Mi foto
Nombre:

viernes, septiembre 01, 2006

Ficción y realidad

Los indios conocidos como pieles rojas son para casi todos nosotros lo que las películas del Oeste y las novelas de vaqueros nos enseñaron, gente salvaje de costumbres extrañas que tenían la osadía de molestar a los blancos que en aquellas caravanas cruzaban su territorio con la noble intención de quedarse con sus tierras y ellos, gente desagradable donde la haya, se enfadaban, los atacaban a flechazo limpio y si se les ponían lo suficientemente cerca, les arrancaban la cabellera. Claro que no contaban con el protagonista de los hombres blancos que por regla general era alto y espigado de amplias espaldas, fina cintura y largas piernas que siempre llevaba un colt que tenía seis balas pero que disparaba, sin necesidad de recargar, unas tres mil y que en el indio que ponía el ojo ponía la bala y catapún, indio muerto y además montaba lo que parecía ser un jaco pitañoso pero que cuando perseguía a los indios corría como el viento y claro, siempre ganaba y como premio se casaba con la protagonista femenina que solía ser muy mona. Supongo que no hace falta refrescar más la memoria porque no creo que haya nadie que no haya leído este tipo de novelas o visto las películas.

Eso era la ficción, veamos ahora la realidad. Aunque no todos están de acuerdo, hay investigaciones que sitúan la presencia del ser humano en territorio americano desde hace unos sesenta mil años, año arriba año abajo. Se supone que procedían de Asia y que cruzando el estrecho de Bering que separa los dos continentes, fueron entrando en América y dado que vivían de la caza y de la pesca irían desplazándose según sus necesidades. Traían consigo los métodos de trabajo y los conocimientos de su lugar de origen y también sus creencias religiosas y los ritos para dirigirse a sus dioses. Como se les engloba a todos con el nombre de pieles rojas, aclararé que en realidad su piel no era de ese color, lo que sucedía era que se untaban el cuerpo con el jugo rojo de una planta que tenía muchas propiedades beneficiosas, entre ellas el de lograr alejar a los mosquitos, pero el hombre blanco al verlos tan coloradinos, los bautizó de esa manera.

Existen unas ideas básicas compartidas por todos los pieles rojas como que el tiempo no significaba nada para ellos, el sol y la luna les va marcando los momentos del día y las estaciones, a las que están muy atentos, les señalarán cuando pueden recoger los frutos o cuando llegarán los bisontes a la pradera. Concedían mucha importancia a la muerte y las preguntas directas las consideraban una descortesía. Eran muy temperamentales, pero en su vocabulario no aparecían los insultos y cuando entre ellos se producía una ofensa, el ofendido se retiraba y esperaba a que el ofensor viniera a disculparse, eso si, trayéndole algún regalo. Creían ciegamente en el más allá y los sueños y la interpretación de los mismos tenían mucha importancia, influyendo en la toma de decisiones tanto a la hora de la lucha como de la caza; los chamanes o brujos eran muy respetados pues se suponía que los dioses hablaban por su boca, en sus sueños el Gran Espíritu, normalmente llamado Manitú, le indicaba lo que tenían que hacer y él lo transmitía a la tribu ya fuera para conseguir la lluvia como el buen tiempo, la batalla o la paz e incluso el traslado del poblado si lo consideraba necesario. Algunos llegaron a tener tanto poder que incluso eran consultados por otras tribus y en ocasiones lograba que estas se unieran para luchar contra el hombre blanco como sucedió en la batalla de Little Big Horn en la que sioux, dakotas, oglagas, crows, cheyennes y algunos más se alzaron con la victoria.

A pesar de estas ideas básicas, los pieles rojas tenían bastantes diferencias dependiendo de la tribu a la que perteneciera y tribus había muchísimas, algunas de nombres muy conocidos como sioux, cheyennes, navajos, apaches, pies negros, cherokee y otros no tanto como hopi, arikara, nunivak, jicarilla, mohawk o crow. Los había hospitalarios y pacíficos como los winebago y temibles como los kickapoo o como los jicarilla que posiblemente fueran los mayores enemigos del hombre blanco. Algunas veces se reunían unas cuantas tribus y formaban un grupo organizado como sucedió con la “Liga de los iroqueses” formada en un principio por cinco tribus: mohawk, onondaga, cayuga, oneida y seneca uniéndose más tarde también la tribu tuscarona, formando así la Liga de las Seis Naciones. Otro grupo fue el llamado por los españoles las “Cinco tribus civilizadas” formado por los cherokee, creek, choctaw, chickasaw y semínola.

En cuanto a los jefes indios, no todas las tribus seguían las mismas costumbres, por ejemplo entre los indios de las paraderas existía, dependiendo de las circunstancias un jefe específico, en tiempos de guerra era elegido un “Jefe de guerra” personaje que se había distinguido por su valor y el número de sus victorias; en tiempos de paz se sustituía dicho jefe por un “Jefe de paz” pues las situaciones ya no eran las mismas y las decisiones a tomar tampoco, pero aparte de ellos dos, existía también un “Jefe de tribu” y un chamán que en cualquier situación tenían que ser consultados. Cuando las decisiones eran muy importantes para la tribu, como los tratados con los blancos, todos los jefes, el de paz, el de guerra, el chamán y el de tribu con sus consejeros contrastaban sus opiniones.

