Mi foto
Nombre:

viernes, julio 14, 2006

Callejero

Hace unos cuantos años, estando yo en Madrid pasando unos días, visité a una de mis tías y allí me encontré con una chica inglesa que había venido para hacer un intercambio con uno de mis primos. Entre los temas de conversación tocados, ella comentó que su padre le había dicho que en España teníamos la costumbre de poner a las calles los nombres de personas que luego nadie las conocía, salvo excepciones. En aquél momento tengo que confesar que el comentario me resultó un tanto molesto, pero seguimos hablando de otras cosas y ese detalle quedó archivado en la memoria.

Hace pocos días me preguntaron por una de las calles de Oviedo, en concreto la de Alonso Quintanilla, calle céntrica, más bien corta y un tanto empinada y mira por dónde, después de tanto tiempo, el comentario de la inglesita se me vino a la cabeza. Me dio por pensar en los nombres de unas cuantas calles y tuve que reconocer que si me llegan a preguntar quienes eran esos personajes, a la mayoría no sabría contestar.

No es el caso de la calle por la que me preguntaron, Alonso Quintanilla, personaje que en mi opinión está bastante olvidado en la Historia, y que fue sin embargo importante por los cargos que desempeñó, entre los que se encuentran: Miembro del consejo real de los Reyes Católicos; Contador Mayor del Reino; Contador Mayor y Tesorero de la Hermandad General del Reino; temporalmente – 1492 – encargado del Gobierno del Reino, cargo compartido con otras personas; Regidor de Medina del Campo; Alcalde Mayor del Adelantamiento de Castilla; Juez especial en causas y procesos graves; Tesorero de la Casa de la Moneda en Medina del Campo y Alcalde Teniente de las Fortalezas de La Mota, Tordesillas y Ponferrada.

Nació en Paderni, San Esteban de las Cruces (Oviedo) y su fecha de nacimiento es un tanto incierta y pudiera estar entre 1420 y 1430. Cursó estudios de Humanidades y Leyes en el convento de San Vicente único centro cultural en Oviedo en el siglo XV. Casó con Aldonza de Ludeña y tuvo cuatro hijos.

Inició su andadura cortesana en el reinado de Juan II, en cuya corte fue doncel (paje o caballero mozo que se criaba en la casa del rey). Al fallecer Juan II, le sucede en el trono su hijo Enrique IV, época difícil en la que Quintanilla tendría que tomar partido y lo hace por el Infante Don Alfonso, tomando parte en lo que se llegó a llamar “farsa de Ávila” acto en el cual los nobles y prelados partidarios del Infante le proclaman rey y deponen a Enrique IV de forma simbólica.

La muerte del Infante Alfonso reabre el problema sucesorio y los nobles partidarios del Infante pasan a defender los derechos al trono de su hermana Isabel entrando Quintanilla a su servicio y trabajando para conseguir que las ciudades la acepten como heredera de la Corona de Castilla y León. No entraré a contar aquí todos los acontecimientos de aquella época porque sería un relato demasiado largo, pero diré que Quintanilla estará junto a los Reyes Católicos durante veinticinco años. Durante este tiempo el oficio más importante que desempeñó fue el de Contador Mayor lo que equivaldría a ministro de Hacienda.

Contribuyó a la creación de la Santa Hermandad, que era como una puesta al día de las viejas hermandades castellanas, su misión era la represión de los delitos y lograr la tranquilidad pública, algo así como un cuerpo de policía y justicia al mismo tiempo. Otra iniciativa de Quintanilla fue crear un censo para conocer la población y la riqueza del país. Financió la conquista de Canarias, reclutó y aprovisionó el ejército que tomó Granada y restauró y saneó el tesoro.

Pero hay algo más en lo que tuvo un papel muy importante, el descubrimiento de América. Después de ofrecerse Colón a las cortes de Inglaterra, Francia y Portugal en donde nadie le hizo mucho caso, llega a España y en La Rábida comenta su sueño con un fraile cosmógrafo, Fray Antonio de Marchena quien le aconsejó: “No dexase de procurar esta navegación, que no podía dexar de ser muy provechosa”. Conoce a Quintanilla que no sólo le atendió si no que también le comprendió. “Más como era extrangero i andaba pobremente vestido i sin otro mayor crédito que el de un fraile menor, ni le creían ni aún le escuchaban de lo que sentía el gran tormento de la imaginación, solamente Alonso de Quintanilla, contador maior, le daba de comer de su despensa, i le oía de buena gana las cosas que prometían de tierras nunca vistas, que le eran un entretenimiento para no perder la esperanza de negoçiar algún día con los Reies Católicos”. Y a partir de ahí todos conocéis los avatares que terminaron por llevar a Colón y sus carabelas hasta el continente americano.

