pero yo es que soy así de rarita. Buen finde Leo. Besito

octubre 20, 2006 1:48 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Whitte - :-)) Espero que todo te traiga suerte, no sólo los gatos negros.

octubre 22, 2006 1:36 p. m.  
Blogger Mar said...

YO AMO A LOS GATOS Y NO SOY RACISTA!!!
LOS AMO DE TODOS LOS COLORES, Y NO SOY SUPERTICIOSA PORQUE TRAE MALA SUERTE

octubre 28, 2006 6:02 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Mar - Opinamos igual en cuanto a los gatos. :-)) Me hace gracia eso de "No soy supersticiosa porque trae mala suerte", curiosa la frase.

octubre 29, 2006 11:41 a. m.  
Anonymous Pawen said...

Segùn yo... no soy superticiosa,pero no paso por debajo de una escala y pongo frasquitos con sales detras de mi puerta cuando viene un desconocido, no regalo pañuelos, ni écharpes porqué se corta la amistad...entoncés? de los gatos negros, y de todos los colores no creo, son seres vivientes y no olvidemos que son efigies de alguna culturas.

Saludos

noviembre 20, 2006 2:25 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home