Otra diferencia entre algunas tribus era el trato dado a las mujeres, para los sioux era la encargada de las labores del hogar, la esposa del guerrero y la madre de sus hijos, pero para los iroqueses era algo más ya que respetaban sus opiniones e incluso no dudaban en confiarle el poder, llegaron a gobernar tribus y alguna llegó a ser famosa y conocida, como por ejemplo la esposa del jefe mohaw Na-Ne-Pa-Chenat que a su muerte tomó el poder y los blancos la conocían por el nombre de Reina del Massachussets.

Es curioso como tenían comportamientos que se pueden relacionar con otras culturas, por ejemplo: como ya dije, las preguntas directas eran para ellos una descortesía y esto me recuerda a los árabes que dan cien vueltas antes de hablar del tema a tratar; o bien los natchez que se dividían en dos clases bien diferenciadas, la aristocracia y el pueblo, gobernados todos ellos por un rey llamado Sol, de poder absoluto que cuando moría le seguían a la tumba, seguro que no de muy buen grado, todos sus servidores lo que recuerda a los faraones egipcios; o también los denés que tenían un régimen de castas lo mismo que se puede encontrar todavía en la India.

El gran problema de los indios parece ser que siempre fue la alimentación, aunque solamente comían dos veces al día y no en grandes cantidades, alimentar a sus esposas (normalmente cuatro) y a los hijos representaba mucha dificultad, los que mejor sobrevivían eran los iroqueses pues se dedicaban a la caza, a la agricultura y a la pesca, por lo tanto pasaban menos hambre; en el lado opuesto se podría hablar de los hopis que siendo sólo agricultores tenían más dificultades para sobrevivir. El hambre no fue sólo el causante de la mortandad de los pieles rojas, las enfermedades que trajeron consigo los blancos hicieron verdaderos estragos entre ellos, lo mismo que el alcohol al que los indios llamaban “agua de fuego”. Entre sus alimentos habituales y más apreciados, estaba la carne de perro que cocían y acompañaban de una salsa a base de hierbas.

El hombre blanco al referirse a los pieles rojas solía llamarle salvaje, bárbaro e ignorante. En cuanto a lo de salvaje me cuesta creer que superaran la crueldad mostrada por muchos de los blancos y en cuanto a bárbaro o ignorante supongo que habría de todo y no creo que los blancos que emigraron a esa tierra fueran precisamente gentes con mucha cultura. Como muestra de que entre los pieles rojas también había gente que sabía expresarse, transcribo a continuación un fragmento de una carta y lo que podría ser un pensamiento o un poema. La carta corresponde al jefe indio Noah Sealth como respuesta a la propuesta del presidente Franklin que pretendía crear una reserva y el poema fue escrito por Pie de cuervo, jefe de los pies negros.

¿Cómo se puede comprar o vender el firmamento, ni aún el calor de la tierra?
Dicha idea nos es desconocida.
Si no somos dueños de la frescura del aire
ni del fulgor de las aguas,
¿cómo podrán ustedes comprarlos?

Cada parcela de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada brillante mata de pino, cada grano de arena en las playas, cada gota de rocío en los bosques, cada altozano y hasta el sonio de cada insecto, es sagrada a la memoria y el pasado de mi pueblo. La savia que circula por las venas de los árboles lleva consigo las memorias de los pieles rojas.
…………………………….

Noah Sealth


“¿Qué es la vida?
Es el destello de una luciérnaga en la noche.
Es un resuello de un bisonte en invierno.
Es la diminuta sombra que corre por la hierba
y desaparece cuando se pone el sol”

Pie de cuervo

Muchísimo más se podría contar sobre los pieles rojas de los cuales el hombre blanco parece reconocerle solamente su valor y bravura y de los que yo personalmente pienso que tuvieron un gran defecto, creer una y otra vez en la palabra del hombre blanco que les hacía firmar tratados que luego no cumplía, pero no dejo de reconocer que esta no fue la única causa de la desaparición de su forma de vida y de la mayor parte de sus componentes, el gran empuje de los numerosos europeos que llegaron a sus tierras cargados de armas y enfermedades desconocidas entre los indios y con un afán desmedido de poseer tierras y riquezas, no olvidemos la famosa “fiebre del oro”, acabaron con unos seres que tenían más de nobles que de salvajes.

Nota: Las ilustraciones son obras del pintor americano Howard Terpning.

50 Comments:

Blogger Anazia said...

Soy descendiente suyo... Aunque tengo más sangre de mi padre, al parecer :P

Todavía hay gente que cree seriamente que ellos viven así, incluso se les llama gente culta en nuestra sociedad, habría que poner en tela de juicio su cultura.

septiembre 01, 2006 7:38 a. m.  
Blogger Azusa said...