De este personaje tan influyente y activo escribió Antonio de Lebrija, autor de la primera gramática de la lengua castellana: “Muy diligente en la buena administración de las rentas reales y de gran importancia su influjo en las victorias que consiguieron sus altezas”, y esto lo escribía con asombro, ya que no entendía que hombre tan brillante fuera hijo de “la patria oscura de Asturias”, lo que indica que en el siglo XV Asturias no pintaba nada y nadie creía que de esa tierra montañosa pudiera salir gente de valía.

Y a grades rasgos esta es la historia de uno de los personajes cuyo nombre figura en una de las calles de mi ciudad.

30 Comments:

Blogger Noa- said...

Es cierto, como los lugares, rincones, calles por las que solemos pasar no dejan de ser muchas veces más que el trayecto más corto, o el más agradable, o el que nos viene mejor, sin prestarle mayor atención... sin darnos cuenta que rezuman historia por todos los poros.

Saludos

julio 14, 2006 9:35 a. m.  
Anonymous Trini said...

Pues es cierto, pasamso a diario por las calles, a veces las mismas durante años, y no sabemo por qué llevan éste o aquél nombre. Y es verdad que algunos nombres nos lebantan la curiosidad.
Pues sí que fue un personaje importante este hombre aunque la mayoría no sepa quien fue cuando tenemso noticias de otros personajes que hicieron muchos menos méritos en la historia.

Besos muchos, Leo.

julio 14, 2006 1:40 p. m.  
Anonymous mark66 said...

Feliz fin de semana, Leodegundia!!!
Empiezan mis vacaciones, al menos en el trabajo, porque lo que haré será manejarme por la red sin descanso ;o). Bueno, algún día de playita, pero poco más.
Había leído algo sobre Alonso Quintanilla, gracias a los libros que he leído sobre los Reyes Católicos, pero se hablaba de él casi de pasada.
¡Que bien documentada estás, Leodegudis!
Y tienes toda la razón con lo de las calles. Aquí en Almansa hay varios personajes locales que tienen una calle, pero sólo sé de ellos lo justito, apenas nada. Debería interesarme, y seguramente lo haré algún día, pero, ay, ¿de dónde sacaré el tiempo? ¿Por qué el día no tendrá más horas?

julio 14, 2006 4:28 p. m.  
Anonymous diego said...

Uy, yo creo que yo tampoco conozco a mucha gente que tiene una calle con su nombre en su ciudad... haré un recorrido por los mapas para ver de cuantos me sé al menos que hicieron a grandes rasgos... no creo saber la vida tan detallada como lo hiciste tú ahora de ninguno de ellos...
La patria oscura de Asturias... que referencia tan poco agradable, pero eso ha cambiado con el tiempo. Saludos!

julio 14, 2006 6:09 p. m.  
Blogger almena said...

No es mala idea la de documentarse sobre los personajes que dan nombres a nuestras calles! Es cierto, la mayoría de ellos son absolutamente desconocidos para nosotros. Podría ésta ser una serie de tus posts, tan bien documentados.
Un beso, Leodegundia.
Y buen fin de semana

julio 15, 2006 11:09 a. m.  
Blogger AZUL said...

Aquí estamos llenos de calles que llevan nombres de personajes de la historia o populares, y es normal que a alguien que no ha vivido aquí, le resulte incomprensible...yo lo veo como una forma de guardar un recuerdo...de todas formas con mi acostumbrado despiste siempre voy rebautizando los nombres de la calles! :p


Un abrazo leo y buen fin de semana!

julio 15, 2006 6:03 p. m.  
Blogger Caboblanco said...

Conocía al personaje algo, por su influencia en la creación de la Santa Hermandad, la primera policia "moderna" del mundo. Estoy acostumbrado a los nombres de las calles madrileñas, donde es difícil que aparezca alguien que no sea importante en la historia patria, pero a nivel muy general. Por eso me gusta fijarme en los callejeros de las ciudades a donde voy.

Un abrazo

julio 15, 2006 10:53 p. m.  
Blogger Andrea Recol said...

Tu post me recuerda la expresión: "No somos nadie". Nos creemos tan importantes y trascentales y luego ni siquiera, una vez muertos recordamos a ilustres caballeros. Te agradezco la instrucción. Me acuerdo siempre de ti y de tu increíble capacidad -al igual que Caboblanco- para enseñarnos historia, geografía, e incluso deleitarnos con algún viaje. Un gran abrazo

julio 16, 2006 11:00 a. m.  
Blogger Bohemia said...