Me estoy leyendo un libro sobre Numancia y la forma de tratar los blancos a los indios, me recuerda a cómo trataron los romanos a los celtíberos, también los veían como salvajes y rompían tratados con ellos faltando a su palabra. Parece que los supuestamente "civilizados" suelen tener un modo de actuar similar, avasallando, tratando como inferiores a los otros, demostrando poca honestidad... Si eso es la civilización, que viva la barbarie

septiembre 01, 2006 10:32 a. m.  
Blogger TOROSALVAJE said...

Boquiabierto, me descubro, aplaudo, impresionante post, eres magnífica, lo explicas tan claro, tan bonito, tan bien que me asombro sin límites.

Tus posts son una bendición.

INFINITAS GRACIAS.

Besos.

septiembre 01, 2006 10:47 a. m.  
Blogger Noa- said...

Siempre me parecieron una gente muy noble, engañados por el afán de riqueza del blanco.
Tan nobles como para creer una y otra vez que el blanco respetaría todos los pactos firmados.

Que bien lo has explicado.

Saludos

septiembre 01, 2006 12:25 p. m.  
Anonymous nina said...

Leo me has dejado boquiabierta. Se que sabes mucho de todo, pero de indios de esa forma masiva... no creo que dejes alguno por ahí. No hay que poner en duda que el vencedor machaca al vencido y por culpa nuestra se perdieron muchas tribus. La poesia es preciosa, la copio, con permiso de la dueña Besos

septiembre 01, 2006 4:19 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Como siempre nos descubres cosas que van mucho más allá de los tópicos.
Besos

septiembre 01, 2006 4:37 p. m.  
Blogger digler said...

brillante relato y muy cierto. lo lamentable es que pese a los años, la codicia sigue ocasionando que mucha personas abandonen los lugares donde han vivido por generaciones. en mi país hay grandes compañías mineras que al establecerse no solo obligan a los pobladores a abandonar sus tierras, si no que contaminan ríos,lagos y bosques.

muchas veces ser "salvaje" o "ignorante" depende de que lado estes

septiembre 01, 2006 6:09 p. m.  
Anonymous Hannah said...

Bueno, ya estoy por aquí de nuevo. Un maravilloso post que he leído con avidez.

Un entrañable abrazo

Hannah

septiembre 01, 2006 8:40 p. m.  
Blogger incondicional said...

La "seño Leo", ha vuelto a darnos una lección magistral, dá igual el tema que elijas, lo bordas y nos enseñas muchas cosas de una manera muy agradable, además ,( al menos en mi caso), picas mi curiosidad por saber más y hacer mi pequeña aportación.
Me encantaba ver las pelis que describes y mi espítu romántico siempre se aliaba al lado de los indios.
Kevin Kostner me enamoró en "bailando con lobos".
Me encantaron los poemas...
Dejo un pequeño apunte y el enlace a una página donde nos explican cómo y cuando fué usado el "Código navajo", es muy interesante. Hay una película basada en dicho código, cuyo título es : WINDTALKERS.

Algunos navajos aún recuerdan la época en la cual sus maestros de habla inglesa les lavaban la boca con jabón al oírlos hablar en el idioma de los Dine, el pueblo navajo. Pero después, el mismo gobierno que los había oprimido en el pasado, ahora les pedía ayuda. Obviamente, ellos no podían negarse, además que se trataba de defender sus tierras, situadas entre las Cuatro Montañas Sagradas, circunstancialmente en New Mexico, U.S.A.
Sacado de Pincha aquí


Espero que te guste mi aportación.

Te dejo abrazos y deseos de un buen fin de semana.

septiembre 01, 2006 10:44 p. m.  
Blogger reina said...

El hombre blanco y la naturaleza; demasiadas veces son términos opuestos, y los nativos americanos vivían en armonía con ella en una inmensa y rica tierra que el hombre blanco vió como un filón del que había que apoderarse y ellos eran como animalillos ( que me perdonen sus nobles descendientes) a los que había que exterminar, primero en luchas desproporcionadas, luego en humillantes e hipócritas reservas que me da la impresión que son más un gheto que una reserva propiamente dicha.

¡Cuanto no se hubiese ganado si en vez de conquistar se hubiesen hermanado, tierra había de sobras, y el intercambio de culturas y haceres hubiese sido beneficioso para todos, pero no se trataba de supervivencia, sino de hegemonía.

Es un post bellísmo, y un gran tema, me recuerda aquí en Europa a los celtas con sus druidas y la invasión romana. Ahora me fijo y veo que no soy la única.

Un fuerte abrazo.

septiembre 02, 2006 1:15 a. m.  
Blogger AZUL said...

Leo eres un tesoro entre un mar de letras, de historias, y siempre disfruto de cada regalo que nos haces.

Una delicia leerte siempre.
Un abrazo con cariño y buen fin de semana!!

septiembre 02, 2006 8:18 a. m.  
Blogger Miguelon said...

La verdad es que el cine nos muestra unas imagenes muy distorsionadas de la realidad, y en la peliculas casi siempre los indios, o son malos o son ingenuos (por no decir tontos)
Gracias por la información, que es excelente, como siempre.
Besos

septiembre 02, 2006 10:18 a. m.  
Anonymous Trini said...

Leo este post es superior. Me ha encantado leerlo y me he emocionado con la carta de Noah Sealth y con el poema de Pie de cuervo. Tambien al leer sobre los Natchez pues leí una vez una novela de amor basada en ellos y me la ha recordado.
Qué idilica sería la vida, el mundo, de haber "explotado" las ideas y la cultura de ellos...

Besos muchos

septiembre 02, 2006 1:33 p. m.  
Anonymous Dafne said...

Es increible cómo el cine o la literatura pueden hacer que tengamos una visión tan diferente de la realidad.

Un beso

septiembre 02, 2006 4:14 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Anazia – Bueno, ya sabes que la fama de culto o inculto depende muchas veces de quien les ponga el título, pero creo que tanto entre indios como entre blancos hay de todo.

Azusa – Está claro que el invasor siempre utiliza la fuerza y todas las malas artes de que es capaz para lograr hacerse con el lugar que invade y en eso no hay diferencia entre razas: blancos, negros, amarillo…..todos actúan de la misma manera.

Torosalvaje – Gracias Toro, pero sólo quiero compartir las informaciones que sobre distintos temas recojo aquí y allá contándolas a mi manera con la intención de pasar un rato agradable con los que visitáis mi página.

Noa – Quizás en su forma de comportarse la desconfianza no estuviera muy arraigada por eso los engañaron tantas veces, pero si queremos ser justos, ni todos los indios eran buenos ni todos los blancos malos.

Nina – Lo primero, yo no soy la dueña de la poesía así que puedes copiarla como yo hice antes que tú, :-) esperemos que a Pie de cuervo no le importe.
Lo segundo dejemos claro que yo no se mucho de nada, se que eres una buena amiga y que me ves con buenos ojos, jaja pero no exageres, soy del montón.

Usuario anónimo – Yo procuro buscar información que se salga un poco de lo corriente y luego la cuento a mi modo de forma que si a alguien le interesa ampliar el tema ya tiene una base de donde partir.

Digler – Es triste que el avance de la civilización pisotee muchas veces formas de vida que aunque más atrasadas son perfectamente válidas y además conlleve consigo también mucha destrucción de la naturaleza que al fin y al cabo es la que nos permite vivir, pero mucha gente sólo piensa en los avances sin comprobar si estos a la larga no serán retrocesos tremendos.

Hannah – Jaja, pues ahora que volviste ya puedes empezar a escribir en tu blog, se acabaron las vacaciones.

Incondicional – :-))) Mi querida alumna, la “seño Leo” te va a dar un premio pues sabe reconocer cuando alguien hace sus deberes y tú los hiciste además con mucho acierto pues lo del código navajo es muy interesante y para que vea Nina que yo no se mucho de todo tengo que confesar que no lo conocía, así que hoy tú fuiste mi maestra.

Reina – Bueno, siempre que un pueblo invade a otro, ya se sabe, o te pones de mi lado y haces lo que mando o no lo cuentas, de eso todos los países saben un rato. En cuanto a lo de hermanarse en lugar de conquistarse, eso no es más que una utopía, fíjate los siglos que van desde la aparición del ser humano en la tierra y todavía al día de hoy el comportamiento es el mismo.

Azul – Me alegra que te guste lo que cuento pues así te tendré de visita en mi casa y eso si que es un lujo.

Miguelón – Bueno, el cine y las novelas son para entretener, pero si se quiere conocer lo más cercano a la realidad hay que bucear en otros libros y en muchos documentos y aún así a veces no llega a conocerse nunca pues ya sabes que los que escriben la historia suelen dar su versión que no siempre es la más correcta, pero en fin, tendremos que conformarnos con aproximaciones.

Trini – Lo idílico en el mundo real no existe, el ser humano es como es y no va a cambiar nunca, así que tenemos que disfrutar de lo bueno y procurar que lo malo no crezca demasiado.
Tanto el fragmento de la carta como el poema me parecieron bellísimos así que no me pude resistir a que figuraran en el artículo.

Dafne - Tanto el cine como las novelas hay que tomarlas como lo que son, puro entretenimiento, para las informaciones veraces hay que beber en otros pozos.

septiembre 02, 2006 4:29 p. m.  
Anonymous yahoraquebonita said...

Me encanta cuando entro en un blog y aprendo cosas nuevas

Besitos y gracias

septiembre 02, 2006 6:13 p. m.  
Blogger Martín said...

Interesante aproximación a los Pieles Rojas. Ayuda a despejar muchos estereotipos que la televisión por mucho tiempo ha reforzado.

Saludos

septiembre 02, 2006 11:24 p. m.  
Blogger almena said...

mmm bellísimos carta y poema. Me han gustado tanto que "copio y pego" para guardármelos, Leodegundia.

Ya de vuelta. Un abrazo fuerte

septiembre 03, 2006 12:44 a. m.  
Blogger Raúl said...

Bonito homenaje, Leo... Los primeros habitantes de América hans idos injustamente simplificados. Nuestros antepasados indígenas, tanto en el norte como en el sur de américa, tenían grandes construcciones intelectuales, y una forma de ver la vida, que enamora facilmente a cualquier persona sensible.