Pues la inglesita tenía razón, quizás si es una calle nueva le ponen un nombre de alguien contemporaneo que sabemos quien es, pero el tiempo pasa y nos olvidamos de personajes ilustres ym las nuevas generaciones ya ni los conoces. A veces he sentido curiosidad por nombres de gente que tienen las calles de mi ciudad y me voy a Google y me informo...
Así que en realidad creo que la inglesita tenía razón. un beso Leo

julio 16, 2006 2:11 p. m.  
Blogger Ogigia said...

Como siempre, tan acertada...imagina aquí, en esta ciudad donde pesa tanto la historia... bueno, en todas....

julio 16, 2006 4:18 p. m.  
Anonymous Hannah said...

Tienes razón, Leodegundia, cuando bajo a Madrid, la mayoría de sitios por los que paso me son desconocidos en cuanto a su nombre... Aunque a veces, ese desconocimiento es defensivo: prefiero no conocerlos que sentir verguenza ajena, porque, la verdad, Madrid aún está plagada de calles cuyos nombres son una afrenta...

Un abrazo entrañable.

Hannah

julio 17, 2006 10:54 a. m.  
Blogger Leodegundia said...

Noa – Así es, pero quizás vamos con demasiada prisa para pararnos a pensar en quien es el personaje.

Trini – Yo creo que a veces se le da a las calles el nombre de personajes que en realidad poco hicieron, lo que podríamos llamar los famosillos del momento, pero otros son muy interesantes.

Mark66 – Si, Alonso Quintanilla a pesar de haber sido persona importante e influyente no es demasiado conocido, quizás los que escriben la historia lo tienen un poco olvidado.

Diego – Si, Asturias al quedar bastante aislada por la zona montañosa que no facilitaba las comunicaciones caminó con bastante retraso cosa hoy superada.

Almena – Bueno, conocer la vida y obra de la mayoría de esos personajes, nos haría conocer también un poco la historia de nuestro país.

Azul - :-))) Eso de rebautizar algunas calles es cosa bastante común. Hay un barrio de mi ciudad que tiene como nombre de sus calles los nombres de ríos de Asturias y en otra zona, montes y puertos, nombres más fáciles de identificar.

Caboblanco – La verdad es que si nos fijáramos más o si dispusiéramos de más tiempo, sería muy interesante y aprenderíamos mucho.

Andrea Recol – Yo creo que con un poco de interés, todo lo que nos rodea nos puede enseñar algo, ya sean calles o edificios o paisajes, sólo hay que saber mirar y dedicarle tiempo.

Bohemia – Claro que tenía razón y yo tuve que dársela aunque sea después de tanto tiempo. Aprenderé la lección.

Ogigia – Como los personajes que se eligen no tienen por que ser de la ciudad, en todas ellas se pueden encontrar nombres interesantes.

Hannah – Creo que yo no lo veo como tú, los personajes históricos no se debe de borrar nunca, hayan sido buenos o malos para el país, si fueron buenos aprenderemos de ellos y si fueron malos deberíamos de aprender a no repetir sus errores, pero intentar hacerlos desaparecer borrando sus nombre de las calles no va a cambiar en nada la Historia ya que opino que esta tiene que servir no como arma arrojadiza si no como medio para aprender a mejorar nuestro comportamiento y por otro lado si cada uno va a borrar a los que no le gustan, las calles quedaría sin nombre porque como tú sabes cada persona tiene su forma particular de pensar. Quizás lo mejor sería que a las calles se les pusieran nombres de árboles, o flores o como en el caso que ya cité, ríos o montes, eso evitaría resquemores.

julio 17, 2006 1:15 p. m.  
Blogger Azusa said...

La verdad es que no tenía ni idea de quién era, o si alguna vez lo supe, ya lo había olvidado...
Supongo que pasa en la mayoría de las ocasiones con muchos nombres de calles, y es una lástima, deberíamos tener un poco de curiosidas por saber quiénes fueron esos personajes

julio 17, 2006 1:26 p. m.  
Blogger Mardolo said...