Bonito homenaje, repito, para esos pueblos que han desaparecido y que poco a poco hacen más parte del recuerdo. Pero también buen homenaje para todos los indígenas que aún habitan américa, y para nosotros, sus descendientes.çç

Un abrazo,

septiembre 03, 2006 3:12 a. m.  
Blogger Ogigia said...

Me encanta el tono de tus narraciones, de verdad...Amenas, sencillamente inteligentes

septiembre 03, 2006 4:50 p. m.  
Anonymous unjubilado said...

Preciosas las ilustraciones de Howard Terpning, pero el relato no le queda a la zaga e incluso le aventaja. Yo en la mayoría de las películas y novelas que he leido, de forma instintiva me he puesto de parte de los indios o pieles rojas. Mientras los unos cazaban, pescaban o araban para subsistir los blancos de piel, que no de alma, arrasaban con todo lo que pillaban.
Un gran abrazo.

septiembre 03, 2006 7:29 p. m.  
Blogger mixtu said...

un excelente, como siempre articulo, acompanhado por bonitas pinturas...
os indios, os peles rojas... porque é que a sido cometido o crime de exterminá-los?

beijos

septiembre 03, 2006 7:37 p. m.  
Anonymous mark66 said...

No me canso de decirlo: ¡Cómo te lo curras y lo bien documentada que estás! Debe ser todo un ritual para tí, prepararte esta exposición. Y los murales y fotografías que acompañas están muy bien escogidas. Desde luego ese pintor americano es buenísimo.
Por otro lado, nombras tribus que yo jamás había escuchado en boca de nadie ni leído en ninguna parte.
Algún día la sociedad debería darles la justicia que se merecen, que es mucha. Porque el hombre blanco, como ellos nos llamaban, les hizo un daño terrible, y que cuesta aún reconocer.
Les quedan las reservas... pero ¿les sirve de mucho?

septiembre 03, 2006 10:54 p. m.  
Blogger Caboblanco said...

Cierto Leo... Sabemos bastante poco de ellos porque las películas americanas los han convertido en vístimas propiciatorias de legendarios heróes americanos pero, como cultura son especiales e impactantes...

Un abrazo

septiembre 04, 2006 12:12 a. m.  
Anonymous white said...

Este verano estuve en Washington viendo un museo donde se encuentra la mayor colección de retratos de indios americanos que existe, fue increible, no recuerdo muy bien como se llamaba, seguro que lo escribo mal pero era algo así como la galería Renwick, cerca de la Casa Blanca.
Os la recomiendo.
Besitos

septiembre 04, 2006 8:25 p. m.  
Anonymous José Sans said...

Hola Leo:
Ya de vuelta me encuentro este bonito homenaje a una gente que la historia ha tratado mal siempre, sobre todo por aquellos qque los masacraron y que tienen la desfachatez de hablar mal de la conquista española.
Hors es que se les reivindiquen como deben.
Besos
José

septiembre 04, 2006 10:18 p. m.  
Blogger Peggy said...

Muy blog , y buen post .te visitare ...kisssssssssss

septiembre 05, 2006 12:39 a. m.  
Blogger Bohemia said...

Cuando era niña y veía pelis del Oeste siempre estaba del lado de los indios (pero de los indios de pelo largo, que eran menos fieros y sanguinarios que los indios sin pelo) de pequeña me explicaron la historia, parecido a como tu lo has hecho y me quedé fascinada. Bellísimo el poema. Besos

septiembre 05, 2006 4:51 p. m.  
Blogger Carlos said...

Mencionas en una parte que el hombre blanco los creía ignorantes, pero las cartas dirigidas al presidente Franklin es un texto muy interesante realmente me gusto esas líneas. Quizá les decían barbaros por la forma en que vivían, comían y realizaban las actividades. Aunque fue una forma cruel del como los fueron desterrando, pues practicamente fueron robadas y arrebatadas las tierras que ellos primero tomaron. Hubo demasiadas injusticias, en esa época.

Es un intersante dato curioso Leo, me dejo con ganas de saber mas.

un fuerte abrazo

septiembre 05, 2006 5:45 p. m.  
Blogger eloryn said...

Conocí la carta del jefe Sealth hace muchos años (aquí está íntegra) y me parece el mejor alegato por la defensa del medioambiente que he leído nunca.
Al leer tu texto y recordar la carta, me apetece seguir indagando sobre la cultura índigena norteamericana. Gracias!!
Un saludo

septiembre 06, 2006 10:29 a. m.  
Blogger TICTAC said...

!!Hola Leodegundia!!
Regresar a tu blog es como sentarse a la rica sombra de un arbol florido...de veras, me llena de armonia y me enseñas tantas cosas desde tu optica siempre muy personal.
Que lindo homenaje tu post!
Pobre indios..y pensar que aunque divididos en diferentes tribus habian elaborado una manera de vivir homogenea en el respeto de la naturaleza y del hombre y con una espiritualidad profunda, que les permitio' vivir por mas de 10 mil años en esos territorios hasta la llegada de la cultura europea con el hombre blanco quien con su codicia termino' utilizandolos y exterminandolos ....
Siempre me han fascinado los pieles rojas y su cultura, arte e historia, desde niña.
No solo se les ha hecho una gran daño historicamente sino que tambien se les ha dado un injusto estereotipo en las peliculas de vaqueros cuando en cambio eran grandes pueblos pacifistas e inteligentes.