Me ha encantado el enfoque de tu post de hoy porque a mí, me sucede a menudo, en concreto en donde vivo, pasear por calles cuyos nombres me son absolutamente desconocidos.
Por ello, aquí en el ayuntamiento, acompañan al nombre con una breve descripción del porqué de ese nombre. Claro que es que yo vivo en un lugar de referencia turística y no es lo habitual.
Del personaje que hablas hoy, pues tampoco conocía nada. Menos mal que tú le has dado la importancia que se merece al contar su historia que ha jugado un papel fundamental.
Un abrazo.

julio 17, 2006 1:47 p. m.  
Blogger TICTAC said...

Es casi comico, en cierto sentido...que para buscar cual nombre poner a las calles se documenten sobre los personajes que escoger..pero despues en los libros de historia casi no se mencionen esos mismos personajes...Disfrute' el enfoque diferente que le distes a tu post para hablarnos de historia, interesante!!
Un saludo!

julio 17, 2006 7:39 p. m.  
Anonymous Petra said...

Me ha gustado mucho tu relato sobre Sto Toribio de Liébana. Yo vivo en México, aunque soy española, y escribo artículos de viaje para un periódico, así que me has dado una gran idea para viajar a tu tierra y conocer el monasterio. Por cierto, eso de que con las reliquias del madero de la Cruz esparcidas por el mundo se pueden hacer muchas cruces es mentira, no te pega nada repetir esta clase de tópicos.
Ahora escribo sobre otro "Lignum Crucis", el de Caravaca.
Felicidades, relatas muy bien.
Petra Llamas (petrallamas@hotmnail.com)

julio 17, 2006 7:59 p. m.  
Blogger vitore said...

Si que es curioso como los Ayuntamientos deciden qué nombre ponen a tal o cual calle. En un pueblo cercano a Madrid llamado Rivas Vaciamadrid hay una urbanización cuyas calles llevan nombre de personajes de tebeo. Un compañero de trabajo vive en la calle Rue del Percebe y un vecino suyo que es fontanero vive en la calle Rue del Percebe nº13. Dice que ha perdido clientela por el descojone que debe ser su tarjeta comercial. Besos.

julio 17, 2006 8:59 p. m.  
Blogger Cris said...

Es muy curioso lo de las calles. La mía tiene el nombre al parecer de un escritor de la ciudad que fue famoso por escribir crónicas de la reconquista. Yo jamás había escuchado su nombre, y de hecho antes de llamarse asi la calle tenía un nombre provisional (era una calle nueva) que hacía referencia a los Duques de Lugo. Un buen dia un vecino fue al ayuntamiento y propuso el nuevo nombre para la calle, y se lo aceptaron, y se cambió.
Al parecer cualquier vecino puede dar nombre a una calle, siempre y cuando el nombre que sugiera haga referencia a personajes que tengan que ver con la ciudad.
Me ha parecido muy interesante la historia de Alonso Quintanilla, Leo, una vez más descubriéndonos cosas...
Un abrazo.

julio 18, 2006 5:56 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Azusa – Es cierto, hay que dar la razón a la inglesa, la mayoría de las veces no sabemos quienes son esos personajes o si lo sabemos es de forma muy superficial.

Mardolo – No sabía que en algún sitio se pusiera una referencia al por qué del nombre elegido, eso no está mal, por lo menos es interesante.

Tictac - :-))) La Historia de una manera o de otra casi siempre está presente en lo que escribo, no puedo evitarlo.

Petra – Bienvenida a mi casa.
Una pequeña aclaración, la zona elegida para ese viaje de fin de semana no es precisamente lo que se podría entender por “mi tierra”, esa zona pertenece a Cantabria y yo soy de Asturias.
El resto del comentario te lo aclaro por correo ya que tuviste a bien dejarme tu dirección.

Vitore - :-))) No me extraña pues esos personajes de TBO son muy conocidos y no creo que nadie se los tome muy en serio, mira que el que decidió elegir esos nombres para las calles no tenía guasa ni nada.

Cris – No sabía que se podía ir al ayuntamiento a proponer un nombre para una calle, pero en fin, siempre se aprende algo. Gracias por la información.

julio 18, 2006 9:12 p. m.  
Blogger Dianora said...

Muy buena idea la que has tenido Leo. Cierto es que son demasiadas las calles y demasiados los nombres como para conocerlo todo, pero hay nombres que no deberíamos ignorar :-)

Besos

julio 18, 2006 10:14 p. m.  
Anonymous José Sans said...

Hola Leo:
A muchos nos ocuurre lo de conocer a quien están dedicadas muchas de las calles de nuestra ciudades y aveces es difícil encontrar quien nos lo expliqué, por suerte tu eres una buena conocedora de las calles de tu ciudad.
Gracias por esta nueva lección.
Besos
José

julio 18, 2006 10:32 p. m.  
Blogger tumbaito said...