Un beso

septiembre 06, 2006 7:14 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Precioso post, como siempre, leodegundia. Creo que el hombre blanco tiene una soberbia que difícilmente pueden igualarle otros pueblos. Y aún, a veces, tengo la sensación de que no hemos abandonado la cueva. Besos.

septiembre 06, 2006 7:55 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Yahoraquebonita – Bienvenida a mi casa, si te gustó vuelve cuando quieras.

Martín – La pena es que los blogs tienen un espacio limitado porque queda mucho por contar sobre los pieles rojas.

Almena – A mi también me parecieron preciosos tanto el poema como la carta.

Raúl – Este homenaje sirve para todos los pueblos, creo que se les debería de respetar a todos pues cada uno a su manera aportaron algo a los demás, de todos se puede aprender.

Ogigia – Si te soy sincera no se contar las cosas de otra manera, procuro ser escueta y clara a la vez, tal y como hacía con los niños.

Unjubilado – Si te soy sincera no me acuerdo si me ponía al lado de alguno, supongo que dependería de la película. Recuerdo borrosamente una en la que el protagonista era un indio que luchaba contra los blancos con tanta razón y tanto derecho que ese si que deseé que al final no muriera, era justo que ganara, porque el oponente blanco era malo maloso.

Mixtu – Pues por algo muy sencillo, el género humano no sabe convivir, prefiere atropellar.

Mark66 – Reservas todavía quedan, pero es triste, creo yo, que en estos tiempos todavía se hable de reservas para las personas.

Caboblanco – Tienes toda la razón, pero mira, aún estamos a tiempo de hacerles justicia aunque sólo sea por un medio sencillo como este, reconociendo sus valores sin dejar de ser objetivos y veamos también sus errores, creo que es la mejor manera de ser justos con ellos.

White – Gracias por la información el que visite Washington ya sabe de algo interesante para ver.

José Sans – Bueno, la Historia o mejor dicho los que escriben la Historia, siempre hablan mejor del vencedor que del vencido, pero en nosotros está el intentar conocer la verdad o al menos lo mas cerca de la verdad.

Peggy – Bienvenida a mi casa, vuelve cuando quieras.

Bohemia – Creo que los recuerdos de todos se remontan siempre a las novelas y sobre todo al cine, pero a estas alturas de nuestras vidas, ya sabemos cuanto se miente en el cine.

Carlos – Si, los creían ignorantes, pero date cuenta de que muchos de los que hacían esos juicios eran también ignorantes. Supongo que entre los indios como entre los blancos había de todo.

Eloryn – Gracias por la dirección, la carta en su totalidad es preciosa, yo sólo puse un fragmento para que el artículo no resultara demasiado largo.

Tictac – “Regresar a tu blog es como sentarse a la rica sombra de un árbol florido”, gracias hijina, creo que nunca me dedicaron un comentario tan poético.
Bueno, todos estamos de acuerdo en que se les trató con injusticia, pero entre las distintas tribus, también existían sus luchas mucho antes de la llegada del hombre blanco, date cuenta de que ellos como cualquier ser humano tenían ese carácter belicoso que “adorna” a toda persona sea de la raza que sea y que llenó y seguirá llenando la Historia de guerras.

Isabel romana – Claro está que desde hace siglos, el hombre blanco se cree llamado a dirigir el mundo y por lo tanto cree que los demás tienen que acatar sus leyes y consentir sus intromisiones y esta forma de pensar no proporciona precisamente unos ambientes llenos de paz y concordia.

septiembre 07, 2006 7:24 a. m.  
Blogger Darilea said...

Tu descripción, bueno todo el texto es precioso Leo, es siempre un placer entrar a leerte.
Las poesías son preciosas, las dos
Quien puede comprar los sueños e ilusiones de un pueblo?
Pd: Leí una vez un libro de un niño criado en ciudad que a la muerte de sus padres es llevado a una reserva india al cuidado de sus abuelos, fue precioso, si logro encontrar el título te lo haré llegar. A mi me gusto mucho.
Besitos.

septiembre 07, 2006 7:32 a. m.  
Blogger bohemiamar said...

Aplausos para este magnífico post muy bien documentado.
¿Quiénes eran los salvajes?
¿Quiénes los incultos?
Pués menuda cultura rica la de los indios, de cualquier tribu.
Y como la "civilización" a lo largo de la historia ha ido matándolos y acorralándolos por hacerse con sus tierras, con su ámbito natural.
Ha sido una gran pérdida esa cultura que para mí tiene mucha sabiduría.
Me hubiese gustado vivir en esa época.

Un beso grande.

bohemiamar.

septiembre 07, 2006 1:27 p. m.  
Anonymous Adrià Urpí said...

Sencillamente estupendo, genial, maravilloso post...en fin que se me agotan los calificativos princesa.
Por cierto, el estrecho de Bering lo pudieron cruzar debido a que todo estaba helado, hay estudiosos que llaman a esa amalgama de tierra y hielo "Beringia".
La carta de Noah Sealth ó del Indio Seattle como aparece en algunos sitios, es facil encontrarla publicada, y no debería faltar en ningún hogar...es de una clarividencia estremecedora.
Besos a montones. Adrià

septiembre 07, 2006 5:16 p. m.  
Blogger mixtu said...

Es la diminuta sombra que corre por la hierba
y desaparece cuando se pone el sol”

la vida...

amiga... muy bonito, un dos versos más bonito que li...

beijos europeus

septiembre 07, 2006 10:05 p. m.  
Anonymous anastassia sfeir said...

te felicito por las fotos y los textos, atrapas, sin duda.

septiembre 08, 2006 8:57 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Darilea – Me encantaría que me dieras el título de ese libro, :-)) así que rebusca un poco por favor.

Bohemiamar – La civilización en su avance siempre termina por llevarse por delante a otras culturas y me temo que así seguirá siendo por los siglos de los siglos.

Adrià Urpí – Es cierto, omití ese dato sobre el estrecho de Bering, te agradezco que lo mencionaras pues así hay más información sobre el tema.
Esa carta es preciosa y todos deberíamos de leerla de vez en cuando.

Mixtu – Te fijaste en la misma frase que yo, es la forma más poética para definir la brevedad de la vida.

Anastassia sfeir – Bienvenida a mi casa, me alegra que te haya gustado.

septiembre 09, 2006 10:03 p. m.  
Blogger Cris said...

Es una entrada realmente interesante, Leo, muchas gracias. Siempre me ha atraído sobremanera la parte espiritual de los indios americanos, así como ese intenso contacto con la naturaleza y el profundo respeto por ella.
En la actualidad en nuestra familia tenemos hace unos años un descendiente de indios arapahoes. A través de él vamos conociendo datos y formas de vida de sus antepasados, cosas muy interesantes...
Un beso!

septiembre 12, 2006 12:28 p. m.  
Anonymous Plumablanca said...

Hola
Es la primera vez q leo tu blog, lo he encontrado precisamente buscando cosas de pieles rojas
Tengo que decirte q ue me ha encantado lo quehas escrito, yo amo la cultura de los nativos americanos lo que paso con ellos fue una injusticia muy muy grande,pero ellos no se rinden y mucho menos han desaparecido, quedan y siguen luchando pq no se pierda su cultura.
Muchos blancos deberíamos aprender de su forma de ver la vida de su espiritualidad etc, bueno q si empiezo os aburriría.
Pues nada mas, un fuerte abrazo de una india que nunca lo fue de raza pero si de corazon.

Si alguien quiere charlar sobre el tema mi msn es:sylviepj@hotmail.com

octubre 21, 2006 6:01 p. m.  
Anonymous LINA said...

ES SORPRENDENTE LA NARRACION ORAL DE ALS DIFERENTES CULTURAS,,, SIN EMBAROGO CABE ANOTAR Q IGUAL A Q RESETAR LAS CREENCIAS COMO LOS NUEVOS CONCEPTOS . YA SEA POR UNO O POR OTRO... MUY BONITO TU BLOGGG.. ESPERO ENCONRTRAR MUCHIS MAS ASI.. TAN DOCUMENTADO EN IMAGENSE SOBRE TODO,, GRACIAS...

septiembre 02, 2008 8:32 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola! Estoy muy interesado en el modo de vida de los indios americanos. Me podrían, por favor, recomendar libros al respecto?
Me pueden escribir a: seattle_duwamish@hotmail.com
Les quedaré muy agradecido
Saludos pieles rojas

diciembre 17, 2008 3:08 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Excelente información e imágenes, magnífico blog. Empecé a conocer un poco más de esta historia Otra cuando ví el documental maravilloso 500 Naciones de Kevin Costner. Por lo pronto, este sitio lo incorporaré a la bibliografía obligatoria para curso Relaciones Panamá y Estados Unidos. Un abrazo

enero 23, 2009 5:38 p. m.  
Blogger Jose Luis said...

Creo que los apaches se dejaron confiar por el blanco, al parecer se dieron cuenta pero no encontraban otra alternativa ya que sabian que los superaban y tenian otro estilo de vida.

marzo 05, 2010 9:35 p. m.  
Blogger Galia Gálvez said...

buen post!!!

mayo 10, 2010 10:03 p. m.  
Blogger jesus said...

hola,soy nativista convencido e interesado en el revisionismo historico de la cultura de los nativos del continente norteamericano en general ,veo muy apropiada tu vision de los nativos y coincide perfectamente con el revisionismo actual,que basandose en datos contrastados por los historiadores nativos intentan aproximar la recosntruccion de una parte de la historia de la humanidad aun difusa y tapada por una imagen mostrada del imperio gobernante mundial demasiado idilica y vendida por todos los medios de comunicacion existentes.

Ademas de estar encantado de leerte ,tengo mis discrepancias en cuanto a tus alusiones en el problema de la alimentacion,las comunidades nomadas, cazadoras-recolectoras,nunca prodigaron el numero de miembros ,desmenbrandose y dividiendose de manera programada para no aumentar el numero odtimo por comunidad,si es cierto que esas sociedades nomadas seran muy dependientes de su sustento ante la invasion del hombre blanco con formas de vida y sustento mas depuradas y especulativas.

muy buen trabajo ,un saludo

enero 25, 2012 2:46 p. m.  
Anonymous Lajnarf said...