No sólo tenemos la costumbre de bautizar calles con nombres de personajes que desconocemos sino que el nombre que les ponemos es diferente a aquel con el que las conocemos.

julio 19, 2006 6:50 p. m.  
Blogger schatz67 said...

La ciudad en donde vivo esta regida por una anarquía alucinante en lo que respecta a la denominacion de calles,avenidas y parques.No existe un criterio formado respecto a ubicación respecto a puntos cardinales,numeración organizada o una uniformidad respecto a usar solamente nombres.Una suerte de sancochado (equivalente peruano del cocido madrileño).

Algunos distritos usan la zonificación de manzanas,numeros de lotes y calles con numeros.Otros las han sustituído con nombres.Algunos alcaldes emprendedores le cambian el nombre a los distritos cuando agarran el poder y crean una confusión de padre y señor mío a lo largo y ancho de toda la ciudad.

A pesar de este desmadre,la ciudad le guarda una gratitud especial a héroes militares,ciudades hispanoamericanas y a nombres vinculados a la "Madre Patria".

Saludos

Schatz

julio 19, 2006 8:24 p. m.  
Blogger TOROSALVAJE said...

Tus excelentes posts han ayudado a que mis vacaciones sean mejores.

Gracias.

julio 19, 2006 8:58 p. m.  
Anonymous Petra said...

Gracias por tus aclaraciones y por tu generoso ofrecimiento. Veo que tienes muchos lectores, muchos afortunados que hemos descubierto este hermoso blog.
Saludos
Petra

julio 19, 2006 9:03 p. m.  
Blogger Tastavins said...

Curioso! Justo hoy una chica me comentaba que nunca le enseñaron quien era el señor que da nombre al instituto en que estudió, hibiese sido un detalle por parte de los prfesores...
Tú post me recuerda a un chiste muy malo y viejo que decía que estaban hablando dos niños y uno le decía al otro: "¿Te has dado cuenta de que todas las personas famosas tienen nombre de calle?
Un abrazo!

julio 20, 2006 11:21 a. m.  
Blogger mixtu said...

yo tambien non lo sé muchos nombres de las calles... e hay que poner nombres de quien a sido importante como lo personage que hablas...
beijos

julio 20, 2006 10:45 p. m.  
Blogger Leodegundia said...

Dianora – Por supuesto, pues aunque muchos son personajes del momento que en realidad no hicieron nada digno de mención, otros fueron muy importantes para el país.

José Sans - :-))) No creas, hay unas cuantas calles de mi ciudad de cuyos nombres no sabría decir nada.

Tumbaito – Bienvenido a mi casa. Tienes razón, muchas veces se empeñan en poner nombres nuevos a calles y plazas que desde mucho tiempo antes ya tenían un nombre tan arraigado que no hay forma de que la gente lo cambie.

Schatz67 – Bienvenido a mi casa. Sucede algunas veces como ya dije en respuesta al comentario anterior y con eso lo único que se logra es una gran confusión tanto en los habitantes o visitantes como sobre todo a la hora de recibir el correo pues con tantos cambios, muchas de las cartas desaparecen.

Torosalvaje – Me alegra volver a recibir tus visitas, lo único que siento es que esto signifique el fin de tus vacaciones.

Petra – No puedo quejarme, mi mesa camilla siempre está rodeada de mucha gente agradable que charla y comparte conmigo sus conocimientos.

Tastavins – Pues el chiste no está tan mal teniendo en cuenta lo que acabamos de comentar. En lo del instituto, estoy de acuerdo que casi todos tienen el nombre de un personaje y por lo menos se les debería de explicar a los niños quien era y que fue lo que hizo.

Mixtu – Por lo que veo no es sólo en nuestro país, me parece que este problema está bastante extendido.

julio 21, 2006 8:17 a. m.  
Blogger Carlos said...

Creo que no solo en España sucede eso, también en México hay calles con nombres de personas que a veces ni conocen que hizó esa persona. Me incluyo entre ellas a veces desconozco lo que hicieron, y algunos claro son heroes nacionales que también increible pero cierto los desconocen.

uun fuerte abrazo

julio 21, 2006 6:00 p. m.  
Blogger incondicional said...

Tienes toda la razón, recuerdas mi post del asturianín?, pues de toda la vida recuerdo su calle y hasta hace muy poco no sabía quién era, bueno tampoco tenemos que saberlo todo, no? ;-), mira que manera de justificar mi ignorancia !!!!!

Besinos amiguina.

agosto 02, 2006 12:29 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home