Intentar sintetizar en un corto articulo todo un mundo de un semicontinente, entiendo que es una tarea imposible.
Habida cuenta que, como alguien cita en un comentario, que coexistian quinientas naciones +- (por cierto que Kevin Costner sólo es el productor del documental, del libro en el que está basado "500 NATIONS" de Alvin M. Josephy, Jr.) diferenciadas tanto cultural-idiomatica-originaria-territorialmente etc.etc.etc.

Igualmente "meter en un mismo saco" tan ingente diversidad es otro imposible.
No obstante son de agradecer esas pinceladas divulgativas, que pueden servir para abrir un resquicio a ése mundo, "cuasi" desaparecido en la práctica, pero tan atractivo en su diversidad, y que como niños no queremos perder.
Por lo que tiene de, necesidad genética de "hágaselo usted mismo y, como quiera y pueda" que todos llevamos dentro.

Otra cosa es la realidad pura y dura (hambre, clima, enfermedades, guerras tribales, etc. etc.) de esas formas de vida. Valiéndose únicamente de los recursos naturales en estado virgen. Incluso sin contar con "las gracias" de los blancos.

julio 16, 2015 7:24 p. m.  
Anonymous Lajnarf said...

Sigo (2 de 3)

Olvidémonos tambien de la imagen del "indio bueno-noble-ecologista etc. etc.". Como dice el refrán "en todas partes cuecen habas". Las barbaridades son consustanciales con el ser humano (y que conste que he sido desde chiquito, y lo sigo siendo, un enamorado de ese mundo que hemos dado en llamar de "los indios").
Bien es verdad que me repugnan con mayor motivo las barbaridades de los "colonizadores" (especialmente del mundo sajón), que abusando de su superioridad tecnolgica-"cultural" tiene por ello mucho mayor pecado. Y todavia más, por cuanto que "van presumiendo de buenos" hasta el día de hoy.
Que se puede esperar, si aquí aún sómos como somos (europeos) , y mandamos para esas tierras a "lo mejorcito" de cada casa (con las honrosas excepciones, que duda cabe).
Como botón de muestra baste citar que la costumbre de "cortar cabelleras" la importaron los ingleses. Exigiéndola a los indios amigos, como "justificante", para abonar la cuota por enemigo francés o similar muerto.

julio 16, 2015 7:29 p. m.  
Anonymous Lajnarf said...

termino (3 de 3)

A partir de ahi centrémonos en todas las maravillas que esas tierras y esas culturas nos han transmitido.
En arquitectura por ejemplo. Pocos saben de la "ingenieria" bioclimática en cuanto a ventilación, facililidad constructiva, y portabilidad de los famosos tipis (teepees, o wingams), por la necesidad trasumante de las poblaciones de las praderas.
O el aislamiento térmico de las viviendas comunales de las zonas frias del norte, que ya quisiéramos para nuestros edificios "modernos". O la habilidad "naviera" de las poblaciones costeras del nor-oeste, fabricantes de estilizadas embarcaciones exquisitamente talladas (algunas de hasta cuarentaitantos metros de eslora) para navegar por mar abierto en busca de las ballenas. O la ligereza de las canoas en los grandes lagos, fabricadas con corteza de abedul. Etc. etc. etc.
En las artes decorativas. El preciosismo y enorme diversidad de las vestimentas, los tocados, y la joyería ( la orfebreria de los Navajos por ejemp., considerada en su momento la mejor del mundo. Hebillas, repujado de las sillas de montar, cachas de armas, etc. etc. son de lo mas apreciado en la actualidad). El estilizado y colorista trabajo de talla de la madera de las viviendas y monumentos religiosos (totems, de hasta veinte metros de altura). El maravilloso espectáculo de un campamento indio al anochecer con sus tipis iluminados al trasluz por sus hogueras interiores (un mar de "tulipas" gigantes decoradas). Máscaras de diseños variadisimos. Trabajos de cestería de diseños exquisitos. Fabricación y decoracion de objetos cotidianos (pipas "calumets", arcos, flechas con colorido codificado, fundas "aljabas" de piel decoradas, etc. etc. etc.
En medicina. Unguentos de mohos (antibióticos), pasta de arañas molturadas (cicatrizantes, desinfectantes), hierbas medicinales especificas ( estreñimiento, diarreas, etc.).
Actividades lúdicas.- Danzas, cantos, música. Juegos de equipos con pelotas y raquetas de mallas, con participaciones masivas. Caza, pesca. etc. etc.
Cultura Religión y tradiciones. Además de los idiomas propios, un idoma de signos "universal" necesario para la comunicación entre las diversas naciones (signos que llegaron a Europa por colonos franceses retornados y que se han implantado en nuestra cultura hasta nuestros días). Espiritualidad de muy variadas manifestaciones. Filosofía de una sensibilidad exquisita. Etc. etc. etc.

En fin un "universo" que nos ha llenado y seguirá llenando nuestros anhelos de una vida "natural.

julio 16, 2015 7:30 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home